En los últimos meses descubrimos y volvimos a descorchar muchos vinos argentinos de autor y hoy te compartimos 12 proyectos que debutan en Vinómanos. Seguro no los encuentres en el súper ni el chino, pero valdrá la pena el esfuerzo de acercarte a una vinoteca especializada. No te vas a arrepentir.

¿Dónde podés conseguir estos vinos argentinos de autor? En Buenos Aires un cluster especializado en estos vinos lo componen Vinoteca Soil, BEBE Vinos, Ozono Drinks, Almacén Otamendi, Pain et Vins, Mr Wines y algunos más.

Pajarito Amichu Barbera D’Asti 2018 ($430)

Sergio Case es el winemaker detrás de este vino que reivindica a la Barbera, uva favorita de su “nono”. Simple y amigable, como los tintos cotidianos italianos, se bebe con buen ritmo y se acaba antes de lo que podrías imaginar. Buena fruta, estructura media y tensión propia de Tupungato. Versátil para la mesa y si lo refrescás es infalible con una picada.

Pulso Blend 2018 ($450)

En 2014, Julia Halupczok –winemaker de Sophenia– y Celina Fernández, compañeras de estudios de Agronomía en Mendoza, lograron materializar una idea que craneaban desde 2010. La excusa fue el cumpleaños de 40 del hermano de Celina, para quien hicieron un vino especial con uvas aportadas por la familia. Apenas dos barricas que se volaron cuando la noticia llegó a los amigos. Aquella aprobación sirvió de envión para lanzarse en 2015 a una nueva elaboración y desde entonces hacen un vino al año del que ya producen 10.000 botellas. En la cosecha 2018 es un corte de Malbec, Cabernet Sauvignon y algo de Petit Verdot con uvas de Los Sauces (Valle de Uco), el mismo viñedo donde todo comenzó. Es un tinto intenso pero fluido, de estructura media y taninos firmes.

Desenlace Edición Limitada 2014 ($700)

Macarena Carmona es sommelier y su novio, Rogelio Rabino, enólogo de Kaiken Wines. Juntos decidieron crear esta marca de vinos donde Rogelio elabora y Macarena valida. Su tope de gama es este corte de Cabernet Sauvignon, Merlot y Cabernet Franc elaborado con uvas de El Peral, Tupungato (Valle de Uco), que resulta elegante con frescura placentera. Buen balance, complejidad y final prolongado. Un hit de precio-calidad para salir a buscar.

Sarapura Hijo de las Montañas Merlot Cabernet Franc ($800)

Pablo Ceverino, responsable de viñedos de Casarena, junto a Manuel Pérez Caffe y Juan Pablo Mestre, amigos de facultad, son los responsables de este vino argentino de autor de edición única y limitada que cada año ofrece una versión diferente. La presentada en 2020 es la segunda edición y se trata de un corte 60% de Merlot 2018 de Luján de Cuyo con 35% de Cabernet Franc y 5% de Carmenere de Los Chacayes (Valle de Uco). Solo 2000 botellas para este tinto de buena personalidad con aromática herbal, fruta negra y tonos especiados. En boca es intenso y de final prolongado.

Forastero Malbec Small Batch 2017 ($860)

Fernando Ravera nació y se crió en Buenos Aires hasta que decidió mudarse a Mendoza para cumplir su sueño de hacer vinos. Estudió Enología y trabajó para diferentes bodegas argentinas y del mundo hasta convertirse en responsable de la alta gama de Navarro Correas por más de una década. Hoy está abocado a sus dos proyectos personales: Forastero, en clara referencia a su condición de visitante en el mundo del vino, y Malabarista. Este Malbec de una edición de menos de 2.000 botellas es una buena manera de descubrirlo. Elaborado con uvas de El Cepillo (Valle de Uco), es sobrio y carnoso, un tinto que gusta muy fácil y conquista el paladar con rica armonía.

Hasta la Vendimia Siempre Chardonnay de Guarda 2017 ($899)

Este blanco es la presentación en sociedad de BBPC, el proyecto que une al enólogo Bernardo Bossi Bonilla y al wine advisor Martín Perez Cambet. Dupla que promete no solo buenas botellas de vino argentino de autor sino mucho contenido en sus etiquetas a las que sabemos que en breve se suma un tinto: El Gordo Bernardo. Este Chardo de Luján de Cuyo tiene la mano de Bernie, a quien le gustan los blancos amplios, casi cremosos pero de acidez tirante. Equilibrio preciso que deja la lengua chascando, el paladar lleno de sabor frutal y textura oleosa.

Rosso D’Uco 2018 ($920)

Federico Isgro y Santiago Bernasconi se conocieron en el mundo del vino, donde trabajaron toda su vida. Además comparten origen italiano y eso los hizo decidirse por iniciar un proyecto enfocado en recuperar viñedos de Sangiovese en Mendoza y elaborar la versión cuyana de los Supertuscans. Cuentan con cinco etiquetas y Rosso D’Uco es un corte 60% de Sangiovese, 25% Syrah y 15% Merlot de viñedos viejos del Valle de Uco. Es un vino argentino de autor original, de cuerpo medio y centro de boca aterciopelado y fresco. Taninos jugosos que se disfrutan en su final largo y terroso.

Alfil 2018 ($1100)

Andrés Biscaisaque es un andinista de Buenos Aires cuyo amor por las montañas lo llevó a instalarse en el Valle de Calingasta, San Juan. Allí conoció el mundo del vino de la mano del equipo de Cara Sur y con uvas de El Hilario experimentó sus primeras vinificaciones. Su última cosecha, y con la que lo descubrimos, es un Bonarda co-fermentado con Torrontés Sanjuanino en hormigón de manera natural. En nariz es una explosión de fruta que enamora, y en boca es franco fluido y tenso. Un vino simple que en realidad esconde mucha complejidad. Sin dudas uno de los descubrimientos más lindos que vas a encontrar.

4 Gatos Locos Malbec 2017 ($1000)

Con este vino, Juan Pelizatti, fundador de Chakana Wines, junto a su esposa, Marina Salas, el winemaker Gabriel Bloise y el agrónomo Facundo Bonamaizon presentó un nuevo proyecto para el que usan uvas de una finca de Gualtallary. Prometen vinos muy personales como éste, que fermenta de manera espontánea con levaduras indígenas. El 70% del vino pasa 12 meses en barricas usadas de 225 litros y el resto lo hace en toneles nuevos para que luego el corte se añeje seis meses en toneles de 3000 litros sin tostar. Surge así un tinto de perfil frutado con dejo de coulis de frutillas y tonos de eucalipto. En boca es intenso y sabroso con buen cuerpo y frescura media. Taninos firmes, jóvenes y final prolongado.

L’Amitié Grand Vin 2018 ($1400)

En 2016, Francisco Paco Puga –winemaker de Porvenir de Cafayate– dio rienda suelta a su carácter innovador vinificando uvas de diferentes rincones calchaquíes. No dudó que había encontrado los vinos que desde hacía tiempo buscaba para dar el primer paso de su proyecto familiar. L’Amitié es un blend de Malbec, Cabernet Franc y Merlot con un estilo ligero y tenso para los valles calchaquíes. Abre una nueva dimensión en elegancia que Paco promete seguir explorando.

DJ Red Blend 2017 ($1500)

Los vinos de Diego Mastrantonio no son nuevos pero es posible que se te hayan pasado por alto. Atento a esto, el mismo Mastrantonio está decidido a que no vuelva a suceder. Apasionado, Diego quiso cumplir el sueño de su padre de tener un vino familiar y se embarcó en una aventura enológica en la que lo acompañaron varios expertos. Hoy, camino a encarar la sexta vendimia, la enología está a cargo de Sebastián Bisole y de los tres vinos que producen destacamos este blend Cabernet Franc con 20% de Cabernet Sauvignon que es la perdición para los amantes de los finos sobrios y elegantes con crianza acertada. Hay tipicidad varietal con perfil herbal de buena fruta negra y especias que se repiten en boca, donde queda un sabor persistente.

SDS 2017 ($1800)

Pepe Reginatto es un conocido de los winelovers curiosos que disfrutan sus espumosos y vinos Chaman. Pero “el Pepe” acaba de sorprender con esta curiosa botella que presentó junto a su amigo Marsus, otro personaje del ambiente vínico mendocino y responsable de la agencia HonTravel. La historia del vino es para los que “quieren creer”. Ni Pepe ni Marsus saben bien de qué se trata este corte de tintas elaborado en 2017 con uvas de un viñedo de Perdriel. Sí podemos asegurarte que es un vino muy complejo que los amantes de los tintos intensos con buen potencial de guarda sabrán celebrar. Apenas 2000 botellas y si te preguntaste qué significa el nombre, lo único que podemos decirte es que Solo Dios Sabe.

Alejandro Iglesias
Es sommelier y un consumado buscador de tesoros. Capaz de degustar cientos de vinos y de recordar del primero al último con la precisión y la agudeza de un entomólogo, conoce como nadie esos rincones del mercado a los que todos quieren llegar. Por eso elige los vinos del Club Bonvivir. Por eso escribe en Vinómanos (plataforma que fundó en 2013) sobre sus hallazgos o bien en importantes medios nacionales como Clase Ejecutiva, o internacionales como Decanter.