Un objeto se instala en la vida de las personas cuando convierten su uso en un verbo común: eso es exactamente lo que consiguió Coravin –el dispositivo que te permite servir por copa una botella de vino en tu casa– cuya accionar ya se conoce como coravinear o bien pinchar botellas. Ahí está la medida del éxito de este invento.

El artefacto es simple y a la vez vistoso. Pero en esencia se trata de una aguja muy delgada que puede atravesar el corcho, retirar el vino y luego rellenar la diferencia con un gas inerte, de forma tal que no entre oxígeno y malogre la botella. Así de simple, así de mágico: una botella coravineada y guardada en la cava, asegura el fabricante, se puede conservar hasta diez años sin que cambie el gusto del vino.

Pero así como la aguja y el gas argón forman el corazón de este objeto maravilloso, regalo ideal para un padre wine lover, cada modelo de Coravin ofrece ajustes y características especiales.

Coravin Model Three Dee Sea y Pivot, los nuevos

Destinado a transformar la forma en que consumimos vinos, el Coravin es considerado un game changer en Estados Unidos, ya que hay un antes y un después de su invención. Algo que cambia las reglas acerca de cómo se toma el vino, sobre todo esos buenos vinos que más nos gustan.

En estas últimas semanas Coravin presentó dos nuevos modelos: Coravin Model Three Dee Sea y Pivot

Empecemos por el modelo Coravin Model Three Dee Sea. De un azul hipnotizante, a diferencia de los anteriores dispositivos tiene un sistema de pinzas nuevas a las que Coravin llama “inteligentes” (Smart Clamps). Ellas permiten instalar el Coravin en el pico de la botella y dejarlo listo para servir en un solo movimiento, simplificando toda la operación. 

Coravin Model Three Dee Sea
El método Coravin se trata de una aguja muy delgada que puede atravesar el corcho, retirar el vino y luego rellenar la diferencia con un gas inerte, de forma tal que no entre oxígeno y malogre la botella.

Pero lo más interesante del Coravin Model Three Dee Sea es el combo que incluye un aireador, un tapón para la botella con tapa a rosca –sí, claro, con el ascenso de la tapa a rosca también hace falta una solución para las botellas abiertas– y 4 cápsulas de argón, todo a un precio muy atractivo.

El Pivot es el hermano menor de la familia Coravin. A diferencia de todos los demás modelos, en este caso es preciso abrir la botella y se reemplaza el corcho por un tapón especial. Pivot se inserta en este tapón en el momento de servir el vino y se retira una vez que decidimos no tomar más. 

El vino que quede en la botella puede durar hasta un mes, una diferencia importante si tenemos en cuenta que con cualquiera de los modelos de Coravin en los que no se quita el corcho, un vino puede durar hasta 10 años. Para servir el vino con el Pivot es preciso mantener apretado un botón, lo que hace que la operación de servir sea extremadamente sencilla.

El Pivot es ideal para bares, restaurantes, y para aquellos vinos que abrimos en casa y queremos que nos duren varios días. Three Deep Sea, en cambio, es para el hogar de un bebedor avezado.

El importador de Coravin a la Argentina no duda de su experiencia. Alex Perelma dice: “Acabo de abrir una botella de las varias que había pinchado con mi primer Coravin, hace casi tres años, y el vino estaba intacto. Son muchas las botellas que tengo pinchadas en mi cava, pero nunca había abierto una pinchada hace tanto tiempo”, se asombra.

Coravin Model Three Dee Sea
Una botella que utiliza un Coravin y guardada en la cava, asegura el fabricante, se puede conservar hasta diez años sin que cambie el gusto del vino.

Respecto al modelo Pivot, cuenta: “Hice la prueba tomando un vino cada 7 días para probar si veía alguna variación, y al llegar a la semana 4, o sea 28 días, estaba perfecto. Decidí dejar un poco para probarlo el día 35, y todavía el tinto estaba como el primer día. La botella la guardé todos los días parada en la puerta de la heladera; algo muy distinto a lo que hago con los otros vinos pinchados, que van a la cava y acostados”.

Si ya tenés un Coravin, la aguja para vinos viejos puede ser un objeto necesario. Sino, cualquier modelo de Coravin es perfecto para jugar con las botellas, descubrir sus sabores y tener siempre a mano la oportunidad de volver a probarlas más adelante.

Y si te gusta el vino o tenés un padre amante de las buenas copas, Coravin puede ser justo lo que necesitás para cambiar de nivel tu experiencia, o regalarle a él un upgrade.