Hace una década elegir las botellas para descorchar durante el mes de diciembre era una tarea sencilla. Solo había una docena de opciones y existían los clásicos y populares y los lujosos y exclusivos.

Ahora la cosa cambió. Durante los últimos cinco años la oferta de burbujas se cuadruplicó y cada semana hay algo nuevo para descubrir. No solo existe diversidad de estilos y colores sino que también aparecieron nuevos segmentos de precios. Y, como se suele decir, no todo lo que reluce es oro y en materia de burbujas hay que estar atento a la hora de invertir.

A continuación te contamos cuáles son las etiquetas novedosas con las que vale la pena brindar durante el próximo mes.

Novecento Sparkling Wine Extra Brut ($80). Bodega Dante Robino acaba de relanzar esta línea de burbujas jóvenes. Con nueva imagen, está lista para beber estas fiestas. Convertidos en nuevos clásicos de quienes buscan productos de buena relación precio calidad, la nueva edición está elaborada con partes iguales de Chardonnay y Chenin Blanc. El vino resulta expresivo y frutal con paladar vivaz. La línea se completa con un Demi Sec y un Rosé. Todos ideales para celebraciones concurridas, incluso para improvisar cocteles cualquier tarde calurosa del verano.

Domaine Bousquet Brut Rosé ($134). Ubicada en el Valle de Uco, esta bodega se luce con vinos frescos y expresivos. Así es su nuevo espumoso elaborado mediante el método charmat con 75% de Pinot Noir y resto de Chardonnay. El color es cobrizo con tonos anaranjados y en nariz destaca la fruta roja fresca y cítricos. Las burbujas ayudan a redondear su acidez marcada y resulta amplio y apto para acompañar platos como carpaccio o el clásico vitel tone navideño.

Chandon Brut Nature Rosé ($155). A treinta y cinco años del lanzamiento del primer Brut Nature argentino el líder local en burbujas busca refundar la categoría con su versión Rosé. La excusa del lanzamiento está detrás del tiempo que se tomaron en presentar los primeros espumosos elaborados con uvas de su viñedo El Espinillo, a 1620 metros de altura en el Valle de Uco. Este nuevo terruño ofrece un clima adverso y a la vez ideal para lograr una perfecta expresión del Chardonnay y el Pinot Noir que se traduce en este vino de acidez filosa y prolongada. Expresivo y sabroso, ofrece un nítido tono de frutos rojos gracias a un dash de Malbec que aporta el color. Un etiqueta para paladares modernos amantes de la frescura.

Pampa Mía Blanc de Noirs ($160). Bodega del Desierto es una perla semi-oculta de la vitivinicultura argentina. Desde 2005, sus vinos sorprenden a quienes los descubren y así se ganaron su lugar en el mercado. Ahora suman un nuevo espumoso rosé que sin dudas llamara la atención de todos. Elaborado con uvas Pinot Noir se ubica entre los Extra Brut, sus aromas recuerdan a las frutas rojas confitadas, los frutos secos y las levaduras. En amplio y sabroso, con paladar firme. Una experiencia muy interesante y ofrece más de lo que vale.

Manos Negras Brut Nature ($189). El proyecto de Alejandro Sejanovich y Jeff Mausbach, hace un año lanzo sus primeros espumosos para sus etiquetas Zaha y Teho, ambos champenoise de alto precio. Después de sumar buenos comentarios se animaron a lanzar una versión más amigable al bolsillo. Las uvas son de un viñedo que el winemaker meneja en Los Arboles, un paraje del Valle de Uco ubicado a 1200 metros de altura. Esto explica la frescura vibrante de este espumoso charmat elaborado solo con uvas Chardonnay. Tenso y expresivo con buen perfil cítrico y tropical junto a tonos de levaduras. Fiel al estilo innovador de este proyecto es un vinos para descorchar en reuniones con amigos donde una botella nunca alcanza.

Sylvestra Brut Nature Rosé ($235). El enólogo Walter Bressia, de extensa trayectoria, lazó junto a sus hijos esta marca para sus varietales jóvenes. Ahora amplió el porfolio con este espumoso de color rosado leve que produce con uvas Pinot Noir. Su expresión es muy frutal, con aromas que recuerdan a las cerezas y frutillas frescas con dejos cítricos. Paladar vivaz con burbujas etéreas que realzan la frescura. Un vinos para paladares delicados y sofisticados.

Cruz de Piedra Extra Brut ($245). Cruz de Piedra es una marca histórica, hoy en manos de Bodega Argento. Su espumosos está elaborado con Pinot Noir y a esto se debe su color asalmonado. El método elegido es el champenoise, que asegura burbujas finas, constantes y delicadas. En boca es cremoso e intenso con final prolongado. Un estilo clásico que al ser varietal del Pinot Noir también seduce a los mas modernos.

Vicomte de Rochebouet Extra Brut ($250). Bodega Atamisque hace honor a sus raíces francesas con esta etiqueta. Se trata de una línea de espumosos elaborados mediante el método champenoise a partir de las mejores uvas Chardonnay y Pinot Noir de sus viñedos de Tupungato. El vino pasa un tiempo prolongado sobre lías a fin de lograr elegancia y estilo, su expresión se aproxima mucho a los grandes vinos de champagne por su complejidad y sabor sutil. Un vino perfecto a la hora de quedar bien con los paladares más exigentes.

Synthesis Brut Nature ($265). No es para sorprenderse que Finca Sophenia ya cuente con dos espumosos en su porfolio. La ubicación de sus viñedos en la altura de Tupungato son la excusa ideal para elaborar burbujas expresivas y refrescantes. Synthesis es la línea de vinos íconos de la casa y en este caso es un blend de 60% Chardonnay y 40% Pinot Noir que se elabora con segunda fermentación en botella. Luego de la toma de espuma se lo estiba durante 18 meses a fin de lograr complejidad de aromas y sabores. El resultado es un vino franco de perfil sofisticado para quienes buscan novedades.

Vicentín Champagne ($550). Esta nueva etiqueta de la joven bodega despertará la curiosidad de muchos. No hay ningún error de tipeo en su nombre sino que se trata de un vino que la familia Vicentín produce junto a Domaine Charpentier en la región francesa de Champagne. Es un cuveé típico de 75% Pinot Meunier, 20% Chardonnay y 5% Pinot Noir. En su aromática no hay dudas que se trata de un champagne gracias a sus aromas de brioche, frutos secos y levaduras. Burbujas híper finas coronan la copa y hacen que el paladar agradezca cada sorbo. Ideal para sorprender. El precio, para un importado, lo hace más tentador.

Alejandro Iglesias

Es sommelier y un consumado buscador de tesoros. Capaz de degustar cientos de vinos y de recordar del primero al último con la precisión y la agudeza de un entomólogo, conoce como nadie esos rincones del mercado a los que todos quieren llegar. Por eso elige los vinos del Club Bonvivir. Por eso escribe en Vinómanos (plataforma que fundó en 2013) sobre sus hallazgos o bien en importantes medios nacionales como Clase Ejecutiva, o internacionales como Decanter.