Definitivamente, es un postre de abuela, de esas mujeres que siempre sacaban de la galera (del batón, en este caso) una cuota de dulzor para los voraces paladares infantiles de la casa. En el caso de la receta de arroz con leche clásico, los ingredientes están en cualquier casa, pero el secreto radica en que es un postre de anticipación.

La parte positiva de la cuarentena es que a la fuerza nos da más lugar para cocinar y planificar. Pero darse este gusto tras una comida no demanda horas sudando la gota gorda entre los fuegos. Solo requiere encontrar en la alacena un paquete de este cereal y controlar su preparación como si fuera un risotto. En definitiva, necesitamos un rato de amor en la cocina: no por nada cuando recordamos a nuestra abuela la vemos ahí.

Receta arroz con leche clásico

Receta de Arroz con leche clásica

Qué necesitás para la receta de arroz con leche clásico

Ingredientes para el arroz con leche

  • 200 g de arroz doble carolina, arborio o carnaroli.
  • 1 l y ½ de leche.
  • 200 g de azúcar.
  • Cáscara de limón, c/n.
  • Canela en polvo, c/n.

Cómo hacer un arroz con leche clásico paso a paso de forma fácil

El primer secreto es dejar en remojo el arroz en la leche al menos un par de horas. Después, llevarlo al fuego bien bajo con la olla tapada. Cuando esté a punto de hervir agregá el azúcar y la cascara de limón y revolvé para integrar todo.

Ahora, la idea es que comience a evaporar la leche pero que el arroz quede al dente sin que se pegue, así que cuanto más revuelvas, mejor. Te va a llevar una media hora o más, depende un poco de la olla que uses.

Cuando veas que hay poco líquido, apagá el fuego y seguí revolviendo con ganas un poco más y ese va a ser el secreto de la cremosidad. Después sacale las cáscaras de limón, servilo en recipientes individuales y llevalo a la heladera una hora. Antes de servirlo, espolvorealo con un touch de canela.

El arroz con leche es una de las recetas más cosmopolitas. Si bien tiene su origen en Asia, casi todos los países poseen su propia versión con sus agregados locales que van desde pasas de uva, azafrán, cardamomo, oporto, hasta yemas de huevo y manteca.

Con vino
¿Se puede hacer arroz con leche… y vino?
Yeah. Fijate acá cómo lo hacen con un espumoso.

Receta de Arroz Con Leche Clásico - Conocé la mejor receta de arroz con leche clásico
Receta de arroz con leche clásico, el postre para hacer con lo que tenés a mano 1

La receta de arroz con leche clásico es la prueba viviente de que para terminar una buena comida con algo dulce se precisa poco y nada.

Tipo: postre

Cocina: internacional

Palabras claves: arroz, leche, postre, cremoso, canela

Rendimiento de la receta: 6

Calorías: 450

Tiempo de preparación: PT2H15M

Tiempo de cocinado: PT0H45M

Tiempo total: PT3H00M

Ingredientes de la receta:

  • 200 g de arroz doble carolina, arborio o carnaroli.
  • 1 l y ½ de leche.
  • 200 g de azúcar.
  • Cáscara de limón, c/n.
  • Canela en polvo, c/n.

Instrucciones de la receta: El primer secreto es dejar en remojo el arroz en la leche al menos un par de horas. Después, llevarlo al fuego bien bajo con la olla tapada. Cuando esté a punto de hervir agregá el azúcar y la cascara de limón y revolvé para integrar todo. Ahora, la idea es que comience a evaporar la leche pero que el arroz quede al dente sin que se pegue, así que cuanto más revuelvas, mejor. Te va a llevar una media hora o más, depende un poco de la olla que uses. Cuando veas que hay poco líquido, apagá el fuego y seguí revolviendo con ganas un poco más y ese va a ser el secreto de la cremosidad. Después sacale las cáscaras de limón, servilo en recipientes individuales y llevalo a la heladera una hora. Antes de servirlo, espolvorealo con un touch de canela. El arroz con leche es una de las recetas más cosmopolitas. Si bien tiene su origen en Asia, casi todos los países poseen su propia versión con sus agregados locales que van desde pasas de uva, azafrán, cardamomo, oporto, hasta yemas de huevo y manteca.

Puntuación del editor:
5
Emiliano Rodriguez Egaña
Es el mejor cocinero del mundo para los que tenemos el gusto de sentarnos a su mesa. Capaz de cruzar la ciudad por unas ostras o de sudar la gota gorda frente a un caldero durante horas, para el resto de los mortales es un estratega de la comunicación digital, el marketing de contenidos y otros tantos menesteres. Trabaja desde hace más de 12 años en medios digitales. Es el responsable de que no fallen los códigos de Vinómanos (plataforma que fundó en 2013), donde también escribe sobre su pasión culinaria.