En los mundiales todos los partidos son finales. Y el sábado contra Francia vivimos una suerte de final que, para los que nos gusta el vino, reverbera además en las copas: entre la Argentina y Francia también existe una rivalidad a la hora de los vinos. Así es que para alentar al seleccionado, lo mejor es poner una selección de vinos locales que formen una buena delantera y que esté al alcance de todo presupuesto; ya se sabe que frente a la pantalla seremos muchos.

Lo que sigue es una selección de vinos entre Malbec y Cabernet –la cepa argentina y francesa por excelencia– para poner sobre la mesa. De traer la copa se encarga Messi.

Estancia Mendoza Malbec 2017 (89,5pts $120).

En la selección de los vinos accesibles Estancia Mendoza ofrece alguna buena delantera para ver el partido. Este Malbec es un buen ejemplo, encima ahora con nueva etiqueta. Ligeramente especiado, con un trazo de aguaribay –solo quienes hayan trepado a este árbol reconocerán claramente el aroma de la savia– y fruta roja; al paladar es sencillo, sabroso, con taninos firmes y final jugoso. Agenden.

 

Santa Julia Selección 2017 (88pts, $150).

Te va a parecer increíble encontrar un vino de esta calidad por ciento cincuenta pesos que encima propone celebrar a nuestra Selección. Se trata de una edición limitada elaborada con 70% Malbec y 30% Cabernet Sauvignon que resulta simple pero sabrosa. De buen caudal frutal en nariz despliega un medio de boca carnoso ideal para acompañar carnes o picada. Ojala necesites al menos cuatro botellas más.

Dante Robino Reserva Malbec (90pts, $195).

Otra buena cuota de argentinidad la puede asegurarte una copa de Bonarda y entre los que le apuestan fuerte a esta uva se destaca Dante Robino. En su línea entry label este tinto vale mucho más de lo que vas a pagar por su interesante complejidad de aromas con notas de vainilla y especias, trazos florales y frutales. En boca es amplio con un paso amable y expresivo. Moderno y versátil.

Vive Malbec 2016 (91pts, $237).

Elaborado por Bodega Alta Vista, este Malbec ya es un secreto a voces entre los bebedores que buscan relación precio calidad. ¿La razón? Sencilla: fruta roja pura y dura, con paladar sabroso y de final refrescante. El asunto para fichar este vino entre los testigos del partido de mañana es que, como los buenos jugadores, ofrece mucho más de lo que vale.

Acordeón Cabernet Sauvignon 2017 (92pts, $249).

Otro sello localista si los hay es el de un buen símbolo tanguero en la etiqueta. En este caso lo propone Finca Ferrer con este Cabernet de acertada relación precio-calidad para un tinto de Gualtallary. De color rojo rubí con reflejos violáceos y perfil herbal es para aprovechar ya que despliega una aromáticamente con buena tipicidad, frutos negros y bayas confitadas con dejos apenas tostados. Ataque envolvente con medio de boca jugoso y frutal.