Monkey Shoulder, aseguran desde la marca, tiene las credenciales de un gran whisky de malta pero la versatilidad de una legendaria base para cocteles, con un sabor accesible tanto para aficionados a esta bebida como para los no tomadores.

Su calidad viene de la combinación de tres single malts de Speyside, combinados en lotes pequeños, creando un sabor suave y versátil, con aromas frutales y notas suaves de vainilla, haciéndolo perfecto para mezclarse con otros ingredientes. Cada whisky se madura en barricas americanas/ex-bourbon para añadir un suave sabor a vainilla al cuerpo del líquido.

Es un whisky que busca salirse de lo lo tradicional y alcanzar a una nueva generación de consumidores que disfrutan de la coctelería. Su Master Blender creó una bebida con todo lo que tiene que tener un whisky single malt pero haciéndolo accesible para ponerlo en el centro de la revolución de la coctelería.

La idea es que pueda servirse tanto con hielo como mezclado en un cóctel fresco y afrutado. Existen infinidad de tragos con base de whisky, desde el clásico Old Fashioned hasta un moderno Penicilin. Es una bebida que se ha ganado su lugar en los shakers de los mejores bartenders del mundo.

Los tragos de Monkey Shoulder se pueden encontrar en las siguientes barras:
–        Florería Atlántico
–        Uptown
–        Nicky Harrison
–        878
–        Faena Hotel
–        Doppelganger
–        Pony Line Bar

¿Qué estás esperando para probarlo?