Trabajan con estilos nuevos y variedades no tradicionales. Y en 2020 les tocó hacerlo en un contexto inédito de pandemia y cuarentena. Con toda esa audacia como respaldo, la Liga de Enólogos comenzó este año con tres etiquetas que buscan sorprender a los nuevos amigos del vino y a los que acompañan a la bodega desde sus inicios, en 2016.

“Somos enólogos, somos jóvenes y tenemos un deseo: cambiar la forma en la que se crea y se disfruta el vino” dice el Manifiesto de La Liga de Enólogos que con su experiencia y tarea cotidiana representan a Mendoza, San Juan y Salta y actualmente venden un millón de botellas al año.

liga de enólogos
Las tres etiquetas que co crearon los profesionales de la Liga de enólogos en 2020.

Liga de enólogos, nuevos lanzamientos

Tras el éxito de El Bautismo, la línea de vinos con la que La Liga de Enólogos comenzó su proyecto conjunto, durante el 2020 co-crearon tres nuevos cortes. En primer lugar, un Blend de Garnacha Tintorera y Syrah, La Gran Nacha, inspirado en la fortaleza que caracteriza a la Garnacha, capaz de hacer frente a climas y suelos adversos. 

La Gran Nacha es capaz de enfrentarse a cualquier adversidad y salir mejorada. El color violáceo de su interior distingue a sus cepas, brindando un vino intenso y brillante, con aromas a flores silvestres y frutas maduras.

liga de enólogos
Violáceo, intenso y brillante, con aromas a flores silvestres y frutas maduras.

En segundo término, lanzaron un Blend blanco de Semillón y Chenin, El Regreso, que reivindica variedades que habían sido olvidadas en un vino que tiene un color delicado con matices luminosos. 

El Regreso ofrece una inigualable expresividad, con perfumes simples y naturales que despliegan aromas a gloria: el olvido puede ser vencido.

liga de enólogos
Expresivo, con perfumes simples y naturales que despliegan aromas a gloria.

Y finalmente, presentaron El Que Ríe Último Ríe Mejor, en el cual la protagonista es el Cordisco, toda una novedad que merece párrafo aparte porque se trata de un blend bien acompañado de uvas de Tannat y porque es el primer vino de guarda de la bodega.

Tras seis meses de contacto con madera, logra colores intensos, aromas profundos y sabores distinguidos, y se roba lo mejor que puede dar un vino: una sonrisa.

liga de enólogos
Seis meses en contacto con madera, colores intensos, aromas profundos y sabores distinguidos.

Los miembros de esta liga creadora de que se traducen en vinos son Carolina Cristofani y Emile Chaumont (desde Salta), Tomás Bustos, Juan Ignacio Arnulphi y Fernando Sirerol Herrera (desde San Juan), y Alejandra Riofrío y Victoria Flores, desde Mendoza.

Para saber más de este nuevo lanzamiento de La Liga de Enólogos, seguilos en sus redes:

Instagram: @laligadenologos

Facebook: La Liga de Enólogos

Y para más información, ingresá a: http://www.laligadeenologos.com.ar/