El tamaño sí importa. Al menos en materia de maderas para el vino. Y tanto importa que en el último tiempo se han incorporado una serie de nuevos recipientes a las bodegas.

Si hace una década los enólogos sólo hablaban de barricas, en las presentaciones de vinos se coló ahora un nuevo diccionario para referirse a los recipientes en los que se los cría: pipas, toneles y foudres pueblan las actuales conversaciones de descorches y las galerías de las bodegas.

En el pasado no tan remoto, digamos la década de 1970, si uno visitaba una bodega el momento cumbre del paseo era la nave de toneles.

5 recipientes de madera, y un misterio resuelto: ¿cuál es el mejor para tu vino favorito? 1
Es común visitar una sala de barricas cuando se está en una bodega.

Como el lenguaje nunca es inocente, se hablaba de ala o nave para referirse a un gran espacio donde descansaban en la penumbra unos recipientes paquidérmicos de madera: entre 20.000 y 30.000 litros de capacidad era la media, construidos con paciencia y buenas maderas francesas.

La nave fue reemplazada luego, en la década del ´90, por la sala de barricas. En ese proceso de encogimiento del espacio también había un efecto liliputiense en los recipientes de roble: las barricas tienen un promedio de 225 litros, por lo que para atesorarlas bastan espacios más chicos.

El punto es que las bodegas fueron y volvieron, de los toneles a las barricas y a los toneles nuevamente. La razón es técnica para cada estilo. Pero si en el viaje cambió la escala de las cosas es porque, aún siendo todos recipientes de roble, lo que se modifica es el tamaño y la forma.

Y como en casi todas las cosas de la naturaleza –y el vino lo es–, alterar esas dos variables hace a un cambio profundo en los procesos.

La relación del tamaño y el gusto

En la crianza de un vino, la madera ocupa un lugar importante. No es tanto el efecto de sabor sino el de estabilización y suavidad el que se busca.

Claro que la madera no es un elemento neutro: aporta al final matices gustativos al vino. Lo que importa, sin embargo, es lo que sucede dentro del recipiente. Nos explicamos.

5 recipientes de madera, y un misterio resuelto: ¿cuál es el mejor para tu vino favorito? 2
En la crianza de un vino, la madera es importante. No es tanto el efecto de sabor sino el de estabilización y suavidad el que se busca.

Los recipientes de madera son permeables. Mientras permiten que se evapore agua y alcohol, también ingresa por su pared una cuota de oxígeno. Para decirlo en criollo, el vino respira a través de la barrica.

Y en ese inhalar y exhalar suave y constante sucede la magia: el color del vino se fija a la estructura –los antocianos se unen a los taninos– y la bebida gana estabilidad en el tiempo y suavidad.

Si ese proceso es muy rápido o muy lento hace que los vinos se abran (oxiden) o se cierren (reduzcan): los vinos abiertos y oxidativos tienen colores teja y aromas de frutas en mermelada, como eran los Malbec de la década de 2000.

Por el contrario, los cerrados y reductivos conservan el color original y las frutas frescas, como son los Malbec de esta década. ¿Uno es mejor que otro? Es opinable.

Lo importante, y volviendo a los recipientes de madera, es que el tamaño favorece a uno u otro estilo. Es una cuestión de relación entre la cantidad del vino y la superficie donde se produce ese intercambio.

Una barrica, por ejemplo, acelera el proceso porque actúa sobre 225 litros. Un tonel lo ralentiza, ya que necesita trabajar sobre 10.000 litros, por ejemplo.

Para verlo de otra manera, la relación entre la superficie de contacto del vino con la madera, y por ende el lugar por donde se cuela el oxígeno, es mayor en un recipiente pequeño comparado con otro grande.

Por eso el tamaño importa. Y por eso existen diferentes recipientes de madera.

Recipientes de madera para vino ¿cuáles son?

  1. Barricas
  2. De 160 y 225 litros en promedio (en este caso la magia matemática es que equivale a 300 botellas). Como la relación entre madera y vino va a favor de la primera, en un año terminan el vino y le imprimen con claridad sabor de cedro y vainilla. Se usan en general hasta tres veces para aportar sabor, luego se consideran neutras.

    De 160 y 225 litros en promedio
    Suelen ser de 160 y 225 litros en promedio.
  3. Pipas o barricones
  4. Tienen unos 500 litros y hacen el trabajo de la barrica en el doble de tiempo. Desde ya que imprimen menos sabor de madera, aunque dejan un trazo sutil. Respecto a los usos, pasa lo mismo que con las barricas.

  5. Toneles
  6. Las tapas son redondas y en la actualidad se los produce de 2.500 a 5.000 litros, dado que el tamaño de las duelas de roble se ha achicado respecto al histórico. Los hay más grandes, pero son difíciles de hallar o muy viejos. Realizan el trabajo de estabilización entre dos, tres y hasta cinco años. Casi no dejan marca de sabor en el vino, salvo cuando son nuevos. Por eso se los usa cada vez más para vinos de alta gama. Bodegas como Weinert o López conservaron sus toneles históricos de la década de 1940 a 1970. Para ello, el tonel tiene que limpiarse cada vez que se vacía, ya que las maderas pueden desarrollar hongos. Bien limpios y refaccionados en el caso de que se rompan las duelas, tienen larga vida.

  7. Foudres
  8. Las tapas son ovaladas y se los construye entre 2.500 y 5.000 litros, como los toneles. La diferencia de forma tiene incidencia en dos puntos: ocupan menos espacio que los toneles (ya que entre ellos dejan menos luz) y desde el punto de vista del vino ofrecen menor contacto con las borras, porque las concentran en una menor superficie en la base.

    5 recipientes de madera, y un misterio resuelto: ¿cuál es el mejor para tu vino favorito? 3
    Las tapas son ovaladas y se los construye entre 2.500 y 5.000 litros.
  9. Cubas
  10. Se usaban en el pasado para fermentar y actualmente vuelven a utilizarse. Son recipientes troncocónicos y pueden o no estar cerrados en la parte superior. La forma favorece la fermentación de tintos, donde las pieles que flotan y forman un “sombrero” se destraban empujándolas. Las que tienen tapas se usan también para conservar vinos y funcionan como un tonel, ya que tienen volúmenes similares.

    5 recipientes de madera, y un misterio resuelto: ¿cuál es el mejor para tu vino favorito? 4
    Se usaban en el pasado para fermentar y actualmente vuelven a utilizarse.
Es periodista y enólogo y escribe como cata: busca curiosidades, experimenta con formatos y habla sin rodeos de lo que le gusta y lo que no. Lleva más de veinte años en esto. Lo leen en Vinómanos (plataforma que fundó en 2013) o bien en medios nacionales, como La Nación y La Mañana de Neuquén. Desde 2019 es el crítico para Sudamérica de Vinous.com (EE.UU.).