Días soleados y noches frescas acompañaron las jornadas de la II edición de la Copa de Bombas y Sour Beers, en Santa Fe, un evento que genera gran interés entre los cerveceros y aficionados porque destaca birras no convencionales que apuntan a un nicho específico de público.

Kriek, saison, grape ale, rauchbier, gose, oud bruin y flanders red, entre otros nombres, son estilos que las cervecerías empiezan a lanzar con más frecuencia al mercado y que suenan cada vez más entre los aficionados curiosos que buscan nuevas experiencias sensoriales.

Las cervezas “bomba” son cervezas con alta graduación alcohólica, versiones dobles, triples, imperial o experimentales de estilos clásicos y modernos. Y por el lado de las sour (ácidas) se incluye una amplia gama de birras fermentadas con levaduras salvajes o bacterias. En ambos casos, pueden ser cervezas maduradas o añejadas en barrica, o no, que se elaboran con técnicas diversas.

A veces, algunas de estas cervezas deben esperar hasta dos o más años para que el maestro cervecero, o blendeador en el caso de las de barrica, considere que están listas para ser disfrutadas. Otra característica que hace especiales y tan atractivas a este grupo de cervezas es que son prácticamente irrepetibles y cada nueva versión del estilo encierra una experiencia diferente.

Copa de Bombas y Sour BeersLas ganadoras de la Copa de Bombas y Sour Beers

Según algunos jueces, y de acuerdo con lo que nosotros pudimos probar, el nivel de birras presentadas en la Copa de Bombas y Sour Beers fue muy bueno y, en el caso de algunos estilos, las evaluaciones no fueron fáciles debido a la alta calidad de las muestras presentadas.

Sin embargo, alguien tiene que ganar y, en este caso, la gran triunfadora de la Copa fue Astor Birra. La cervecería de La Plata regresó a la ciudad de las diagonales con 5 nuevas medallas para su colección: 4 de Oro y 1 de Plata.

Se quedó con el primer puesto en las categorías: “Cervezas añejadas en barrica”, con Aura Austral; “IPAs especiales y de nueva escuela”, con Mundo Trambóliko; “New England IPA”, con M.O.T.A. y en “Cervezas con Brett y salvajes” ganó con Sud-aka, uno de sus productos más representativos.

Con una Saison, Rosalía a contramano, obtuvo el segundo puesto en la categoría “Cervezas belgas fuertes y trapenses”. Astor Birra fue también la cervecería ganadora en la primera edición de la Copa.

Otras cervecerías que obtuvieron medallas fueron: Lumpen, Antares, Bierlife, Deleuze, Klooster, Tropel, Minga (en colaboración con Sebastián González), 372, Sur del Sur, Dinant, Ley Primera, Salmón Birra, Jabalina, Threesome y Nómada.

Copa de Bombas y Sour BeersEntre birras y charlas

Es para celebrar que el calendario de competencias cerveceras tenga entre sus convocatorias una fecha exclusiva para estas birras. Y más aún que en esta edición haya sumado al programa distintas actividades entre las que destacó el I Congreso de Cervezas Bombas y Sour Beers.

El primer día de la Copa de Bombas y Sour Beers, junto a cerveceros y participantes del evento, pudimos visitar diferentes lugares como el Laboratorio Vermont, especializado en la producción de levaduras, la planta de producción de Heineken – CCU y el Proyecto Barricas de Okcidenta, una de las iniciativas más extraordinarias que se están desarrollando en la región y que incluye más de 300 barricas.

Al día siguiente fuimos al I Congreso de Cervezas Bombas & Sour Beers que se realizó en el Museo de la Constitución Nacional, un edificio de estilo vanguardista a la orilla del río. El nivel de expositores fue excelente y despertó mucho interés sobre todo en los cerveceros que están empezando a elaborar este tipo de cervezas y que llegaron desde varias provincias.

Hubo charlas muy interesantes en las que cerveceros y especialistas compartieron conocimientos y experiencias con gran generosidad. Se destacó la exposición de Federico Barberis, de Ragnarök Compañía Cervecera, que abordó con muchos detalles y recomendaciones aspectos fundamentales acerca del uso de barricas en la elaboración de cervezas.

Lo mismo ocurrió con la presentación de Tomás Ávalos, de Salmón Birra, responsable de uno de los proyectos cerveceros más interesante que hay en la actualidad y que no se guardó ningún secreto sobre el uso de ingredientes no convencionales y técnicas de blendeo.

También hubo disertaciones muy específicas como las que estuvieron a cargo de Diego Perrota, de Fermentis by Lesaffe, que habló de microorganismos alternativos para la elaboración de cervezas, o la que brindó Mariano Balbarrey, de Laboratorio Vermont, que se refirió a nutrición y oxigenación para levaduras.

Hubo otras presentaciones muy interesantes, como la del sommelier Ricardo Aparicio que destacó la importancia de contar con paneles de análisis sensorial en las microcervecerías, o la del brasileño Carlo Mioranza, de Alem Bier, una cervecería de la localidad de Flores Da Cunha que se especializa en grape ales y en cervezas elaboradas con mostos de vinos. Alem Bier fue la cervecería ganadora de las competencias brasileñas más importantes en 2021 y 2022.

Copa de Bombas y Sour BeersLa fiesta ácida

Luego de estas dos jornadas intensas que nos permitieron conocer un poco de la ciudad y aprender sobre birras, llegó por fin la hora de la fiesta. 

La ceremonia de premiación que coronó a Astor Birra y la fiesta de cierre de la Copa de Bombas y Sour Beers se realizaron en el El Molino Fábrica Cultural, un antiguo molino harinero convertido en centro cultural.

Un DJ y una banda de jazz funk psicodélico le pusieron mucha onda a un patio de diseño surrealista poblado por gigantescas flores de cemento. Una buena cantidad de público se sumó a la noche ácida que fue inundada por las birras tremendas de Ragnarok, Babylon, Salmón, Okcidenta, Palo & Hueso, Astor, Divague y Deleuze.

Eran 20 canillas de las que brotaban elixires potentes como IPAs Triple, Imperial Porter o Doppelbock, cervezas ácidas históricas como kriek y saison, cervezas ahumadas y NEIPAs extremas. Hubo birras para todos los gustos y sensaciones, en este encuentro creado y organizado por Barberis y Mauro Cuetos, de Babylon Cervecería.

Es Lic. en Comunicación Social por la U.N.L.P. y cervecero. Trabajó alrededor de 15 años como periodista de viajes y turismo colaborando en los principales medios gráficos de Argentina y escribiendo en su propio blog. También colabora escribiendo reseñas literarias para Fundación La Balandra y hace su propia cerveza en San Antonio de Areco.