De un tiempo a esta parte hablar de Córdoba es abrazar su cultura. Es que esta provincia siempre se caracterizó por tener cierto ritmo musical en el aire que se respira, un tunga tunga que resuena bajito en el interior de cada cordobés, acompañándolo día a día, y que atrapa a quien la visita. Sus encantos son interminables.

¿Quién no cayó rendido ante sus paisajes? ¿Quién no se divirtió con -e intentó imitar- su tonada tan particular? ¿Quién no probó el reconocido “ferné con coca”, bebida inevitable si se visita el centro del país? 

Ahora, para sorpresa de unos cuantos y felicidad de otros, Córdoba redobló su apuesta y se convirtió en una zona vitivinícola de renombre estos últimos años. Sin embargo, la historia de los vinos de Córdoba empezó mucho tiempo atrás con altos y bajos, por lo que es necesario recorrerla para entender cómo y dónde se produce y se bebe vino hoy. 

vinos de Córdoba
Un blend 50% Malbec, 50% Cabernet Sauvignon de producción agroecológica. Un vino de complejidad absoluta en sus notas a frutas negras, tierra, especias. Sin roble, sin máscaras.

Historia de los vinos de Córdoba

Cuando los jesuitas se instalaron en el actual territorio de la provincia, en 1618, iniciaron la producción vitivinícola en la estancia Jesús María, con lo que empezó a florecer la actividad durante el período pre-virreinal. Dato de color: se dice que el primer vino en llegar desde América a la Corte Española fue el “lagrimilla” (un vino blanco bien dulzón), elaborado por los sacerdotes de la Compañía de Jesús en estas tierras.

A mediados del siglo XVIII, Carlos III de España ordenó que se expulse a los jesuitas, por lo que se abandonaron los viñedos y la producción y, con ellos, años de historia que con el tiempo recuperaron su lugar en la cultura.

Recién para 1878 y con Nicolás Avellaneda presidente, ingresó un contingente de italianos del Friuli, quienes se asentaron en Córdoba con nuevas maquinarias y conocimientos agrícolas. De este modo evitaron el olvido de las antiguas plantaciones y fundaron lo que hoy se conoce como Colonia Caroya. 

vinos de Córdoba
Tizún es Malbec 100% de uvas de viñedos del Valle De Calamuchita. De color rubí, su paso por 12 meses en barricas de roble francés y americano aportan notas a vainilla, frutas de hueso y sutil tabaco. Sedoso y de buen volumen en boca.

En 1934, el presidente Agustín P. Justo promovió una ley que buscaba desmotivar la producción de vinos fuera de Cuyo. Córdoba se desentendió de esa norma y siguió adelante con su producción. A mediados de 1970, una granizada arrasadora dejó los cultivos acabados. Dos décadas más tarde se produjo una reestructuración de viñedos en nuevas zonas donde, al día de hoy, se ofrecen vinos que manifiestan el gran potencial del terruño cordobés. 

Si querés leer más sobre la historia del vino cordobés, dale clic acá: http://vinosencordoba.blogspot.com/

 

Regiones productivas

Sin entrar en tantos tecnicismos -aunque necesarios, claro que sí- para ubicarnos un poco más geográficamente el territorio posee una gran variedad de microterruños y microclimas, cosa que no se ve a menudo.

¡Alerta de momento nerd!: Córdoba se encuentra entre las latitudes 30° a 32,5° Sur y a una altitud que va desde los 400 a los 1200 msnm. Esto abarca factores geográficos y geológicos como el clima, la hidrografía, la composición de los suelos y sus variaciones, como también la mano del hombre, por supuesto. 

vinos de Córdoba
Interesante blend 60% Sauvignon Blanc y 40% Chardonnay. De nariz compleja, elegante y suave. Aromático, equilibrado y buena acidez.

Toda la provincia está dividida en regiones que son cinco valles productivos y cada uno tiene su particularidad, al igual que sus bodegas, que ofrecen visitar sus viñedos e instalaciones (podés quedarte en los hoteles con las que algunas cuentan) y conocer su proceso de producción. Estas zonas donde nacieron y renacieron vinos que sorprenden a los paladares más curiosos, y las bodegas que cada una alberga, son: 

Cata x 4 de vinos de Córdoba

Bodegas de cuatro zonas participaron con sus vinos para el análisis sensorial que se realizó y que compartimos a continuación: 

SIERRAS CHICAS

“Caroyense Piu Pinot Noir Extra Brut (Oro en “La Mujer Elige / Plata Cata Nacional San Juan)” (Bodega La Caroyense). Este vino espumoso del enólogo Carlos Santiago Lauret proviene de la primera cooperativa vitivinícola de Córdoba. Un vino con historia, un vino diferente que atrae por su elegancia gustativa con notas a frutillas, moras y cerezas y su delicadeza cromática de un rubí intenso. TOMAR CUANDO: El día supere los 30° y tengas una pileta cerca. Eso sí, picá algo mientras ($320).

– “Socavones Semillón Vintage Cap I 2018” (Bodega Terra Camiare). Creado por las manos del enólogo Gabriel Campana, este vino blanco de alta costura y personalidad arrasadora fue elaborado con uvas 100% Semillón provenientes de Las Corzuelas en Quilino, zona semiárida de la provincia. Vino sin filtrar, con un paso de 12 meses por barricas de roble francés. Son partidas limitadas, y cada capítulo hace alusión al latín y a la historia del vino en Córdoba.  TOMAR CUANDO: Tengas una cita piola e íntima. Este Semillón solito hace el 50% ($1300). 

vinos de Córdoba
Creado por el enólogo Gabriel Campana es elaborado con uvas 100% Semillón de Las Corzuelas. Sin filtrar, con paso de 12 meses por barricas de roble francés, partidas de edición limitada.

– “Patente X (Vinos de Barrio) Malbec Joven 2019” (Bodega Patente X). Un blend 50% Malbec, 50% Cabernet Sauvignon originario de los viñedos de Danilo Fontini y concebido por el ya nombrado Gabriel Campana en conjunto con la influyente Ing. Agrónoma Daniela Mansilla, en el barrio Tronco Pozo. De producción agroecológica, el resultado fue un vino sincero, de complejidad absoluta en sus notas a frutas negras, tierra, especias. Un vino sin roble, sin máscaras. TOMAR CUANDO: La noche esté ideal para un asadito ($500). 

– “Patente X Gran Reserva 2018” (Bodega Patente X). Este blend de tintas goloso y persistente, que refleja el terruño propio de la zona, se elabora con uvas 50% Cabernet Sauvignon, 30% Merlot y 20% Malbec. Sus 18 meses en barricas de roble francés y un año de estiba en botella (sin filtrar) lo vuelven un tinto terroso, con mucha fruta madura y marcado perdure. Con una partida de 850 botellas, sale a la venta en enero de 2021. TOMAR CUANDO: Quieras hacer un regalo. No le errás ($750).

NORTE

– “Gran Corte Misitorco 2018” (Bodega Del Gredal). En San Pedro Norte, departamento de Tulumba, el equipo formado por Ignacio Lozano como Ing. Agrónomo y el enólogo Alberto Nanini ha encontrado el hábitat perfecto para que los viñedos desarrollen todo su potencial. Intenso y expresivo, el Gran Corte comprende uvas 50% Malbec, 25% Cabernet y 25% Bonarda. Su paso por madera de roble americano durante 6 meses aporta color, cuerpo y notas perfumadas a tierra y flores imperdibles. TOMAR CUANDO: Te reencuentres con aquellos que no ves hace tiempo ($500).

TRASLASIERRAS

– “Viarago Reserva Malbec 2018 (91 pts San Juan)” (Bodega Viarago). El Ingeniero Agrónomo Franco Tomaselli y el Enólogo Nicolás Jascalevich (dueño de la bodega Noble de San Javier) dieron vida trabajando en equipo a este Malbec oriundo de Paraje Las Chacras, en Villa Las Rosas. El resultado fue un vino que reúne las características únicas del terruño, y su paso por 12 meses en barrica aporta notas a pimienta, flores rojas y pimientos asados. De taninos prolijos y buen perdure, este Reserva regala una excelente estructura. TOMAR CUANDO: Te sientes a leer un buen libro. Excelente partenaire ($650). 

CALAMUCHITA

– “Tizún 2019” (Bodega Río del Medio). Carlos Testa, dueño del proyecto, y el enólogo Emiliano Guzmán nos regalan este Malbec 100% de uvas oriundas de viñedos propios ubicados en el corazón del Valle De Calamuchita, terruño entre pinos, árboles frutales y montañas que influyen perfectamente en sus vinos. De color rubí, su paso por 12 meses en barricas de roble francés y americano aportan notas a vainilla, frutas de hueso y un sutil tabaco. Sedoso y de buen volumen, transmite la bondad de esta variedad. TOMAR CUANDO: Compartas un momento con amigos. Es ideal ($400 en bodega). 

vinos de Córdoba
El agrónomo Franco Tomaselli y el enólogo Nicolás Jascalevich crearon este Malbec de Paraje Las Chacras, en Villa Las Rosas. 12 meses en barrica aportan notas a pimienta, flores rojas y pimientos asados. Taninos prolijos y buen perdure.

– “Surmenage Orange Blend 2019” (Bodega Vista Grande). Blend 60% Sauvignon Blanc y 40% Chardonnay. Vino exótico si los hay, de color amarillo dorado con reflejos anaranjados. De nariz compleja, elegante y suave. Aromático, equilibrado y buena acidez. Los enólogos Daniela Martinelli y Juan Manuel González lograron rescatar esta rareza vínica ancestral y aggiornarse a nuestros días. TOMAR CUANDO: Busques algo novedoso y de gran versatilidad ($650). 

– “Sineres Espumante Blanco” (Bodega Sineres). En Villa General Belgrano, la tierra de la cerveza, se abre paso este espumante que fue el sueño del Ingeniero Agrónomo Agustín Sommavilla y hoy es algo real. Junto al enólogo Emiliano Guzmán dio vida a esta bebida que, bajo el método Champenoise, regala burbujas livianas, agilidad y frescura. TOMAR CUANDO: Vayan llegando los invitados. Es perfecto como aperitivo ($750).

Valentina Livolsi: Cordobesa de pura cepa, estudió Letras Modernas y también es sommelier. Escribe notas sobre vinos fundiendo esas dos pasiones, pero también sobre momentos con el vino. Sus palabras recrean situaciones que se viven junto a un libro, un disco y un ser querido. Para ella, lo que se percibe en copa se transmite en un sentir personal. Pueden leerla en la plataforma de Circuito Gastronómico.