Hasta hace unas décadas, cuando te invitaban a tomar un café a una casa, lo normal era llevar masas secas. “Podrán decir cualquier cosa, menos que llego con las manos vacías”, decían los parientes y amigos. Aún hoy las confiterías tradicionales las exhiben como joyas en la vitrina, junto a sus primas de alcurnia, las masas finas, que son más húmedas, requieren de más elaboración y necesitan del frío para conservarse.  

Una bandejita de cartón -casi plana- servía (y sirve todavía) de soporte para que las “masitas” (algunas bañadas en chocolate, con cerezas al marrasquino, con frutos secos, coco o dulce de leche, o todo junto) se acomodaran perfectamente como un rompecabezas precioso. Un papel con el logo de la panadería y una cinta blanca con nudito terminaba de armar el presente. ¡Y era de mala educación elegir!

Las masas secas siempre fueron de consumo social, es raro que alguien se compre un cuartito para comerlas en soledad (bah, sí, quizás). Pero probar una es darle rienda suelta a la glotonería porque no se puede parar. Cada uno tiene su preferida: las lunitas, las rosetas, las de forma de corazón, los bastoncitos, las que tienen forma de S y más. 

También se las conoce como masas vienesas (la receta es originaria de esa pastelería) y, los viajados, recordarán las latas azules de las famosas butter cookies (porque, al fin y al cabo, son auténticas galletitas de manteca). 

receta de masas secasMasas secas caseras, la tentación posible

Históricamente son caras: el argumento más razonable es que se hacen una a una, a mano. 

Pero no solo eso: “Son artesanales, llevan muchísima mano de obra, es todo muy manual. Se bañan y se escurren una por una, llevan mucho proceso (salvo en panaderías de cadena, donde hay máquinas bañadoras, en general una persona se encarga exclusivamente de las masas secas). Pero también tiene impacto en el precio el valor de los ingredientes, empezando por el principal, la manteca, que es un producto caro”, dice el maestro pastelero Luciano García, de Cocineros Argentinos

Hoy, un kilo de masas finas ronda los $2500. No da para cualquier bolsillo.

Entonces, puestos a investigar, resulta que son recontra fáciles de hacer en casa, al menos en su versión más simple de masa sableé de manga (porque hay otras masas, como las de corte, que se hacen con masa sablée tradicional, entre otras aclaraciones). 

Vistas en la vitrina parecen re complejas, pero acá democratizamos el acceso a las masas secas y te contamos todo.

Hacerlas en casa, claro, tiene varias ventajas: se puede controlar la calidad de los ingredientes, elegir las formas y los toppings (en vez de comprar surtidas y que queden esas que no gustan tanto) y, además, tiene el plus de lo casero.

La clave para distinguir las de calidad: que la masa se desgrane en la boca. Las que no son tan buenas son duras, compactas, sin gracia.

receta de masas secas¿Cómo hacer en casa masas secas con una sola masa? 

Vení, seguí esta receta de masas secas que es una pavada y después vemos algunos tips:

Receta de masas secas

Para 2 ½ docenas (depende el tamaño que elijas, podés hacer para guardar o regalar).

  • 180g de manteca pomada
  • 100 g de azúcar impalpable
  • 1 huevo (o una clara y media)
  • 250 g de harina 0000 tamizada
  • Aromatizantes opcionales: esencia de vainilla, ralladura de limón o de naranja, canela.
  • Batidora, placa para horno, manteca para enmantecar, manga de repostería, pico rizado o liso, papel de manteca.
  • Toppings: frutos secos, dulce de leche, coco, baño de repostería de chocolate, mermelada o dulce de membrillo.

Procedimiento

Para la receta de masas secas, batí la manteca con el azúcar impalpable hasta blanquear y lograr el punto crema.

Agregá el huevo (y aquí irían los aromatizantes) y la harina. Ojo, verás que no lleva polvo de hornear ni ningún otro agente leudante (las masas secas no deben crecer).

Tip 1: podés no aromatizar la masa con nada, en cuyo caso se apreciará el sabor de la manteca. ¡Pulgares arriba!

Uní con batidora hasta que se forme una crema espesa que corra fácilmente por la manga (o integrá con batidora). Sin pasar por heladera, disponé la mezcla en una manga de repostería (bien puede ser un sachet de leche bien lavado) con pico rizado (los conseguís en una casa de cotillón).

Sobre la placa de horno enmantecada (apenas) y fría (esto es importante), hacé las figuras que quieras: S, bastones, rosetas, medialunas, herraduras, abanicos y más. ¿No te salen? Hacé todos bastoncitos, está perfecto.

Tip 2: Todas las formas tienen que tener más o menos el mismo tamaño y alto, así se cocinan parejo en el horno.

Decorá con los topings que elijas: los frutos secos, las cerezas o lo que te guste. Si es el dulce de leche, tenés que esperar a que ya estén cocidas y frías. También podés hornearlas sin decoración y agregarla después, pegando con dulce de leche o chocolate baño de cobertura.

Llevá la placa a la heladera, por lo menos media hora.

Precalentar el horno a 170°C y cocinar hasta que se comiencen a dorar en la base (unos 10 o 12 minutos ¡Ojo que se secan!). Retirar y dejar enfriar. Acá tenés barias opciones: una vez frías las podés bañar en chocolate cobertura (que se derrite a baño de María o en el microondas); pintarlas con hilos de chocolate, juntarlas tipo alfajorcito con dulce de leche, pasarlas por coco y más.

¡Atención! El baño de chocolate de repostería es el más fácil para principiantes: mojás la masa seca en el chocolate y la ponés sobre papel manteca a secar, así después la podés levantar sin que se rompa el chocolate. No la dejes sobre rejilla porque se pega.

Masa de chocolate. Si querés masa oscura para combinar, podés reemplazar 25/30 g de la harina por la misma cantidad de cacao amargo (el de verdad, no el que se disuelve en leche para los chicos).

Se conservan varios días en una lata o en un frasco bien cerrado.

receta de masas secasOtros caminos posibles

Si lo tuyo es la pastelería y sabés hacer una masa sableé tradicional (con los mismos ingredientes armás un bollo sin amasar, solo integrando sin toquetear mucho la masa), la dejás descansar en la heladera para que la manteca tome cuerpo. Estirás con palote, cortás figuritas con los moldes que más te gusten y disponés en la placa enmantecada y al horno. 

Si elegís este punto, entonces podés armar masas secas más complejas, como las lunettes u ojo de buey (base de masa, mermelada en el centro y una tapa que recubre con un círculo en el medio, es decir una ventanita que permite ver el relleno), por ejemplo.

¿Lista y listo para tu propio Five O´Clock Tea?

 

Receta de masas secas: salen 2 docenas
Masas secas caseras, recetas para no quedarte seco en la panadería 1

Receta de masas secas: eternamente caras, siempre acompañaron el café o el té cuando recibimos o vamos de visita, son re fáciles de hacer en casa. Una misma masa sirve para armar distintos diseños y sabores y, de paso, ahorrar unos buenos mangos.

Tipo: Pastelería

Cocina: Europea

Palabras claves: masas secas, masitas, butter milk, receta de masas secas

Rendimiento de la receta: 2 1/2 docenas

Calorías: 270 KC por 100 g

Tiempo de preparación: PT01H00M

Tiempo de cocinado: PT00H12M

Tiempo total: PT01H12M

Ingredientes de la receta:

  • 180g de manteca pomada
  • 100 g de azúcar impalpable
  • 1 huevo (o una clara y media)
  • 250 g de harina 0000 tamizada
  • Aromatizantes opcionales: esencia de vainilla, ralladura de limón o de naranja, canela.
  • Batidora, placa para horno, manteca para enmantecar, manga de repostería, pico rizado o liso, papel de manteca.
  • Toppings: frutos secos, dulce de leche, coco, baño de repostería de chocolate, mermelada o dulce de membrillo.

Instrucciones de la receta:

1:

Batí la manteca con el azúcar impalpable hasta blanquear y lograr el punto crema.

Masas secas caseras, recetas para no quedarte seco en la panadería 2

2:

Agregá el huevo (y aquí irían los aromatizantes) y la harina. Ojo, verás que no lleva polvo de hornear ni ningún otro agente leudante (las masas secas no deben crecer). Tip 1: podés no aromatizar la masa con nada, en cuyo caso se apreciará el sabor de la manteca. ¡Pulgares arriba!

Masas secas caseras, recetas para no quedarte seco en la panadería 2

3:

Uní con batidora hasta que se forme una crema espesa que corra fácilmente por la manga (o integrá con batidora). Sin pasar por heladera, disponé la mezcla en una manga de repostería (bien puede ser un sachet de leche bien lavado) con pico rizado (los conseguís en una casa de cotillón).

Masas secas caseras, recetas para no quedarte seco en la panadería 2

4:

Sobre la placa de horno enmantecada (apenas) y fría (esto es importante), hacé las figuras que quieras: S, bastones, rosetas, medialunas, herraduras, abanicos y más. ¿No te salen? Hacé todos bastoncitos, está perfecto. Tip 2: Todas las formas tienen que tener más o menos el mismo tamaño y alto, así se cocinan parejo en el horno.

Masas secas caseras, recetas para no quedarte seco en la panadería 2

5 :

Decorá con los topings que elijas: los frutos secos, las cerezas o lo que te guste. Si es el dulce de leche, tenés que esperar a que ya estén cocidas y frías. También podés hornearlas sin decoración y agregarla después, pegando con dulce de leche o chocolate baño de cobertura. Llevá la placa a la heladera, por lo menos media hora.

Masas secas caseras, recetas para no quedarte seco en la panadería 2

6:

Precalentar el horno a 170°C y cocinar hasta que se comiencen a dorar en la base (unos 10 o 12 minutos ¡Ojo que se secan!). Retirar y dejar enfriar. Acá tenés barias opciones: una vez frías las podés bañar en chocolate cobertura (que se derrite a baño de María o en el microondas); pintarlas con hilos de chocolate, juntarlas tipo alfajorcito con dulce de leche, pasarlas por coco y más. ¡Atención! El baño de chocolate de repostería es el más fácil para principiantes: mojás la masa seca en el chocolate y la ponés sobre papel manteca a secar, así después la podés levantar sin que se rompa el chocolate. No la dejes sobre rejilla porque se pega.

Masas secas caseras, recetas para no quedarte seco en la panadería 2
Puntuación del editor:
5