Las India Pale Ale (IPA) son en la actualidad el tipo de cerveza más popular del mercado de las artesanales. En los últimos años su consumo creció de manera increíble y la tendencia se mantiene gracias a la flexibilidad del estilo. Su principal característica es el uso desmesurado de lúpulo, una planta cuyos aceites esenciales tienen la capacidad de expandir, casi de manera infinita, los atributos organolépticos de la birra. Esta es una de las razones por las que la IPA conquista incesantemente nuevos paladares, y hasta se ganó su propia fecha conmemorativa: el IPA Day.

Hay tantas variedades de IPA que es muy difícil no terminar enganchado con alguna. El lúpulo seduce y atrapa. Funciona de la siguiente manera: la primera vez que uno prueba una IPA sabe, un microsegundo después del primer trago, si va a pasar a formar parte o no de la gigantesca tribu de los hoppyhead, como se les dice en la jerga cervecera a los fanáticos del estilo.

El cabeza de lúpulo tiene una sola misión en la vida: probar la mayor cantidad de IPAs que le sea posible, y es gracias a ellos que hoy en el mundo se celebra el IPA Day, una de las fechas más esperadas del calendario cervecero.

IPA Day¿Qué es el IPA Day y cómo surgió?

El resurgimiento de la IPA en su versión moderna tuvo lugar en Estados Unidos hacia finales de la década del ´70 y comienzos de la del ´80 del siglo pasado. A partir de ahí, el movimiento homebrewer y las microcervecerías empezaron a elaborar reinterpretaciones del estilo británico a su manera: incorporando grandes cantidades de lúpulo.

La nueva IPA americana no tardó en posicionarse entre los bebedores de cerveza, aunque lejos estaba ese fenómeno de la locura que se desató a partir de los primeros años del nuevo milenio. Para entonces, los hoppyhead ya existían e Internet se encargó de juntarlos.

El IPA Day surgió a partir de un grupo de blogueros y entusiastas de la birra que un día decidieron juntarse a tomar la cerveza que más les gustaba. La novedad se propagó rápidamente y al año siguiente otros grupos de fanáticos de la IPA se reunieron para beber en distintas ciudades. La idea no tardó en cruzar la frontera del país y hoy la celebración es global.

Desde entonces, el IPA Day se celebra el primer jueves de agosto de cada año. Es una iniciativa espontánea y popular que nada tiene que ver en su origen con el marketing ni con alguna marca o empresa en particular, aunque con el tiempo y con la expansión de la movida las cervecerías vieron una gran oportunidad para posicionar sus IPAs en el mercado.

En la actualidad el IPA Day es de nadie y es de todos, es una celebración de libre uso. Cada año cervecerías, agrupaciones cerveceras y homebrewers realizan diferentes eventos y propuestas para los fanáticos del estilo. 

En Argentina el IPA Day es muy popular y convocante. Muchas cervecerías presentan una birra especial para la ocasión o la pinchan en sus taprooms. Se hacen cocciones colaborativas entre cervecerías o cerveceros caseros. Se organizan catas y degustaciones. Los bares y brewpubs ofrecen decenas de canillas con las mejores IPAs del país. Hay charlas, capacitaciones, eventos especiales. Locura lupulada total. Ok, pero qué es una IPA.

IPA DayEl origen de la IPA o India Pale Ale

Este es un tema bastante debatido y que aún no está del todo claro, pero a los cerveceros nos gusta contar una historia como si fuera una leyenda. Tenemos que situarnos en el siglo XVIII, la época de mayor expansión del Imperio Británico. Por entonces, la Corona tenía colonias por todo el planeta y la India era una de las más importantes, no solo por el interés comercial del enclave, sino también por la cantidad de tropas y colonos que se habían asentado. Los súbditos, lejos de su tierra, demandaban muchos víveres y productos de primera necesidad a la Corona y, entre ellos, uno esencial: la cerveza.

Por aquellos años el viaje entre las islas británicas y la India implicaba entre tres y cuatro meses y exigía atravesar dos veces las altas temperaturas de los trópicos sin un sistema de refrigeración en los barcos. La birra que se consumía por entonces, básicamente Porter, no llegaba siempre en las mejores condiciones a los colonos y tal vez no era el estilo más adecuado para esas latitudes.

En esta parte es donde la leyenda dice que a un cervecero de Londres se le ocurrió modificar la receta de una clásica Pale Ale para solucionar el problema. El nombre que rescata la historia es el de George Hodgson, de la cervecería Bow. Por un lado, Hodgson le agregó más malta a la receta para aumentar la graduación alcohólica, y por otro le adicionó una gran cantidad de lúpulo.

De esta manera, el alcohol y el lúpulo actuaron como conservantes, otorgándole mayor estabilidad y durabilidad a la cerveza y permitiéndole resistir mejor el largo viaje hasta la India.

La nueva cerveza que llegaba a manos de los colonos era una Ale pálida, un poco más maltosa que la Pale Ale inglesa habitual, más amarga y, sobre todo, muy refrescante. El éxito fue inmediato. Para las primeras décadas del siglo XIX esa ale pálida y lupulada que calmaba la sed de las tropas británicas se había convertido en la cerveza más popular entre las colonias de Oriente. Y fue también por esos años, luego de haber recibido otros nombres, que empezó a llamarse a esta cerveza como la conocemos en la actualidad: India Pale Ale.

IPA DayLa IPA en la era contemporánea

Hoy nos resulta imposible saber con precisión cómo eran aquellas primeras IPAs que viajaban miles de kilómetros a través de los océanos. De lo que sí podemos estar seguros es de que serían muy diferentes a las que nos ofrecen ahora las cervecerías. En estos dos siglos que pasaron desde el surgimiento de la India Pale Ale muchas cosas han cambiado, incluso el gusto de nuestro paladar.

Como adelantamos, a finales de la década de 1970 en Estados Unidos surgió un movimiento de homebrewers que se conoce como la Revolución Cervecera y cuya influencia se mantiene viva en estos días. Fue un tiempo de descubrimiento y experimentación en el que surgieron las primeras microcervecerías, muchas de las cuales hoy son las más populares del país. En paralelo también se desarrolló la industria aportando nuevas y mejores materias primas y más tecnología a los equipos de elaboración. Flamantes lúpulos aparecieron en el mercado.

En ese contexto, los cerveceros estadounidenses se apropiaron de la IPA y la resignificaron a su manera: agregando exorbitantes cantidades y variedades de lúpulos. El estilo evolucionó rápidamente como nunca antes había pasado con un estilo de cerveza y, de la misma manera, la IPA americana fue ganando adeptos hasta convertirse en el ícono del craftbeer yanqui.

Lejos quedó el tradicional estilo inglés de la interpretación ultra lupulada que hacen los cerveceros estadounidenses. La locura comercial por ganar cada vez más consumidores y por lograr IPAs únicas y originales llevó a los cerveceros a forzar los límites del estilo dando lugar a nuevas variantes de India Pale Ale.

El lúpulo es el corazón, el alma, el espíritu y la razón de ser de la IPA, pero hacer una buena IPA es complejo y costoso. Todo depende, básicamente, de la variedad, calidad y combinación de lúpulos que se utilicen en las diferentes etapas del proceso de elaboración. La gran disponibilidad de lúpulos, y también de levaduras, que hay en el mercado hace pensar que todavía podemos esperar nuevas IPAs en el futuro.

De todas maneras, lo que tenemos ahora es más que suficiente para satisfacer a los fanáticos más exigentes y cualquier bebedor que no pertenezca a la secta del lúpulo puede marearse ante la pizarra de una cervecería. Hoy en cualquier cervecería podemos encontrar una cantidad infinita de IPAs: desde las tradicionales y clásicas English IPA o American IPA pasando por las Belgian IPA, Rye IPA, Red IPA, Black IPA o Brut IPA hasta las nuevas Session IPA, IPA lager, West Coast IPA y NEIPA, sin dejar de lado la más reciente variante, Cold IPA.

Tal vez me estoy olvidando de alguna. O tal vez en este mismo momento en algún lugar del mundo está surgiendo una nueva. Como sea, si sos fan de la IPA seguro ya tenés planeado ir a un taproom o cervecería a tomar tu birra favorita. Y si nunca las probaste, hoy es el día perfecto para iniciarte en el camino sin retorno de las India Pale Ale.

Es Lic. en Comunicación Social por la U.N.L.P. y cervecero. Trabajó alrededor de 15 años como periodista de viajes y turismo colaborando en los principales medios gráficos de Argentina y escribiendo en su propio blog. También colabora escribiendo reseñas literarias para Fundación La Balandra y hace su propia cerveza en San Antonio de Areco.