Unidas en el esfuerzo por destacar las características singulares de este terroir a nivel mundial a través de la icónica uva Malbec y convencidas que “el origen marca la diferencia”, las 13 bodegas que integran la Denominación de Origen Luján de Cuyo convocaron el pasado 26 de octubre a una degustación de vinos de la añada 2023 y a una masterclass en la que compartieron avances y novedades.

El evento contó con la presencia del Consejo de la D.O.C., encabezado por su presidente, Roberto de la Mota, junto con otros miembros de la organización.

Además de repasar las tres décadas de existencia de la D.O.C., durante el encuentro se develaron datos que arrojan los numerosos estudios realizados en los últimos años, se detalló el proceso de evaluación de los vinos para ser incorporados en la D.O.C. y se presentó la categoría D.O.C. Distrital que permite la inclusión de las microrregiones en las etiquetas.

Comprender el carácter D.O.C.

Como parte de la presentación tuvo lugar una degustación de 12 muestras de vinos 2023 elaborados por las bodegas miembro de la D.O.C.

La D.O.C. Luján de Cuyo incorpora la categoría de Vinos Distritales 1
El evento contó con la presencia del Consejo de la D.O.C.

La cata -guiada por Pablo Cúneo, de Luigi Bosca, y Juan Roby, de Lagarde– tuvo como finalidad apreciar la buena calidad de la añada 2023 en esta región, pero también comprender la identidad de los vinos de la D.O.C.

Ambos winemakers explicaron la metodología que lleva adelante el Consejo para determinar qué vinos podrán ser incorporados a la D.O.C.

La D.O.C. Luján de Cuyo incorpora la categoría de Vinos Distritales 2
Reconocida en 1991 por la Organización Internacional de la Vid y el Vino.

Para la evaluación y caracterización de los vinos, el panel toma en cuenta 14 descriptores:

  • 6 descriptores aromáticos: Intensidad aromática, Fruta, Frescura, Especias, Madera y Complejidad.
  • 7 descriptores gustativos: Volumen, Graso, Sucrosidad, Acidez, Astringencia, Agresividad y Persistencia aromática.
  • Un descriptor subjetivo denominado “Carácter D.O.C.”.

Cada uno de estos descriptores se valora en una escala de 0 a 5 puntos. Luego, con los datos obtenidos se aplican herramientas de análisis estadístico que permiten la clasificación de los vinos, formación de grupos por similitud y su caracterización.

La D.O.C. Luján de Cuyo incorpora la categoría de Vinos Distritales 3
Se presentó la categoría D.O.C. Distrital que permite la inclusión de las microrregiones en las etiquetas.

En la degustación, los vinos fueron presentados en dos grupos. Los primeros seis correspondían a etiquetas que saldrán al mercado bajo la Denominación Regional vigente desde 1999, mientras que las otras seis muestras representaban a la recientemente incorporada Denominación Distrital que permite incorporar la mención de los distritos Agrelo, Chacras de Coria, Ciudad, Drummond, Las Compuertas, Lunlunta, Perdriel y Vistalba.

Estos vinos “distritales” siguen estándares de producción más rigurosos, un período de crianza más prolongado y deben alcanzar niveles excepcionalmente altos de calidad que permitan resaltar las propiedades únicas de cada subregión dentro de la amplia zona de Luján de Cuyo.

Esta iniciativa ofrecerá a los consumidores vinos con “sensación de lugar”. “Estamos encantados de mostrar las regiones de Luján, donde los vinos reflejan la identidad del terroir. Tener vinos D.O.C. con distinción de distrito es un comienzo destacado y, sin duda, se expandirá con nuevas etiquetas que se convertirán en referentes regionales”, comentó Sebastián Barboza, Gerente General de Lagarde y miembro de la junta directiva de la D.O.C.

Para facilitar que los consumidores distingan entre estas dos categorías, se introdujeron dos etiquetas de autenticidad: los vinos de la D.O.C. Regional Luján de Cuyo se identifican con la etiqueta plateada, mientras que los vinos de Distrito llevan una etiqueta dorada.

Los primeros vinos en incorporarse a esta categoría Distrital son Bressia Malbec D.O.C. Agrelo, Mendel Finca los Andes Malbec D.O.C. Perdriel y Primeras Viñas Malbec D.O.C. Mayor Drummond de Lagarde.

La D.O.C. Luján de Cuyo incorpora la categoría de Vinos Distritales 4
Los vinos “distritales” siguen estándares de producción más rigurosos, un período de crianza más prolongado y deben alcanzar niveles excepcionalmente altos de calidad.

El futuro de la D.O.C.

“Hemos diseñado una amplia red de calicatas que nos permitirá conocer en detalle los suelos de cada distrito y avanzar en la caracterización agro-ecológica de las diferentes zonas de Luján de Cuyo. Además, seguimos trabajando en la caracterización sensorial de los Malbec de la región para comprender completamente sus características distintivas, mientras diseñamos un plan vitícola para continuar seleccionando las mejores poblaciones de nuestros queridos viñedos antiguos”, comentó Roberto de la Mota.

Por otra parte, se anunció que a partir de ahora todas las novedades de la D.O.C. podrán seguirse en su reciente sitio web www.doc-lujandecuyo.com.ar y redes sociales.

Más de tres décadas de dedicación

Esta D.O.C. fue impulsada en 1988 por un grupo de siete productores. Estaban preocupados por conservar el patrimonio vitivinícola de Luján de Cuyo ante la erradicación de viñedos de calidad para desarrollar otros con cepas de mayor rendimiento y valor comercial.

Pero la Denominación de Origen Controlada Luján de Cuyo fue pionera en este concepto no solo en Argentina, sino en toda América Latina.

Reconocida en 1991 por la Organización Internacional de la Vid y el Vino (OIV), esta iniciativa revolucionaria transformó la historia del Malbec, convirtiéndose en Ley Provincial en 1993 y en Ley Nacional en 1999.

Su objetivo es aprovechar las características naturales distintivas y a las vides de Malbec que definen el carácter de Luján de Cuyo, lo que resulta en vinos de alta calidad que han consolidado la presencia de la variedad en más de 50 países.

La D.O.C. Luján de Cuyo incorpora la categoría de Vinos Distritales 5
La Denominación de Origen Controlada Luján de Cuyo fue pionera en este concepto no solo en Argentina, sino en toda América Latina.

El Malbec también tiene una fuerte presencia en el mercado interno, así como en Brasil y los Estados Unidos, lo que lo ubica entre las principales opciones para los entusiastas del vino argentino.

Para formar parte de este selecto grupo, los vinos de las bodegas participantes deben cumplir con estrictos estándares exhibiendo características sobresalientes y acatando regulaciones centradas en tres pilares fundamentales: viñedos, procesos de producción y calidad general.

Para asegurar esto, existe una permanente supervisión del Consejo y el Instituto Nacional de Vitivinicultura, que asegura el cumplimiento del Reglamento de la D.O.C. a través de las comisiones técnicas de Viñedo, Enología y Evaluación Sensorial.

El reglamento de la D.O.C. Luján de Cuyo establece:
  • Las uvas utilizadas por los vinos D.O.C. deben provenir de viñedos ubicados en Luján de Cuyo, registrados y aprobados por el Consejo de D.O.C.
  • Los vinos deben ser producidos y fraccionados en Luján de Cuyo.
  • Los viñedos deben tener al menos 10 años de edad y estar conducidos en espaldero con una densidad de por lo menos 5.000 plantas por hectárea.
  • Los rendimientos deben ser limitados: 70hl/ha máx (D.O.C. Luján de Cuyo Regional) y 56hl/ha ( D.O.C. Distrital).
  • Los vinos deben ser elaborados con un 85% mínimo de Malbec y hasta un 15% de otras variedades autorizadas por el reglamento del Consejo.
  • Alcohol mínimo: 13.5%.
  • La crianza de los vinos debe ser de al menos 18 meses entre la cosecha y la salida al mercado, con un mínimo de 6 meses de madera. Para los vinos de la D.O.C. Distrital serán 24 meses de crianza, con 12 de madera como mínimo.
  • Etiquetado regulado con aplicación de una oblea oficial numerada, que certifica la trazabilidad y autenticidad del vino, emitida por el Consejo de D.O.C.
  • Para obtener dicha oblea, los vinos deben pasar por 3 degustaciones y obtener la aprobación del panel.
  • Actualmente, las bodegas miembros de la D.O.C. son Lagarde, Luigi Bosca, Nieto Senetiner, Norton, Bressia, Mendel, Terrazas de Los Andes, Vistalba, Trivento, Otero Ramos, Casarena, Weinert y Renacer.

Es sommelier y un consumado buscador de tesoros. Capaz de degustar cientos de vinos y de recordar del primero al último con la precisión y la agudeza de un entomólogo, conoce como nadie esos rincones del mercado a los que todos quieren llegar. Por eso elige los vinos del Club Bonvivir. Por eso escribe en Vinómanos (plataforma que fundó en 2013) sobre sus hallazgos o bien en importantes medios nacionales como Clase Ejecutiva, o internacionales como Decanter.