Febo asoma y ya sus rayos iluminan el histórico asfalto. La atmósfera estival seca tu garganta que, hastiada de líquido, clama por algo frío pero consistente. Caminás hacia un kiosco decidido a apagar el fuego con el primer helado en palito que encuentres en el freezer tipo mueble de tapa corrediza.

Stop. Hay otro recorrido igual de fresco, pero mucho más sabroso, que podés transitar con nosotros.

Cuenta la leyenda que, durante el invierno de California en 1905, un niño de 11 años llamado Frank Epperson olvidó en su patio un recipiente lleno de agua azucarada con una varilla adentro. La helada hizo su trabajo y, al día siguiente, Frank se maravilló con el gusto de su nueva creación.

De inmediato comenzó a fabricar y vender helado en palito en su patio, dando inicio, de forma casi accidental, a una de las formas más populares de consumir helado actualmente. Incomprobable, pero lindo.

helado en palito
¿Sabías que las paletas son un invento de un nene de 11 años? Un descuido sabroso en la heladera que se volvió global.

Dando una vuelta por Latinoamérica, podemos ver que la versatilidad del producto llega a límites insospechados. En México, por ejemplo, se pueden adquirir helado en palito saborizados con pepino y zanahoria, o fabricados íntegramente con bebidas alcohólicas como mezcal y vodka. En Puerto Rico incluso fueron más allá y crearon una línea de paletas con la cara del trapero Bad Bunny, fusionando lo innovador con lo bizarro.

En suelo local, las paletas y los palitos se pueden conseguir al mismo precio que un cucurucho o una tacita mediana, en versiones que van desde los 90 a los 150 gramos. 

Para que calibres la brújula, Vinómanos te propone acompañarte en este viaje por las principales tiendas del país para que te tientes con estas bombas frías de placer pero bien informado.

Guapaletas, el especialista en helado en palito

En abril de 2015, Federico Manzuoli y Andrés Gorostiaga unieron sus fuerzas para darle inicio a un proyecto que ya había explotado en otros países de Sudamérica como Brasil. En diciembre de ese mismo año lanzaron Guapaletas que, en palabras de Manzuoli, amalgama “lo práctico del helado industrial, y la calidad del helado artesanal”.

El proceso de fabricación es íntegramente a mano, con un stock de frutas frescas que se renueva semana a semana. “Las frutas se exprimen y se pelan una por una, y se agregan a la leche después de la cocción. Con esto se evita que se cocine todo junto, y la fruta mantiene su estado natural”, detalla Manzuoli.

 

helado en palito
Guapaletas multifruta, un gol de media cancha para todo fan del helado en palito.

Entre los gustos más destacados, podemos encontrar desde los clásicos chocolate con almendras y frutillas, hasta variedades rellenas que incluyen chocolate blanco con frutos rojos y maracuyá con leche condensada. También hay sabores especiales como chocolate Cadbury Tres Sueños y Vauquita. Todas las paletas son libres de gluten, e incluso hay opciones sin sacarosa aptas para personas con diabetes.

Podés encontrar locales de Guapaletas en los principales shoppings y paseos comerciales del país. Si querés meterte más hondo en este reino Frozen, visitá www.guapaletas.com

Daniel, desde el barrio para todo el mundo

En 1978, Daniel Paradiso cumplió el sueño de abrir su heladería en San Fernando, provincia de Buenos Aires. 42 años después, la franquicia cuenta con más de 60 locales distribuidos en CABA y GBA. Y desde hace tres años, los palitos y las paletas forman parte del stock permanente de esos negocios que en el frente dicen Danielito. 

La diferencia entre estos dos términos no es azarosa para Paradiso, quien en diálogo con Vinómanos explica que a los palitos les añaden “más fruta para lograr un sabor bien intenso y se fabrican con molde”. Las paletas, en cambio, las preparan “artesanalmente una por una”.

 

El empresario asegura que el gusto más pedido es, por lejos, el dulce de leche. Incluso arriesga porcentajes de demanda: “El 45% de las ventas se distribuye entre los diversos dulces de leche y chocolates; el 12% entre los frutales al agua, y el 43% restante se reparte entre los otros sabores”.

La lista de opciones y tu local más cercano los podés encontrar en www.heladosdaniel.com

No se bajan del Podio

Una de las cafeterías y heladerías más visitadas en la ciudad no podía quedarse fuera de este viaje. Los arriesgados que no temen al empalagamiento pueden ir a El Podio y pedir una paleta sabor dulce de leche, rellena con este manjar natural y cubierta con doble capa de chocolate. 

Sin embargo, Maximiliano Maccarrone, dueño de la marca, advierte que en paralelo “ hay mucha tendencia hacia lo natural, con lo cual los mix de frutas, naranja-mango, o cítricos con jengibre y menta también se ponen de moda en esta época”.

helado en palito
Los que no temen al dulce pueden ir a El Podio y pedir una paleta de dulce de leche cubierta con doble capa de chocolate.

Si estás paseando por la ciudad de la furia y te agarran ganas de probar este abanico de sabores, podés acercarte a cualquiera de las 8 sucursales repartidas entre Almagro, Balvanera, Caballito y Parque Chacabuco. Podés espiar productos y promociones en www.elpodio.com.ar

La propuesta novedosa de un clásico

La última estación de esta travesía nos lleva directamente a la marca Yolas, punta de lanza de la tradicional heladería Chungo. Ariel Davalli, dueño de la empresa, detalla: “Las paletas se producen en la misma fábrica que la crema helada, utilizando la misma materia prima de primera calidad”. 

Davalli, al igual que Manzuoli, Paradiso y Maccarrone, subraya que el proceso de producción de las paletas es más arduo que el del helado convencional, ya que se deben armar de forma individual y a una temperatura inferior para conservar la consistencia. “Nosotros las elaboramos una por una con moldes de silicona. La mano de obra es intensiva y más costosa”, aclara.

Entre las especialidades se encuentran las Temáticas, compuestas por paletas frutales y cremosas con diversos formatos pensados para los chicos. También está la línea Premium con gustos como chocolate con avellanas y tramontana. A su vez, todas las paletas pueden personalizarse con “toppings” como estrellas de azúcar, merenguitos y malvaviscos, entre otros. Podés encontrar estas delicias en los locales de Chungo. Para más info, salí del freezer y date una vuelta por www.yolas.com.ar

helado en palito
En Yolas, las paletas se pueden personalizar y apunta a un público juvenil que disfruta del sabor, las formas y los colores.

Cremosas, frutales, rellenas, multiformes o texturadas, las paletas artesanales ofrecen una combinación de practicidad para el consumo y variedad como para probar unas cuantas a lo largo de una temporada de calor que, cambio climático mediante, puede durar hasta abril. Y ante un verano plagado de incertidumbres, estas delicias portátiles bien pueden ser las pequeñas certezas que estábamos buscando.

Más novedades sobre helados artesanales para este verano 2021? Acá: https://vinomanos.com/2020/10/helados-artesanales-2020/