Antes de hablar de Bord För En nos preguntamos ¿qué será de los restaurantes y cuál el futuro de la comida en el mundo tras la aparición del (por ahora) incontrolable e impredecible Covid-19?

“Singular”, parece ser la respuesta que brinda la pareja sueca compuesta por Linda Karlsson y el chef Rasmus Persson, quienes en mayo pasado abrieron un restaurante de una sola mesa y para una sola persona en el condado de Värmland, al toque del centro-oeste de Suecia. 

Bord för En
Bord för En significa “mesa para uno” en sueco. Está en medio de un prado, no tiene mozas ni mozos y sirven un menú vegetariano a través de un sistema de poleas desde la cocina.

Si querés salir a comer a un restaurante solo, está un poco mal visto, ¿no? La gente te mira como si fueras una especie de perdedor, como si estuvieras en una cita y te hubieran plantado”, explicó Persson a CNN. “Pero para nosotros, el mero acto de comer es… una experiencia increíble“, se extasía.

Situado en medio de un prado, Bord för En (que literalmente significa “mesa para uno”), además de ubicar su mesa al aire libre, tiene otra particularidad: no tiene mozas ni mozos. En su lugar, una comida vegetariana de tres platos + bebidas se entregará en la mesa individual a través de una canasta que gracias a un sistema de poleas va y viene por una soga que parte de la ventana de la cocina de la pareja (!).

Y debido a que “nadie en su sano juicio abre un restaurante de un solo cubierto con la ambición de ganar dinero”, razona Karlsson, el precio de la experiencia –y aquí viene otra particularidad, como si a este espacio le hicieran falta– seguirá el modelo “pagá lo que puedas” (!). 

Bord för En
Linda Karlsson y el chef Rasmus Persson son los propietarios de Bord för En, quienes abrieron en mayo 2020 para ofrecer una experiencia gastronómica aún en plena pandemia para quien lo necesite.

Persson describe así el espíritu solidario que animó a esta decisión: “Decidimos rendir homenaje al hecho de que muchas personas se enfrentan a enormes obstáculos en este momento. Muchos han perdido sus trabajos, o a sus seres queridos…”, señala el chef.

Bord För En: la carta

Si se están preguntando cómo es la experiencia de almorzar o cenar en este peculiar y espacio, por ahora solo se ofrece un menú en Bord för En.

Quienes tengan la suerte de obtener la única reserva por día (para el desayuno, almuerzo o cena, a elección) disfrutarán de una entrada de Råraka, un hashbrown al estilo sueco con caviar de algas, smetana (crema agria) y acedera (una planta de hojas verdes); luego es el turno del Black & Yellow, plato principal que incluye croquetas de maíz dulce, puré de jengibre y zanahoria amarilla, manteca de avellanas y ceniza de la hierba india conocida como raíz de serpiente; para finalizar, un postre llamado Last Days of Summer cuya receta incluye arándanos al gin, suero de leche helado y azúcar violeta elaborado con las remolachas de la cosecha propia de la pareja. 

Bord för En
Black & Yellow, plato principal que incluye croquetas de maíz dulce, puré de jengibre y zanahoria amarilla, manteca de avellanas y ceniza de la hierba india conocida como raíz de serpiente, uno de los platos del menú.

“El menú se cambiará tan pronto como el chef se canse… o cuando hayamos recogido todos los arándanos en el condado de Värmland”, dice Karlsson. Joel Söderbäck, fundador de varios famosos bares en Estocolmo y nativo de Värmland, seleccionó las combinaciones de bebidas, que incluirán un cóctel sin alcohol hecho con productos locales y estacionales como flor de saúco y frutillas, y Seedlip, curiosa y reciente bebida inglesa a base de hierbas, frutas y legumbres que se publicita como “el primer destilado sin alcohol”.

Bord för En
Last Days of Summer es el postre que viene con arándanos al gin, suero de leche helado y azúcar violeta elaborado con las remolachas de la cosecha propia de la pareja.

Vacaciones 

Menú veggie, aire puro, tranquilidad, ambiente bucólico. Este tipo de pensamiento innovador no está fuera de lugar para los residentes de la pequeña ciudad rural de Ransäter (una población de solo 114 habitantes), donde viven Karlsson y Persson.

Hace años, la ciudad enfrentó un desempleo masivo y el consiguiente éxodo tras la reubicación de una fábrica de acero. “Los que se quedaron, sin embargo, se las arreglaron como siempre lo ha hecho esta parte de Suecia: con buen humor, cabezas duras y un gran tazón de creatividad”, dice Karlsson. 

La apertura de Bord för En es el resultado del pensamiento creativo de la pareja hacia un concepto de restaurante posterior a la pandemia del Covid-19, y han elaborado detalles estrictos para la experiencia; los huéspedes seguirán las instrucciones desde la parada del ómnibus hasta la mesa, por lo que no habrá interacción social; la mesa y las sillas se desinfectarán seis horas después de que se vaya el comensal; todos los platos se lavarán dos veces.

Bord för En
En Bord för En se siguen estrictos protocolos de seguridad con el Covid 19.

La pareja planea abrir más experiencias gastronómicas “solistas”, es decir que incluyan a una sola persona, incluso después de que la amenaza del coronavirus haya disminuido. “Para nosotros, este es el concepto ideal para comer”, dice Linda. “Sin distracciones sociales que te aparten del sabor, solamente vos y tu comida”.

Hace apenas tres meses, esto podría haber sonado como un ardid publicitario o un bizarro experimento social. Sin embargo, casi un año después del inicio de la pandemia de COVID-19, cuando tanta gente ha vivido encerrada tanto tiempo, la atmósfera idílica de Bord För En, con su mesa en el campo rodeada de aire nórdico fresco y un silencio maravilloso, además de una comida gourmet suena como unas verdaderas vacaciones culinarias.

Más info en https://en.bordforen.com/