El Día Mundial del Veganismo se celebra el 1 de noviembre y aprovechamos para profundizar de qué se trata esta movida que cada vez tiene más seguidores.

Los tiempos están cambiando, cantaba Bob Dylan. Y sí, su época fue difícil. Pero hoy no nos quedamos atrás, eh. El covid hizo que todos y todas nos replanteemos muchas cosas. Entre ellas, nuestros consumos, hábitos y maneras de vincularnos.

La irrupción de un virus de origen (tal vez) animal y sus consecuencias reavivaron el debate sobre cómo nos alimentamos. Por eso, en los últimos meses, el concepto de veganismo apareció con fuerza en las pantallas. Pero ¿qué significa ser vegano? Ya sé: seguro pensás en una persona que vive a ensalada. Bueno, olvidate: el término implica una concepción del mundo más amplia, basada en la no explotación de la fauna comestible.

“Vegan” es una palabra formada por las primeras tres letras y las últimas dos de “vegetarian”. Fue acuñada en 1944 por Donald Watson, creador de la “Vegan Society”, piedra angular de un movimiento que crece y crece, como planta con riego y sol.

En vísperas de celebrar el Día Mundial del Veganismo, te contamos de qué se trata a través de distintos enfoques: gastronomía, arte y activismo. Bienvenidos al tren que se mueve sin tracción a sangre.

Día Mundial del Veganismo
El Día Mundial del Veganismo celebra esta filosofía desde la gastronomía, el arte y el activismo.

Día Mundial del Veganismo: el punto de partida

“Lo que tiene el veganismo es que va mucho más allá de lo que comemos. Yo siempre digo que empieza por el plato, que es la decisión más clara para no ser parte del maltrato animal: la comida. Es un disparador de todo este fenómeno”, cuenta a Vinómanos Mariela Raffaelli. Junto a sus hermanas, Lorena y Sabrina, comanda “Hola Vegan“, un proyecto culinario que empezó como un blog de recetas, y hoy tiene más de 140 mil seguidores en las redes y dos libros publicados. Es parte de un boom verde que gana fuerza ante las hornallas.

Se hacen llamar “Las veganas hermanas“. Lorena, la mayor, fue quien tomó la iniciativa en 2014. Como un efecto dominó la siguieron Mariela, la del medio, y Sabrina, la menor. Desde entonces, nada fue lo mismo: “Cuando te hacés vegana, se te abre el universo. Parece que es al revés, pero no. Por ejemplo, te aparecen 850 maneras de reemplazar el huevo; descubrís otros ingredientes y combinaciones”.

Raffaelli cuenta que para que el cambio no sea muy abrupto, hay que jugar con cartas conocidas. De ahí que muchas de sus preparaciones imiten a platos tradicionales. “Te dan ganas de comer lo que reconocés; los olores y los sabores son parte de la memoria. Te preguntás cómo hacés, por ejemplo, un bizcochito sin grasa animal. Ahí empezamos con estas investigaciones de hacer recetas que conocíamos pero en versión vegetal”.

Día Mundial del Veganismo
Las Veganas Hermanas juegan con cartas conocidas, por eso muchas de sus preparaciones imitan a platos tradicionales.

¿Dato curioso? Las hermanas Raffaelli son nietas de un carnicero. “Ponemos mucho humor en lo que hacemos. No hay que tomarse las cosas a la tremenda, nosotras estuvimos mucho tiempo del otro lado. No creemos en entrar con los tapones de punta. Por lo menos no es nuestra intención. Igual, creo que todo es válido: las tres somos veganas gracias a activistas que van con los tapones de punta”, amplía.

Y cierra: “Se puede comer lo mismo pero en versión vegana y los sabores están buenísimos. Nuestro público es más ‘gordi vegan’ porque le encanta el chocolate y el queso derretido, y a nosotras también nos encanta hacerlo. Lo que pega es que no somos cocineras profesionales. De hecho hacemos los platos, las fotos, todo. El saber que alguien como vos lo puede hacer, te incentiva más. No necesitás el ingrediente súper complicado y todos los utensilios de cocina habidos y por haber”.

Helado… ¿puedo comer?

Alexandra Caldarelli proviene de una familia de heladeros de Uruguay. En 2016 creó el Vegalatto, un tipo de postre elaborado a base de leche de almendras, coco y cajú, que se fabrica sin proteína de leche, lactosa ni gluten. Actualmente hay más de 50 sabores. “La aceptación del público fue notable. Lo que nosotros elaboramos es helado y es el trabajo al que nos hemos dedicamos en estos casi cinco años. Mi estándar de helado era el que hacían la nona y mi mama. No me permito alejarme de esas sensaciones, tanto de sabor como de olor y vista. Hemos realizado los llamados focus group donde le hemos dado a probar a más de 40 personas a la vez y ni siquiera uno pudo lograr adivinar que eran veganos”, dice Caldarelli.

Día Mundial del Veganismo
Vegalatto propone helados con leche de almendras, coco y cajú sin lactosa ni gluten. Cuentan con más de 50 sabores.

Con respecto al origen, cuenta que surgió de la necesidad, ya que, más allá del público vegano, existe un sector específico que no puede comer productos derivados de animales: “Cada día hay más información sobre lo que realmente sucede detrás de un litro de leche. ¡Y ese es nuestro desafío también! Fue uno de los detonadores fundamentales también para tomar la decisión de cambiar a ser 100% veganos”.

“El sufrimiento animal es algo que sucede. Pocos lo ven porque nuestra cultura ganadera grita fuerte en el otro sentido. Es un desafío grande hacer que los demás tomen conciencia y haya un impacto. En las heladerías hoy muchas en sus vitrinas ya tienen esta opción, y eso muy notable. Es algo que hace un par de años ni siquiera se mencionaba”, sentencia Caldarelli, que el jueves participará, junto a otros maestros del rubro, del ciclo virtual “Heladeros del mundo en América” bajo la consigna “Preparándonos para un verano distinto”.

Arte para liberarte

Voicot es un movimiento artístico que lucha por la liberación animal. Nació hace siete años bajo la premisa de “mostrarle a la gente qué hay detrás de un pedazo de carne”. Desde entonces, sus afiches e intervenciones son parte del paisaje urbano. Malena Blanco, publicista y una de sus fundadoras –el otro es Federico Callegari–, dice: “Usamos las herramientas de la comunicación pero, en vez de vender productos, comunicamos los derechos de los animales. Tenemos mente de publicistas”. 

Blanco y Callegari empezaron con una fundación para perros y gatos. Rápidamente notaron que el problema era cultural, y que no había distinción entre los animales domésticos y los que se destinaban al consumo: “Atrás de los perros y de los gatos estaban los cerdos, las vacas, las gallinas. Entendimos que teníamos que ampliar nuestro circulo de compasión y la fundación dejó de ser de perros y gatos y fue Voicot”.

Día Mundial del Veganismo
Voicot es un movimiento artístico que lucha por la liberación animal.

A través de la generación de contenido propio y abierto, para que lo pueda descargar quien quiera, Voicot apuesta a que “cada uno tome una postura activa ante la gran masacre de la que somos parte como sociedad”. “Entendimos que éramos muy poquitos y no íbamos a cambiar lo que queríamos modificar. Por eso hicimos ‘Difusión V’, que son grupos de pegatinas y afiches. Salen a la calle a afichar y difundir el mensaje antiespecista. Hay como 50 de esos grupos en el mundo”, destaca Blanco.  

¿Qué hay detrás de la acción concreta? Blanco aclara: “La ganadería contamina más que todos los medios de transporte del mundo. Si sos ambientalista, te tenés que cuestionar eso. Con la difusión, esa información empieza a llegar a la gente y nos damos cuenta de que lo que comemos está completamente relacionado con todos los males del mundo: los incendios, la deforestación, la expansión de la frontera agropecuaria, la soja, Monsanto, el veneno de la Tierra”.

Por último, analiza: “Creo que el movimiento está creciendo. Las redes sociales hicieron un gran favor. Es simplemente entender que el tema de los derechos de los demás animales traspasa todos los demás temas. La pandemia y cómo estamos es por la forma en que tratamos al mundo y por comer animales”.

Medioambiente

César Guerzoni es activista en Acción Animal Argentina, un colectivo que defiende el medioambiente y los derechos de los animales. Si bien el eje de la agrupación no es el veganismo, Guerzoni sí lo practica, y no concibe la figura de un ambientalista que no lo haga. “Soy vegano desde hace poco, tengo 45 años. Siempre me consideré ambientalista, tratando de comer carne lo menos posible. Hace varios años que no como ningún producto animal. Fue una transición que llevó mucho, pero que arranqué de chico”, comenta a Vinómanos.

En julio del año pasado, Acción Animal realizó una protesta en la Exposición Rural de Palermo que todos vimos. César afirma: “En los últimos años, el movimiento ambientalista se fortaleció mucho en Argentina, pero no por activistas que hayan surgido. Lo que hace fuerte al ambientalismo es que, hoy día, casi todas las personas tienen conciencia ambiental. Pueden cumplir o no cumplir, pero que ya tienen algo de conciencia, la tienen. Hace unos años no pasaba”.

“Estamos cambiando políticas públicas para que todo cambie” es uno de los eslóganes de la agrupación, que reivindica la política como método de transformación. Acerca de este punto, explica que no hacen acciones tan sociales, sino que brindan “actividades que provoquen cambios en políticas públicas. Hay muchos activistas que militan en partidos políticos y que tienen cargos, es transversal”.

Derechos de los animales, ecologismo, medio ambiente, son algunos de los tópicos que se repiten frente al próximo festejo del Día Mundial del Veganismo, pero ¿es todo lo mismo? Guerzoni echa luz: “Yo milité en una organización donde se luchaba contra la megaminería. En Argentina, la megaminería contamina entre el 3 y el 4% del agua dulce de arroyos. No lo entiendo: la agroganadería contamina en Argentina más del 54% del agua. Si no quieren contaminar el agua, dejen de comer carne y van a contribuir a que se reduzca ese 54%. Y ya automáticamente te decían ‘no, vos sos fanático’. Si es así, ¿qué problema hay? Un problema sería ser fanático de tirarles piedras a los autos”.

Si estás por dar el salto, o simplemente querés conocer en carne (SIC) propia de qué va todo esto, impulsate y sacá tus conclusiones. Hay un mundo por descubrir. Y nada mejor que hacerlo desde la experiencia personal. Mientras tanto, este domingo celebramos el Día Mundial del Veganismo.