Hoy ponemos sartén al fuego para hacer la receta de garrapiñadas casera más fácil del planeta. La verdad es que podés garrapiñar lo que sea: maní o cualquier fruto seco (nueces comunes, pecan, avellana, almendras). El verbo “garrapiñar” significa, concretamente, bañar frutos secos con almíbar solidificado. 

No tenemos idea de cómo llegó la palabra al diccionario del lunfardo (garrapiñar se usa moviendo los dedos de la mano en señal de “robo”), pero acá nos quedamos con la receta de garrapiñadas casera más rica del universo, esa que se sirve exactamente a las 12 de las fiestas de fin de año junto con las sidras, fresitas o espumantes correspondientes. 

Las garrapiñadas que conocemos en estas latitudes también remiten directo a la plaza, a la puerta de la calesita y, por qué no, a las cuadras previas a entrar a la cancha (todo esto A.C. -antes del coronavirus, claro). ¿Pero cómo es la receta de garrapiñadas casera?

Aquí la compartimos, porque somos así de dulces. 

receta de garrapiñadas
Se puede “garrapiñar” cualquier fruto seco o maní, lo que prefieras.

Receta de garrapiñadas caseras

Ingredientes para unas deliciosas garrapiñadas

  • ½ taza de agua
  • 1 taza de azúcar blanca
  • 1 taza de maní pelado y tostado o frutos secos
  • 1 chorrito de esencia de vainilla

Cómo preparar garrapiñadas paso a paso

  • El señor de la esquina tiene un perol de cobre. Es la olla ideal para hacer esta receta de garrapiñadas porque levanta rápido temperatura y se mantiene uniforme en todas sus paredes. No tenés perol, no importa: sale en sartén a la que te criaste, con el fondo lo más grueso posible.
  • Calentá la sartén o el perol, poné el agua y el azúcar para hacer un almíbar a punto bola media (dejalo que rompa el hervor y dale un ratito. Levantá el almíbar con una cucharita y ponelo dentro de un vaso de agua con hielo. Debe formarse una bolita que la podés tomar con los dedos. Ése es el punto perfecto del almíbar). La idea es lograr un almíbar denso. Cuidado porque quema (aviso 1).
  • Una vez que lograste el punto del almíbar, retirás del fuego e incorporás el maní (o la fruta seca que quieras) y así, fuera de la hornalla, continúas revolviendo para que toda la fruta se impregne del azúcar. Vas a ver que el almíbar se vuelve blanco, con textura arenosa. Técnicamente lo que sucede es que el azúcar va a cristalizar hasta convertirse en azúcar invertido (se evapora el líquido y se concentra el azúcar). Cuidado porque quema mal (aviso 2).

    receta de garrapiñadas
    Podés darle a las garrapiñadas el toque que más te guste: especias, semillas de sésamo, sal y más.
  • Cuando llega este momento, es hora de incorporar la esencia de vainilla y este ingrediente es el responsable de que nos paremos a 10 metros del señor de la plaza y queramos comer todos los paquetitos de garrapiñadas juntos. Revolvé hasta que todo esté impregnado.
  • Una vez que ya lograste que todo el maní o las almendras estén cubiertos por esta “arenilla” blanca que es opaca, podés dejar enfriar la fruta seca en una placa.
  • El brillo final: volvé a disponer las garrapiñadas en la sartén caliente para que el azúcar comience a fundir de nuevo, pero apenas, es para que tengan ese brillo que todos conocemos, siempre revolviendo. Si te pasás de calor, vas a tener caramelo con maní, una especie de praliné, hoy no queremos nada de eso. Además, si se te pasa mucho, quedará amargo mal. Es apenas un ratito.
  • Listo, dejá enfriar la garrapiñada bien separada en una placa con aceite neutro y listo, que den las 12 nomás.

Tips para la receta de garrapiñadas caseras

Dales un toque canchero: agregales al final sal y alguna especia, como pimentón, curry, cardamomo o la que más te guste. Eso sí, serán garrapiñadas para servir como aperitivo, onda snack o en la picada. Aunque es cierto que a las 12 ya comemos cualquier cosa.

La proporción clásica es 1 parte de azúcar, 1 parte de agua, 1 parte de frutos secos. Pero la verdad es que si le ponés media parte de agua, se harán más rápido. Somos ansiosos. Queremos que el 2020 termine ya.

Salud y feliz año para todes.

Te gustó esta receta de garrapiñadas y querés ver otras para estas fiestas? ¡Acá tenés la de matambre! https://vinomanos.com/2020/07/matambre-arrollado-receta/

Receta de garrapiñadas para las 12, el último crunch del año
Receta de garrapiñadas, el último crunch del año 1

Cuando todos levantan su copa, llegan las garrapiñadas crocantes para cerrar el festejo de Navidad o año nuevo. Vamos, hacelas caseras, que el 2021 necesita arrancar con todo el amor posible.

Tipo: Postre

Cocina: Europea

Palabras claves: garrapiñadas, garrapiñadas caseras

Rendimiento de la receta: 2

Calorías: 522

Tiempo de preparación: PT0H00M

Tiempo de cocinado: PT0H30M

Tiempo total: PT0H30M

Ingredientes de la receta:

  • ½ taza de agua
  • 1 taza de azúcar blanca
  • 1 taza de maní pelado y tostado o almendras
  • 1 chorrito de esencia de vainilla

Instrucciones de la receta:

Paso 1:

  • El señor de la esquina tiene un perol de cobre, es la olla ideal para hacer esta receta de garrapiñadas porque levanta rápido temperatura y se mantiene uniforme en todas sus paredes. No tenés perol, no importa, sale en sartén a la que te criaste, con el fondo lo más grueso posible.

Paso 2:

  • Calentá la sartén o el perol, poné el agua y el azúcar para hacer un almíbar a punto bola media (dejalo que rompa el hervor y dale un ratito. Levantá el almíbar con una cucharita y ponelo dentro de un vaso de agua con hielo. Debe formarse una bolita que la podés tomar con los dedos, ése es el punto perfecto del almíbar). La idea es lograr un almíbar denso. Cuidado por que quema (aviso 1).

Paso 3:

  • Una vez que lograste el punto del almíbar, retirás del fuego e incorporás el maní (o la fruta seca que quieras) y así, fuera de la hornalla, continúas revolviendo para que toda la fruta se impregne del azúcar. Vas a ver que el almíbar se vuelve blanco, con textura arenosa. Técnicamente lo que sucede es que el azúcar va a cristalizar hasta convertirse en azúcar invertido (se evapora el líquido y se concentra el azúcar). Cuidado porque quema mal (aviso 2).

Paso 4:

  • Cuando llega este momento, es hora de incorporar la esencia de vainilla y este ingrediente es el responsable de que nos paremos a 10 metros del señor de la plaza y querramos comer todos los paquetitos de garrapiñadas juntos. Revolvé hasta que todo esté impregnado.

Paso 5:

  • Una vez que ya lograste que todo el maní esté cubierto por esta “arenilla” blanca que es opaca, lo podés dejar enfriar en una placa.

Paso 6:

  • El brillo final: volvé a disponer las garrapiñadas de maní en la sartén caliente para que el azúcar comience a fundir de nuevo, pero apenas, es para que tengan ese brillo que todos conocemos, siempre revolviendo. Si te pasás de calor, vas a tener caramelo con maní, una especie de praliné, hoy no queremos nada de eso. Además, si se te pasa mucho, quedará amargo mal. Es apenas un ratito.

Paso 7:

  • Listo, dejá enfriar la garrapiñada bien separada en una placa con aceite neutro y listo, que den las 12 nomás.

Puntuación del editor:
5