En una semana el mundo celebrará una nueva edición del día internacional del Malbec, un festejo que en Vinómanos proponemos comenzar hoy mismo. Las más de 38.000 hectáreas plantadas se reflejan en un sinfín de etiquetas. Por eso, para que no te pierdas en la góndola hoy te decimos qué vinos probar según destacados criterios.

Puro sabor
Dentro de las tantas facetas que ofrece la cepa, ganan espacios las etiquetas que recurren al mínimo uso de roble ofreciendo un sabor 100% varietal. Para quienes aún no conocen lo suficiente al Malbec, los siguientes vinos son la mejor puerta de acceso a su universo y suele ser los elegidos de quienes valoran la frescura y los paladares sueltos. Se pueden buscar vinos como Altos Las Hormigas Clásico (2013, $125), referente indiscutido entre los Malbec y con un entry label que permite apreciar los sabores y aromas frutales puros de la cepa; Zorzal Terroir Único (2013, $98), elaborado con uvas de Gualtallary, Valle de Uco, invita a descubrir una expresión extrema y refrescante del varietal; Tracia (2012, $40) de Finca del Enlace, logra un estilo expresivo dominado por la fruta sello típico de San Juan; mientras que  Cafayate (2012, $52), de Bodega Etchart ofrece el estilo especiado y profundo del terroir salteño.

Estilos modernos
El sabor más popular del Malbec nació con el cambio de siglo. Un estilo cosmopolita dispuesto a conquistar los paladares del mundo. En este perfil es común encontrar el trazo del roble como factor común junto a notas de frutos rojos y negros maduros más un paladar afable y jugoso. Con esta identidad el Malbec empujó las exportaciones del vino argentino y se convirtió en el tinto más consumido del país.

Hoy la góndola ofrece decenas de etiquetas con este sello ideal para asados y descorches entre semana. El mascarón de proa de esta escuela quizás sea Álamos (2013, $120), uno de los Malbec más vendidos del planeta; otra propuesta interesantes es Love (2013, $87), la novedad de Finca Las Moras, por su estilo fácil de beber con final dulzón; el recién llegado La Linda Old Vines (2012, $130) de Luigi Bosca es otra etiqueta para aprovechar por su estilo sofisticado; entre los clásicos Graffigna Centenario (2012, $80) cumple y gusta fácilmente; por último Argento (2014, $80), es un vino que tras triunfar en el mundo llega al mercado local para demostrar que puede ser profeta en su tierra.

Malbecs según el GPS
La búsqueda del terruño tiene al Malbec en el centro de la escena. Los enólogos cada día se empeñan más en descifran qué puede aportar de especial cada región al vino. En este sentido, algunas etiquetas se destacan sobre otras, como sucede en San Juan con Pyros Barrel Selected (2013, $130), elaborado por bodega Callia en el más reciente terroir provincial, el Valle de Pedernal, donde el Malbec desarrolla un perfil exótico, fresco y atractivo.

En Salta, Anko (2012, $110) permite experimentar matices especiados y frutales con buen carácter en paladar tipico del terroir de altura.

En Patagonia cada provincia productora imprime una identidad diferente al Malbec. Para comprender estos matices se puede buscar el Miras Joven (2013, $98), elaborado en Río Negro por Marcelo Miras, vivaz y de sabores frutales en equilibrio con los tonos balsámicos; por su parte desde Neuquén Saurus Select (2013, $130) de Familia Schroeder ofrece un estilo más intenso y carnoso producto de un clima más cálido.
En Mendoza la identificación de terruños es uno de los principales incentivos de la vitivinicultura. Y si tenemos en cuenta que la provincia produce 9 de cada 10 Malbec argentinos, entender sus rincones demandaría de una decena de etiquetas. Por lo tanto pondremos el foco en tres vinos que permitan comprender diferencias. Por un lado, Luján de Cuyo, origen de etiquetas de estilo tradicional como Kaiken Reserva (2012, $88), elaborado con uvas de Agrelo que imprimen elegancia al paladar y el sabor de los frutos rojos. El Valle de Uco es actualmente la panacea de los enólogos por el perfil profundo, sabroso y tenso de sus Malbec, algo que permite comprobar Diamandes de Uco (2012, $125), proveniente de Vista Flores. Por último, San Rafael en cada una de sus etiquetas demuestra que tiene un estilo propio con vinos amplios, expresivos, de paladar equilibrado como Alfredo Roca Fincas (2012, $99).

Esos raros Malbecs nuevos
Si bien se destaca por sus tintos, el Malbec también da lugar a innovaciones y rarezas que llegan a la góndola para dar muestra de su versatilidad. Entre estas etiquetas una de las más curiosas es Vicentín Blanc de Malbec (2013, $90), un blanco elaborado a partir de uva tinta, muy interesante por su sabor profundo y frescura intensa. Sus rosados, como Portillo (2014, $50) y Críos de Susana Balbo (2014, $110), siempre bienvenidos a la hora de la picada o el aperitivo y hasta para algunos pescados o carnes magras.

Una tendencia en aumento es la elaboración de espumosos de Malbec como Foster Loise ($90) y Trumpeter Rosé ($170), que suelen dar origen a un sparkling rosé de sabores frutal acentuado y cierta complejidad. Los vinos dulces son otra opción para sorprender e innovar, entre ellos están los cosecha tardía como Domaine Bousquet Dulce Natural (2013, $ 135) o los fortificados al estilo Oporto como el clásico y celebrado Malamado de Zuccardi ($112).
Alejandro Iglesias

En Vinómanos no nos cansamos de hablar del Malbec
Por eso, no te pierdas estás otras notas:
Qué Malbec probar para concer el sabor de cada región productora
La curiosa y larga historia del Malbec

Alejandro Iglesias
Es sommelier y un consumado buscador de tesoros. Capaz de degustar cientos de vinos y de recordar del primero al último con la precisión y la agudeza de un entomólogo, conoce como nadie esos rincones del mercado a los que todos quieren llegar. Por eso elige los vinos del Club Bonvivir. Por eso escribe en Vinómanos (plataforma que fundó en 2013) sobre sus hallazgos o bien en importantes medios nacionales como Clase Ejecutiva, o internacionales como Decanter.