Ya no se trata solo de la excelencia en el vino. Mendoza es mucho más que la capital vitivinícola más importante de América del Sur. Desde hace un tiempo, sus avances en materia de hotelería y gastronomía consolidan su prestigio al más alto nivel.

Este año, entre las propuestas de enoturismo de lujo, se destaca Susana Balbo Winemaker´s House & Spa Suites, el wine logde en Chacras de Coria, propiedad de la primera enóloga argentina y su hija Ana Lovaglio, que supera con creces los estándares de calidad y servicio conocidos. Es, sin dudas, uno de los mejores exponentes de lo que se define en el mundo como Luxury Boutique Hotels, con suites únicas que tienen spa dentro del cuarto, jardín exclusivo, safaris aéreos y mucho más (abajo, toda la info). 

Si bien el hotel abrió sus puertas oficialmente en abril pasado, la novedad es la flamante apertura de La VidA inHouse Restaurante, el exclusivo espacio a cargo del chef Matías Gil Falcón, quien llega al proyecto con gran talento y vasta experiencia.

La VidA inHouseLa gran casona -que supo ser hogar de Susana y de Ana- ahora está rediseñada por completo (cada detalle pensado a nivel obsesión) y alberga distintos salones para disfrutar de la comida: la sala principal y elegante, la chef´s table exclusiva con vista a la cocina increíble y a la cava; los jardines, ideales para los mediodías, con diversas propuestas de fuegos. No es un dato menor que haya sido la casa de Susana: el concepto “Be my guest” rige en cada momento de la estadía.

Pero antes de hablar de la comida y de los vinos de La VidA inHouse, hay que detenerse en el arte: ningún visitante puede pasar por alto la interesante colección privada (en su mayoría de artistas mendocinos) que se despliega en todos los espacios. “Hay más de 20 artistas en esta casa”, dice Ana, “y todo tiene una razón de ser. Cada obra cuenta algo que nos identifica”.

Un retrato de una mujer rural, foto del brasileño Sebastião Salgado, corona el living; una colección de espejos de Julio Le Parc conduce a la sala de cata; en el bar (con carta de la bartender Flavia Arroyo) se encuentra una Virgen del viñedo, que brilla según la iluminación porque está hecha con plumas de colibrí. Es un trabajo de Sergio Roggerone, con una técnica que ya no utiliza más. 

La VidA inHouseLa filosofía de La VidA inHouse

La bienvenida es impactante: un gran collage, también obra de Roggerone, con una paleta vibrante y colorida ocupa una pared completa. “Es la vid y el árbol de la vida. Representa nuestra filosofía”, dice Ana.

“El árbol de la vida tiene 7 elementos y nosotros tenemos 7 suites, así que los nombres de las habitaciones están inspirados en esta obra, que también refleja nuestra historia y visión. El primero es el origen, de dónde venimos. Mi madre como enóloga comenzó en Salta, yo soy salteña de nacimiento, así que es una especie de homenaje. La suite 1 se llama Origen y así, a medida que la obra va subiendo, condice con el nombre de una suite. El tronco es lo que te sostiene, la suite para este concepto se llama Coraje, una palabra que viene de corazón”, cuenta.

La explicación completa es atractiva, vale la pena escucharla mientras se aprecia la obra y permite conocer la mirada de las dueñas de la casa sobre los desafíos, los avatares de la vida y cómo seguir siempre adelante.

La VidA inHouse
Ana Lovaglio (izq.) y Susana Balbo (derecha), las hacedoras del flamante wine lodge en Chacras de Coria.

El bar

Inspirada en las etiquetas de Balbo, la carta de La VidA inHouse propone cócteles con vinos de las distintas líneas de la bodega y espirituosas. “Es una sorpresa que les ofrecemos a nuestros comensales de la Mesa del Chef. Antes de hacerlos pasar al salón, los invitamos con un trago de cortesía”, dice Ana. Los huéspedes, por supuesto, también pueden hacer uso del bar, y tienen incluido un trago en su paquete de bienvenida.

La Mesa del chef

Matías Gil Falcón, el chef ejecutivo de La VidA inHouse, cuenta con una larga trayectoria. Mendocino, trabajó como chef de la embajada argentina en Chile, en el Hotel Correntoso en Villa La Angostura, Neuquén; en el restaurante con estrella Michelin Noor, en Córdoba, España, y en Bodega Chandon, entre otros.

“Me gusta decir que hago una cocina libre, porque yo armo equipos, los escucho, los invito a proponer, dejo que se expresen ellos, y los productos. Me gusta jugar un poco al límite con los sabores. No puedo decir que hago cocina tradicional, tampoco es 100 % de producto, aunque somos muy cuidadosos con todo lo que seleccionamos. Es una cocina contemporánea, que esperamos todos disfruten al mismo nivel de la experiencia completa del wine lodge”, define Matías.

La VidA inHouse
Matías Gil Falcón, a cargo de toda la propuesta gastronómica.

Así, el menú de La VidA inHouse sigue los 7 pasos del árbol de la vida: 

Amouse Bouche. Brioche recién horneado con un paté casero y zanahoria lacto fermentada, acompañado por un Susana Balbo Signature Rosé.

  1. Raíz: remolacha, hongos, menta, repollitos de Bruselas, con Susana Balbo Signature Rosé.
  2. Flor: alcaucil, patagonzola, miel, calabaza, con Susana Balbo Signature Torrontés.
  3. Tallo: merluza negra, coliflor, perejil, manzanas, con Susana Balbo Signature Chardonnay.
  4. Ramas: pulpo, amaranto, ajo, nabo, con Susana Balbo Signature Naranjo.
  5. Frutos: ave, ciruelas, café, con Susana Balbo Signature Brioso.
  6. Pájaros: tomate, ternera, chimichurri, cebolla, con Nosotros Nómade Malbec.
  7. Parásitos: dulce de leche de cabra, caramelo, coco, con Susana Balbo Signature Late Harvest Malbec.

“Me gusta tener un menú en el que se puedan probar diferentes proteínas. Tenemos la suerte de conseguir productos únicos, como la merluza negra, y queremos que quien nos visite también conozca estos productos argentinos. Sí, es cierto, viene de muy lejos, pero es exquisita y podemos tenerla, ¿Por qué no?”, dice Matías.

El servicio de vinos está a cargo de la sommelier Noelia Neira, quien presenta la selección realizada por Balbo. Así, la Mesa del chef de La VidA inHouse es preciosa, tiene espacio comodísimo para 8 comensales y ofrece una experiencia única. 

Ana cierra el concepto: “Pensamos en nuestros vinos. Tenemos vinos blancos muy elegantes, y también por eso nuestra carta ofrece pesca, aunque no sea local. Queremos ofrecer la mejor experiencia”.

La VidA inHouseCena de 4 pasos

Otra de las posibilidades es disfrutar del gran salón en el que se sirve el menú de 4 pasos de La VidA inHouse. Aquí cambian las porciones y se divide en Prefacio, Capítulo I, II y Epílogo. Aunque las opciones pueden ser similares a algunos de los pasos de la mesa del chef, cada comensal elige cómo arma su menú. En este caso también está el plato de alcaucil, el de remolacha, el pulpo o el pescado blanco (que en esta ocasión fue merluza negra, con la carne blanca perfecta, cocida impecable y sabrosa). 

Se destaca el ojo de bife cocido a 57°C, con tomate, berenjena y radicchio. “Me gusta cocinar la carne a esta temperatura porque no se rompe la fibra y queda cocida, pero además mantiene su color natural, rojo. Se cocina de 4 a 5 horas, queda realmente muy interesante”, dice Matías.

Entre los postres, hay tres opciones bien distintas, algunas más cítricas, otras a puro dulce de leche. Hay que probar todas.

La VidA inHouseSorprende la cantidad de trabajo que tiene cada parte de cada plato de La VidA inHouse. Se nota que hay mucha cabeza y tecnología puesta al servicio del sabor: basta pispear la cocina y observar las máquinas de última generación que utilizan para lograr texturas y contrastes. “Para llegar al nivel que queremos, nos apoyamos en todo esto. Es algo que charlamos mucho con Susana y con Ana, estamos de acuerdo en que esta tiene que ser una propuesta única”, cierra Matías.

“A la hora de hablar de los vinos, queremos que cada comensal se lleve lo mejor que hacemos, que aprecie que aquí hay un expertise, una curaduría. La cava tiene una selección de los vinos de Susana Balbo y también de otros productores que nosotras consideramos de excelencia”, comenta Ana. 

La VidA inHouseEl wine lodge

Ser huésped de SB Winemaker´s House & Spa Suites es una aventura maravillosa: las 7 habitaciones están ubicadas dentro del predio de 6000 m2, pero construidas de tal manera que todas resguardan la privacidad gracias a unas paredes de piedras volcánicas muy bonitas.

La arquitectura (a cargo de Mora Hughes arquitectos), el diseño, la selección de los textiles y los materiales de los revestimientos, las obras de arte y la tecnología de cada espacio atrapa al visitante y abre un paréntesis temporal: todo lo de afuera no importa, uno quiere quedarse allí para vivir cada sector del cuarto a full.

¿Por qué? Porque el cuarto es un lugar del que nadie quiere salir: todas las habitaciones ofrecen servicios de spa y masajes con productos Yonka (una línea francesa) y Ethicus (mendocina); ducha de sensaciones (spa húmedo), bañera en forma de huevo de concreto (como los que se utilizan en las bodegas para fermentar los vinos), jardín privado con reposeras climatizadas para leer con tibieza, servicio de masajes en el cuarto. Las master suites, además, tienen sauna propio. 

La VidA inHouseTodo está domotizado. Hay una ingeniería diseñada especialmente para que el visitante pueda manejar cortinas (que dejan abierto o cerrado el cuarto de vidrio por completo), calefacción, luces y más desde una tablet. Y todos los detalles están cuidados al máximo (sentate en los confortables sillones del living privado y sentí el aroma del cuarto. Está diseñado especialmente para el hotel, tras una larga cata de aromas en la que, por supuesto, participaron Susana y Ana).

No falta la cava de vino con una selección especial (con costo adicional), ni la cafetera Nespresso con snacks saludables.

Safaris aéreos

Por si faltaba algo, Balbo y Lovaglio pensaron en un servicio espectacular que completara la propuesta: la posibilidad de que el huésped pueda disfrutar de excursiones aéreas por distintas geografías de la Argentina.

Para eso, se asociaron al empresario suizo Patrick Schmidlin y fundaron la empresa VisionAirVIP. La propuesta no solo incluye la contratación de tours a medida (a la Patagonia, al Norte Argentino o sobrevolar la Cordillera de los Andes en el día y volver a Mendoza), sino también hacer noche en casas privadas de lujo a las que se accede por agua (para estancias de distinta cantidad de días), contratadas especialmente para el huésped que así lo solicite. 

La VidA inHouseCuentan con un avión anfibio, con capacidad para 6 u 8 pasajeros, pilotado por expertos que hicieron un entrenamiento específico para volar esta máquina.

Volcanes, salares, montañas, viñedos, lagos y más, todo desde el aire (cuesta desde U$s 1500 por persona por día, precio estimado sobre un mínimo de 6 pasajeros en base doble).

Una experiencia taylor made, como le gusta decir a Ana, ¡que hay que vivir una vez en la vida!

GPS: 

Las tarifas de hotel van desde USD 980 / USD 1200 por noche, dependiendo de la temporada y las experiencias. Todos los huéspedes tienen incluido:

  • Transfer In & Out al aeropuerto
  • Trago y snack de bienvenida 
  • Masaje post travel de 15 minutos
  • Servicio de tina y aromaterapia
  • Desayuno a la carta
  • Cafetera Nespresso en la suite
  • Cava in room con vinos seleccionados (con costo adicional)

Si se hospedan 2 o más noches se incluye:

  • Degustación premium de 4 vinos en la sala de cata del hotel
  • Visita y almuerzo de 6 pasos en Osadía de Crear, el restaurante de bodega Susana Balbo.

Los menús de La VidA inHouse para comensales no huéspedes: 

  • Menú 4 pasos $15.000 sin vino.
  • Mesa del Chef $25.000 con maridaje SBW, o $30.000 con maridaje de otras bodegas
Es periodista especializada en gastronomía. Además de su trabajo en Vinómanos es editora del blog de Wines of Argentina, la institución que promueve el vino argentino en el mundo. Desde 2016 edita libros gastronómicos en Editorial Planeta como (Pan&Plus, de Bruno Gillot y Olivier Hanocq; Viaje al Sabor, de Patricia Courtois y Alhueso!, de Christian Petersen, entre otros). Trabajó en la producción del programa Cocineros Argentinos, tuvo a su cargo la sección “En el Mercado”, de La Nación Revista y realizó todas las investigaciones sobre producto argentino para el ciclo M.E.S.A. de Estación. Le copan los procesos de elaboración de los alimentos y puede pasar horas hablando con productores para entender qué comemos.