Si cada Mundial te renueva las esperanzas de alzar la copa, con este equipo de vinos te van a dar ganas de llenarla. Toma nota de esta formación que ya es campeón mundialista (antes de jugar).
Somos prisioneros de la fiebre mundialista y te guste o no, el fútbol seguro ya pasaste unas cuantas horas frente al televisor. No es para menos: la elite del deporte está a tu disposición las 24 horas del día. Messi, Neymar, Robben, Agüero, Ronaldo, Pirlo y otras tantas figuras nos aseguran cada día un festín futbolístico.
En las charlas de pasillo, en los ascensores, en el bar y el living de tu casa, te la pasás haciendo formaciones imaginarias, convocando jugadores que a tu juicio estarían en mejor equipo del mundo, el tuyo. Y a nosotros nos dio la misma fiebre y las mismas preguntas, pero las llevamos a la góndola del vino. ¿Cuál sería el equipo perfecto, cuál el más caro y el más cotizado a la hora de nuestras modestas copas de mesa? Te planteamos el equipo ofensivo –que compartimos con la Pulga- y con una formación 4-3-3 aseguramos la goleada histórica a la hora del brindis.
Seguridad en el arco. En las convocatorias siempre hay nombres cantados: el delantero y el mediocampista estrella. Sin embargo, el arquero siempre es tema de debate. Más allá de las estadísticas, los partidos, horas y segundos de valla invicta este puesto exige experiencia y seguridad. A fin de cuentas, toda la responsabilidad de mantener el marcador invicto es responsabilidad suya. Hablamos de la misma seguridad y confianza que nos generan etiquetas con historia, que siguen vigentes, que siempre cumplen y difícilmente dan malas sorpresas. Exactamente así es Arnaldo B Gran Reserva, el primer blend deluxe calchaquí, que desde 1989 es sinónimo de mística, elegancia y expertise. Un tinto con todas las estadísticas a favor.
El área bajo control. En fútbol la defensa es un arte que implica rudeza y elegancia. Más allá que sus protagonistas sean tipos de hacha y tiza también es importante que colaboren con el mediocampo y hasta se animen a cabecear en el área rival. Jugadores cuya principal característica es el carácter, pero también la versatilidad. Por eso nuestra línea de fondo forma con cuatro, con Serie Fincas Notables Tannat, que te para en seco con energía y buen cuerpo, pero que en compañía de carnes complejas y elegantes sabe lucirse; Las Moras Gran Syrah, que convierte rusticidad en sofisticación; Decero Remolinos Vineyard Petit Verdot, un tinto salvaje de paladar suculento e indeleble; y por último, un HD Gran Reserva, que sabe pararse en la cancha con el temple del Malbec.
Mediocampo virtuoso. Es en el centro de la cancha donde se cocina el partido y por esto demanda de jugadores experimentados y aguerridos, pero también con destreza y garbo. Es el territorio de “los distintos” como suele decirse en la jerga futbolera. Los tocados con la varita mágica, como el Diego, capaces de cambiar el ritmo del juego con una sola pelota. Para asegurarnos la victoria proponemos una media cancha diversa: por el lateral logra profundidad con el Gran Dante Bonarda, que sorprende con el virtuosismo de variedad; para distribuir, con sutileza y precisión, tenemos a Salentein Single Vineyard Pinot Noir, cuyos sorbos recuerdan a los pases de los mejores “5” del país; y para completar, Escorihuela Gascón Pequeñas Producciones Cabernet Sauvignon, que suma vigor en el ataque, con ritmo y armónia.
Delanteros letales. Son las estrellas a las que rezarles, piezas clave que por el daño que pueden causar, se los llama artilleros. Eficaces y escurridizos, irreverentes e ingeniosos, son algunas de las virtudes que los convierten en los protagonistas más preciados. Nombres de peso entre los que cuesta elegir ya que pensar en dejar uno en el banco es como perderse de probar un gran vino. Los  Huguaín, Agüero y Messi, cuyo tridente forman en la góndola Zaha Cabernet Franc, musculoso y ágil; Altos Las Hormigas Single Vineyard Vista Flores, un Malbec eficaz e incuestionable; mientras el Gran Enemigo, se calza la “10” para definir el partido.
Y ahora, con este equipo de once capitanes indiscutibles, que recuerdan a las mejores formaciones de la historia de los mundiales, salimos a cancha del vino para no arrugar.
Alejandro Iglesias

Es sommelier y un consumado buscador de tesoros. Capaz de degustar cientos de vinos y de recordar del primero al último con la precisión y la agudeza de un entomólogo, conoce como nadie esos rincones del mercado a los que todos quieren llegar. Por eso elige los vinos del Club Bonvivir. Por eso escribe en Vinómanos (plataforma que fundó en 2013) sobre sus hallazgos o bien en importantes medios nacionales como Clase Ejecutiva, o internacionales como Decanter.