En 1960 el mundo era otro. Ese año dio inicio de manera global a una de las décadas más emblemáticas del siglo XX, justo cuando Bodega Chandon, protagonista absoluto de los espumantes argentinos, lanzaba su icónico Chandon Extra Brut para felicidad de todos, inventando de paso la categoría.

El Extra Brut –creación del enólogo y Chef de Cave Renaud Poirier– acompañó todo lo que vino después: brindó con el Gato Dumas cuando inventó Recoleta y con Les Luthiers y sus chifladuras musicales, pero también le dio chispa al Magiclick que encendió los hogares y a los almuerzos de Mirtha (tan eternos como el encendedor).

Le puso sabor a la movida gourmet que sobrevino cuando la moda pasó a Retiro y Catalinas, brindó con un plato imperecedero que se puso de moda por entonces, el melón con jamón, y le dio marco a clásicos que emergían como L´Orangerie en el Alvear y la visita de Frank Sinatra y de Queen. Fue testigo, también, del ocaso del lomo a la pimienta.

Bodega Chandon
En 1960 Chandon creó la categoría Extra Brut, inédita en el mundo y la más consumida en Argentina en la actualidad.

En todos estos años, Bodega Chandon fue protagonista de momentos únicos. Como cuando en 1982 nació otro ícono de la casa: Chandon Brut Nature, una opción más seca para acompañar los paladares que crecían en cantidad en Argentina. El enólogo responsable y Chef de Cave fue Paul Caraguel, quien llevó las riendas de los espumosos desde 1968 hasta 2000.

Y siguieron pasando los años y Bodega Chandon y el Extra Brut ya eran parte central de las celebraciones argentinas, donde descubríamos las burbujas de su mano. El historiador Daniel Balmaceda ayuda a repasar la línea de tiempo: Francis Mallmann llegó al cable y brindó en pleno plan Austral, estalló la hiperinflación y desde algún rincón paquete, copa de Chandon Extra brut mano, alguien anunció por el ladrillo de Movicom, lanzado en 1989, que invertiría en un barrio nuevo llamado Puerto Madero. 

En 1994 sobrevino el efecto Tequila, aunque en materia de burbujas Bodega Chandon tenía un sólido camino: ese mismo año compró la finca Caicayén, la primera de una serie en Valle de Uco, que le permitiría desarrollar en los años venideros el estilo cítrico y refrescante de hoy.

Surfeando cataclismos, el Extra Brut se achicó para ser el primer Chandon 187, el Brut Rosé fue elegido como el mejor del mundo y, en medio de un apagón masivo que todos recordamos a la luz de las velas, se encendió Chandon Apéritif, la última creación de la casa (hasta ahora), apenas unos meses antes de que Diego Ribbert fuera designado nuevo Chef de Cave en 2019. Reemplazaría al legendario Onofre Arcos, al frente de las burbujas desde 2000.

Bodega Chandon
Desde sus inicios, Bodega Chandon es parte central de las celebraciones argentinas.

Referente por excelencia de las experiencias memorables, Bodega Chandon se caracterizó, a lo largo de estos 60 años de presencia en la Argentina, por ampliar el consumo de espumante a múltiples ocasiones, apalancando siempre su crecimiento en la estrategia de largo plazo. Y demostrándolo en los hechos: es una compañía que hace vinos desde el siglo XVIII.

Bodega Chandon, los comienzos

El carácter curioso y precursor de la marca es lo que define el ADN de la bodega y puede percibirse desde el momento de su creación. 

En 1957, Robert-Jean de Vogüé junto a Renaud Poirier, quien luego sería el primer Chef de Cave de los cuatro que hasta ahora tuvo Chandon Argentina, viajaron desde Francia para explorar nuevas zonas para el desarrollo de espumantes. Estudiaron durante años los suelos y climas de países como Estados Unidos, Perú, Brasil, Chile y Argentina. En 1959 se decidió que, en la provincia de Mendoza, específicamente en la región de Luján de Cuyo, una zona desértica en la que nadie plantaba viñas, se podrían elaborar espumantes de excelencia al mismo nivel que en la región de la Champagne en Francia. 

Así nace en 1960 Chandon Argentina. Hasta ese año, sólo unas pocas bodegas se dedicaban a la elaboración de espumantes con pequeños volúmenes de producción. No había en el país una tradición de plantaciones de uvas de alta calidad para estas bebidas.

Fue Chandon quien creó el segmento de espumantes Premium, educando a los consumidores y marcando los estándares de la categoría, dando un impulso decisivo al cultivo de Chardonnay y Pinot Noir de calidad.

Algunos hitos de Bodega Chandon

En 1960 Chandon creó la categoría Extra Brut, inédita en el mundo y la más consumida en Argentina en la actualidad. A partir de entonces, el mercado de espumantes Premium crece a nivel local como nunca antes y se consolida para siempre.

La búsqueda de la más alta calidad llevó a Chandon a conquistar nuevas zonas y alturas para obtener las mejores uvas, con características inigualables y nuevas expresiones.

En 1982 la empresa creó el primer Brut Nature del mercado, producto que recientemente fue elegido como el mejor espumante argentino en los premios Decanter World Wine Awards 2020. 

Bodega Chandon
En 1982 la empresa creó el primer Brut Nature del mercado, producto que recientemente fue elegido como el mejor espumante argentino en los premios Decanter World Wine Awards 2020.

En 1999, volvió a ser pionera con el lanzamiento de Chandon 187, un nuevo formato, hasta entonces inédito, que vino a revolucionar y descontracturar el consumo de espumantes.  

En el año 2012 la marca presentó Chandon Délice, el primer espumante dulce para tomar con hielo y un twist de sabor. Más adelante, en 2015 lanzó un producto realizado con uvas provenientes de viñedos de más de 1500 msnm y con 18 meses en contacto con levaduras: su primer Brut Nature Rosé. 

Siete años más tarde vuelve a sorprender con el lanzamiento de Chandon Apéritif, el primer espumante bitter macerado naturalmente con naranjas y especias, con el que buscó acercar a los amantes de los aperitivos al mundo de las burbujas. Por la excelente aceptación que tuvo este producto desde su lanzamiento, en el 2021 desembarcará en el mercado europeo, concretamente en Francia, Alemania y Austria.

Innovación y calidad

Bodega Chandon trabaja con la filosofía de la enología artesanal, de precisión, y no intervencionista. Por eso practica una viticultura a medida, con procesos de vinificación que buscan preservar la frescura natural de la fruta. Es un trabajo laborioso y artesanal, realizado por 200 viticultores que cuidan sus viñedos a lo largo del año y más de 1.300 recolectores que eligen las uvas a mano en cada cosecha. Como parte de esta filosofía, sus enólogos analizan y degustan más de 700 vinos base, para alcanzar un assemblage perfecto combinando terroirs de diferentes alturas.

Chandon transformó la vendimia, educando en la recolección para resguardar la uva. Incorporó la cosecha manual, la prensa neumática, los tanques de acero inoxidable y el riego por goteo a gran escala. Todas las innovaciones han perseguido siempre un mismo objetivo: minimizar la intervención del hombre y dejar que la naturaleza se exprese con la máxima calidad. 

Bodega Chandon
Chandon transformó la vendimia, incorporó la cosecha manual, la prensa neumática, los tanques de acero inoxidable y el riego por goteo a gran escala.

El ADN pionero de la marca impulsó también a la creación del centro de recepción de uva más importante, avanzado y tecnológico de toda Latinoamérica, para cosechar las uvas Pinot Noir y Chardonnay de altura en el momento más oportuno. La bodega también fue pionera en desarrollar su actividad de manera sustentable, desde el origen de los insumos, el bienestar de los empleados y el impacto ambiental hasta el trabajo con las comunidades que la rodean.

Familia de protagonistas

  • Chandon Extra Brut. Pionero y referente. Es el ícono fundador de Bodegas Chandon en Argentina. Se destaca por su fineza, precisión y equilibrio.
  • Chandon Brut Nature. Puro y complejo. Con notas de damasco, frutos secos y pan tostado resultado del contacto con levaduras. 
  • Chandon Rosé. De elegante color rosado brillante aportado por el Malbec. Equilibrio perfecto entre fruta, intensidad y cremosidad.
  • Chandon Délice. Fresco y versátil. El Chardonnay y el Pinot Noir se fusionan con expresivos aromas tropicales aportados por el Petit Manseng y Semillón tardíos. 
  • Chandon Apéritif. Especiado y audaz. Es el primer espumante bitter del mercado. Fácil de tomar, versátil, fresco y con un característico sabor amargo.