5 (100%) 2 votos

La primavera tiene más motivos para seguir expresando su alegría con la presentación en nuestro mercado de Veuve Clicquot Vintage Brut y Rosé 2008. Ahora bien, ¿de qué estamos hablando exactamente cuando hablamos de los vintage?

Recordemos brevemente la historia de esta Veuve Clicqout para entenderlo: fundada en 1772, esta casa es hoy una de las más prestigiosas Maisons de Champagne, y cada uno de sus productos es sinónimo de la mejor calidad. El concepto de Vintage comenzó con la naturaleza excepcional de la cosecha de 1810, lo que llevó a la dama Barbe-Nicole Ponsardin –más conocida como Madame Clicquot– a crear una mezcla compuesta exclusivamente de los vinos del año. Una vez más, su audacia triunfó: con apenas 30 años, desarrolló la primera cosecha conocida en Champagne. Desde entonces, cada cosecha ha sido la expresión de una cosecha excepcional y el reflejo del clima y el clima del año.

En el momento, el vino fue enviado sin etiquetas. Madame Clicquot, con su espíritu visionario, ató una cinta amarilla alrededor del cuello de las botellas consideradas vintage para distinguirlas de los otros vinos. La “cinta amarilla” que ella mencionó en su correspondencia todavía adorna las botellas de Veuve Clicquot Vintages, como homenaje su creadora, una auténtica visionaria responsable de los valores fundamentales que han dotado a la Maison de su singular identidad. En 1818 fue la responsable de crear el primer champagne rosé por assemblage, recreando por completo el proceso del champagne rosé.

Veuve Clicquot Vintage 2008
Volviendo a los vinos que ahora llegan a la Argentina, la firma francesa traerá su cosecha Vintage 2008 Brut y Rosé, que refleja el tiempo y el clima del año de su cosecha. En aquel año las vendimias, agrupadas en la región de Champagne, tuvieron lugar entre mediados de septiembre y principios de octubre en un clima perfecto que dotó a esta añada de una calidad excepcional, con gran potencial de envejecimiento. Por tal motivo, se decidió que la cosecha 2008 fuera declarada Veuve Clicquot Vintage, resultando además el primer Vintage creado por el Chef de Cave Dominique Demarville, quien visitó Argentina en mayo del año pasado.

La novedad en esta cosecha 2008 es que el 5% de los vinos se elaboraron y envejecieron en barricas de madera procedentes de los bosques del centro de Francia, de Allier y los Vosgos, con el objetivo de aumentar la complejidad y riqueza aromática de sus Vintages.

Estos vinos envejecidos en barrica constituyen las especias del assemblage, aportando aromas ligeros de madera, vainilla y tostados. Al igual que con cada champagne de la firma, el Pinot Noir domina, lo que representa el 61% del blend. Básicamente proviene del sur de la Montagne de Reims y del Valle de la Marne, con los siguientes Grands y Premiers Crus: Ambonnay, Bouzy, Tauxières, Avenay y Aÿ. La vertiente norte de la Montagne de Reims también está presente: Verzy, Verzenay y Ludes. El Chardonnay proviene de la Côte des Blancs (Le Mesnil-sur-Oger, Oger, Vertus) y representa el 34%. El Meunier, de la Montagne de Reims (Ludes) y la Vallée de la Marne (Dizy), completa la mezcla al 5%.

La composición del blend es la misma tanto para el Brut como para el Rosé. El Vintage 2008 Rosé tiene un agregado de vino Pinot Noir de Bouzy, un famoso tinto de la zona de Champagne que constituye el 14% del blend final. Ambas etiquetas tienen un potencial de guarda que se extiende hasta 2030.

Sabores de la Champagne
Veuve Clicquot Vintage 2008 es  vino espumoso posee un brillante color dorado claro que se ilumina en el delicado tumulto de finas burbujas que produce su persistente efervescencia. La nariz es fresca, refinada y elegante. Las fragancias de cítricos y frutas maduras (melocotón, albaricoque) aparecen primero, para luego enriquecerse con delicadas notas cálidas de pastelería (almendras, tarta de ciruela), en una sutil alianza de frescura y fuerza.

En el paladar, el ataque franco, vivo y puro se mueve hacia un paladar estructurado, delicadamente cincelado a partir de la mineralidad del terroir calcáreo de Champagne. La generosidad de la fruta del Pinot Noir concuerda armoniosamente con la frescura de los aromas de fruta cítrica ligeramente confitados (limón), embellecidos en el acabado con delicados toques de almendra tostada y fruta seca (albaricoque). Vintage 2008 es la combinación perfecta de fuerza y frescura, y posee un final increíblemente largo. Un gran vino para la gastronomía. En cuanto a su maridaje, es ideal para acompañar platos con pescado y frutos de mar, como vieiras, cangrejos y peces blancos, como asimismo carnes blancas y hongos.

NOTAS DE CATA VEUVE CLICQUOT VINTAGE 2008 ROSÉ. Las notas del Vintage 2008 Rosé hablan de su color rosado brillante con ligeros reflejos cobrizos y sutiles burbujas. En nariz es fresco, refinado y elegante, las fragancias de cítricos y las frutas de hueso maduras aparecen primero, combinándose después con delicadas y cálidas notas de dulce. El paladar refleja la frutosidad del Pinot Noir en un aroma perfecto que revela frutos rojos (guindas) combinados con los delicados cítricos de Chardonnay. Estos vinos envejecidos en barrica aportan notas especiadas de canela y vainilla. En cuanto a su maridaje, es ideal para acompañar platos con pescado, carnes blancas y carnes rojas.

Ya disponible desde septiembre en las mejores vinotecas y restaurantes del país, la botella de Vintage Brut 2008 rondará los $6400 y el Vintage Rosé 2008, los $7100.