Hace años que los argentinos no esperamos con tanta ansiedad este cambio de estación. A pesar de su invierno helado, no muy decidido a retirarse, el 2016 promete a partir del 21 de septiembre días soleados y agradables para disfrutar del aire libre. Por esto mismo, la primavera inaugura la temporada de asados de punta a punta del país. Y cualquier lugar parece ideal: terraza, un campo, el quincho del county o el balcón. Ya sea con leña o carbón, las selfies al pie de la parrilla comenzarán a poblar los time line de Twitter, Facebook e Instagram, dando lugar al trending topic más sabroso: #asado.

Con roles bien asignados, en todo grupo familiar o de amigos cada uno ya sabe de qué ocuparse, si del pan, las ensaladas, la picada o la carne. Ahora si tu misión es elegir con qué vinos se llenarán las copas, prestá atención al siguiente listado para dejar a todos felices y que no sea el asador el único en ganarse los aplausos.

Tracia Torrontés (2015, $60). Nunca un asado arranca puntual, menos si es con invitados. Por lo tanto siempre hay que tener un plan para la previa. Mientras el asador se ocupa del fuego y alguien de la picada, nada como un blanco fresco de aperitivo junto a quesos y fiambres. El Torrontés ha demostrado ser ideal a la hora de la picada y por eso gana adeptos, incluso con un poco de hielo cuando el calor de las brasas acorrala al asador.

Argento Rosé (2015, $100). Con los primeros fuegos y mientras la picada se acaba es momento de las achuras, una exquisitez argenta generalmente acompañada por tintos pero que encuentra mejor armonía con un rosado. Aunque pueda parecer un sacrilegio damos fe de que nadie se queja y cada día son más los que lo aplican en casa para sorprender a sus invitados.

Portillo Malbec (2015, $90). La convocatoria fue todo un éxito. Es más, varios de los confirmados van acompañados. A no desesperarse, aún quedan vinos por debajo de los $100 para disfrutar de a muchos a pura carcajada. Tal vez no sea de los primeros que te vienen a la cabeza y por eso te pasamos el dato. Es un vino que encontrás en el súper y en el chino, ¿qué más podés pedir?

Finca La Linda Malbec (2015, $150). ¿Uno de los últimos en confirmar preguntó qué lleva? Para hacérsela fácil y que no se pierda las achuras, mandalo a buscar algunas botellas de este clásico. Siempre gusta por precio y sabor. Más de uno va a agradecer su demora.

Finca La Colonia Cabernet Sauvignon (2015, $110). A la hora de la mesa, cuando salen los cortes principales, no puede faltarle a nadie el vino y esta etiqueta calza ideal para el momento. Uno bueno, bonito y barato, fácil de conseguir y de pagar, que le gusta al que ya lo conoce, mientras que sorprende al desprevenido que le hecha el ojo a la etiqueta. Eso sí, tener siempre un par de botellas a mano porque vuela.

Acordeón Malbec (2014, $130). Si se trata de una mesa de asadores fundamentalistas no podrá faltar el Malbec, pero si son muchos hay que prestarle atención al precio. Esta etiqueta de Finca Ferrer resuelve la cuestión con uno de sus hits  por precio-calidad. Llena copas que se vacían fácil. Por su ligereza es bueno para carnes vacunas y de cerdo, así como también para la charla posterior.

Mil Piedras Sangiovese (2015, $160). La versatilidad es de esos atributos que se valoran en un vino. Este Sangiovese ha pasado tranquilo la prueba del asado, el cerdo, el cordero y hasta el pollo a la parrilla. Es uno de esos que se hacen valer por mucho más que su precio y sirven para cualquier ocasión.

Amalaya Gran Corte (2012, $180). Cuando el plan es un asado para pocos siempre es bueno terminar con una sobremesa larga acompañada de un vino para sorprender. Este blend de altura justamente lo que asegura es llamar la atención sin necesariamente desembolsar un dineral. Original y sabroso, para muchos es de esos que los expertos de la mesa valoran y hasta apuntan para luego fascinar a los suyos.

Alejandro Iglesias
Es sommelier y un consumado buscador de tesoros. Capaz de degustar cientos de vinos y de recordar del primero al último con la precisión y la agudeza de un entomólogo, conoce como nadie esos rincones del mercado a los que todos quieren llegar. Por eso elige los vinos del Club Bonvivir. Por eso escribe en Vinómanos (plataforma que fundó en 2013) sobre sus hallazgos o bien en importantes medios nacionales como Clase Ejecutiva, o internacionales como Decanter.