Los títulos agoreros sobre el cambio climático, la deforestación y el agotamiento del planeta no tiene prédica vacía: cada vez más tomamos conciencia de que el planeta en el que vivimos es uno sólo y entre los más preocupados frente a esta ilógica de nuestro tiempo, los millenials llevan la delantera.

Muchos están interesados en los productos orgánicos, biodinámicos y de origen natural, porque sienten que sus preocupación también tiene un costado posible en el consumo. Y, lógicamente, la góndola  no se queda afuera de esta tendencia y ofrece vinos orgánicos y naturales: solo basta con saber qué buscar (y dónde) para descubrir una nueva camada de vinos que se inscriben cada uno bajo estas banderas.

A continuación te compartimos quince etiquetas para aprovechar si son un millennial con ganas de una copa de vino.

Lagarde Organic Malbec 2018 (93pts, $460). Tras el exitoso lanzamiento de su Organic Rosé, Lagarde redobla la apuesta con este nuevo Malbec. Originario de un viñedo centenario de Luján de Cuyo y elaborado sin paso por barrica, resulta un tinto jugoso y frutal, de medio de boca fresco y final amigable. Un tinto muy fácil de beber.

Domaine Bousquet Virgen 2018 (92pts, $399) fue lanzado oficialmente en marzo de este año. Elaborado en Gualtallary con una cofermentación de Malbec, Cabernet Sauvignon y Cabernet Franc, Virgen es un vino orgánico sin sulfitos que ofrece un estilo maduro y a la vez suave y delicado. En aromas mandan los trazos de mermelada y flores, mientras que en boca se despliega amplio y de textura tersa, bien apoyado en una frescura jugosa. De paladar universal.

Alpamanta Breva Sauvignon Blanc 2017 (92pts, $680). La bodega del austríaco Andrej Razumovsky, pionera entre vinos orgánicos y naturales, profesa la biodinamía desde algo más de una década. Entre sus vinos, sin dudas, este blanco sin filtrar es una exquisita curiosidad: súper frutal, con perfil cítrico y tropical definido, en boca es pura frescura, de sabor franco y sostenido. Un vino que rompe varios moldes.

¿Qué diferencia hay entre un vino orgánico, biodinámico y natural?

La Marchigiana Criolla 2017 (91pts, $550). Catena Zapata también apuesta a los vinos naturales, en este caso con una criolla de Rivadavia fermentada en qvevris, las antiguas tinajas de barro en las que se elaboró históricamente el vino en Georgia, a la que no le agregan sulfitos. Con una mareceración de casi un año en hollejos, es rojizo ligero, expresivo y delicado, con matices florales y de cerezas, que se repiten en paladar con acidez tensa y fluir lineal. Original.

naturales-1

Chakana Sobrenatural 2018 (92pts, $350). Bodega Chakana se convirtió en referente local en materia de vinos orgánicos y naturales a partir del lanzamiento de tres nuevos vinos: un Torrontés Naranjo, un frizante de Bonarda y este tinto de Tannat. Elaborado sin adición de sulfitos, resulta balsámico y especiado con trazos ahumados y de confituras. En boca es envolvente y largo con taninos amables.

Andillian Malbec 2017 (91pts, $495). La Coste de Los Andes, la bodega hermana de Chateau La Coste, Francia, famosa por sus rosados orgánicos y bio, elabora en Mendoza uvas de Agrelo para su línea orgánica Andilian. Recientemente lanzados al mercado, este Malbec es un fiel ejemplo de la región y la variedad: frutado y ligeramente especiado, al paladar es amplio, con buen cuerpo y paso envolvente.

Stella Crinita Cabernet Franc (92pts, $395). En su bodega experimental, llamada Stella Critina, Ernesto Catena elabora vinos sin adición de sulfitos. Entre los resultados más prometedores se destaca este Cabernet Franc de expresión compleja, herbal y frutada. Amplio y envolvente, ofrece acidez refrescante y taninos firmes. Hay además un Petit Verdot para paladares más intrépidos y un Barbera de expresión súper delicada.

Lalalá Malbec 2017 (92pts, $500). Elaborado por Laura Ciacera junto al winemaker Leo Borsi, este vino es producido con uvas de San Rafael y Valle de Uco. Como buen vino natural ofrece una expresión muy refrescante con centro de boca tenso y sabroso. Una buena elección para sorprender a cazadores de novedades.

Escorihuela Gascón Organic Vineyard Malbec 2016 (93pts, $740). A muchos puede llamar la atención que Escorihuela Gascón se haya convertido en referente del vino orgánico y natural pero les bastará probar este vino para entender por que. El enólogo Matías Ciciani consigue a partir de un viñedo de El Cepillo, certificado también como biodinámico, un Malbec singular de aromática frutal y balsámico con paladar suelto y delicado. Con textura sedosa se prolonga con frescura y alta tensión.

naturales-2

Krontiras Natural Malbec 2018 (94pts, $405). Pionera entre los productores biodinámicos locales, esta bodega sorprendió en 2017 con su primer Malbec natural elaborado por Maricruz Antolin con uvas bio de Maipú, Mendoza. Esta es la tercera añada. Floral y frutada, en aromas es expresivo. En boca explota de sabor, andar fluido y taninos apenas presentes. Tinto franco.

Crece el movimiento de vinos orgánicos, naturales y bio en Argentina

Amicie Miei 2018 (92pts, $390). Entre los precursores de la movida de vinos orgánicos y naturales, además de bio, se encuentra Ernesto Catena, creador de este original blend de Petit Verdot y Barbera. Fermentado en huevos de hormigón sin sulfitos agregados resulta un vino ligero, de buen nervio, con aromática compleja que funde hierbas, trazos balsámicos con bayas y frutos rojos frescos. Envolvente y de rica frescura, el regusto es de hierbas silvestres.

El Salvaje Malbec Orgánico 2017 (94pts, $450). Casa de Uco, ubicada en Los Chacayes, Valle de Uco, cuenta con un viñedo orgánico que da vida a este Malbec de expresión herbal frutado con un cierto trazo de cárnico. Al paladar es expresivo con taninos firmes, buena frescura y paso jugoso.

Vía Revolucionaría Bonarda Pura 2018 (93pts, $380). Matías Michelini es uno de los winemakers que primero se comprometió con la elaboración de vinos orgánicos y naturales, también sin sulfitos, y éste es uno de sus vinos más personales. Elaborado con fruta de Tupungato, nace de una maceración carbónica al estilo Beaujolais. Es un tinto muy fresco, ligero y frutal, ideal para beber refrescado o bien apara acompañar platos delicados.

Puro Malbec 2017 (92pts, $440). Ojo de Vino es una bodega orgánica de de Agrelo, Luján de Cuyo, donde también se encuentra la bodega. Puro, como su nombre lo indica, es un tinto profundo, complejo y de buen caudal frutal, con trazo de cereza y ciruela, bien atractivas. Boca intensa de andar jugoso y regusto frutal. Un clásico en la gama de la góndola de los vinos orgánicos y naturales.

Biolento Malbec 2016 (92,5pts, $570). A partir de viñedo orgánico de Chacras de Coria, MAAL Wines elabora este delicioso y moderno Malbec. Con una rica combinación de frutas frescas y crianzas del tipo candy bar logra una expresión original que al paladar propone buen jugo y frescura elevada. Taninos moderados y pura intensidad de sabor.

Alejandro Iglesias
Es sommelier y un consumado buscador de tesoros. Capaz de degustar cientos de vinos y de recordar del primero al último con la precisión y la agudeza de un entomólogo, conoce como nadie esos rincones del mercado a los que todos quieren llegar. Por eso elige los vinos del Club Bonvivir. Por eso escribe en Vinómanos (plataforma que fundó en 2013) sobre sus hallazgos o bien en importantes medios nacionales como Clase Ejecutiva, o internacionales como Decanter.