Fue viral. Surgió en Asia, cruzó Europa y estalló en América. La noticia del año es… el café Dalgona (al menos en el mundo cafeteril, ¿qué pensaban?). Nacido en Corea del Sur pero criado en Internet, es el tipo de café más alineado con la época por dos motivos: es muy fácil de preparar en casa y luce muy bien para las fotos del feed. No se recuerda otro preparado cafeteril que haya sido trending topic en las redes sociales porque los venerables ristretto o macchiato no lucen tan bien bajo el efecto del filtro fotográfico. La receta (una combinación sencillísima de café instantáneo, azúcar, agua caliente, leche y cubos de hielo procesados en una licuadora) da como resultado en el vaso una bebida de dos colores, ideal para añejar con Juno, Clarendon o Ludwig. Pero más allá del truco fotográfico, dice mucho del estado de la unión cafeteril en este año singular: aun cuando crezca la valoración universal por el café de especialidad, las bebidas que combinan ingredientes con nombres de fantasía son, más que nunca, los tickets de entrada al mundo de la infusión.

Hasta aquí el asunto del café Dalgona.

Dalgona: el café socialmente más famoso

Caramel Macchiato o Cappuccino

En términos de negocio, la noticia del año es la llegada de Starbucks a la góndola de los supermercados. En formato de cápsulas (donde se imponen, justamente, las bebidas con leche en polvo) o en paquetes de tostado y molido, los cafés de Starbucks ahora son distribuidos por Nestlé, la empresa de alimentación más grande del mundo, que puso 7,15 mil millones de dólares para quedarse con los derechos a perpetuidad de la materia prima de la sirenita verde. La noticia, que cruzó de las páginas de economía a los sitios de lifestyle y viceversa, dice mucho de la época: más allá de los aislamientos y las cuarentenas, el público bebedor quiere disfrutar en su casa una experiencia similar a la de la cafetería. En esa línea de negocios, Coca-Cola compró Costa Coffee, la principal cadena inglesa con presencia en muchos países de Europa. Las multis se pelean por ser las principales despachantes de cafeína en los hogares de medio mundo, donde bebedores avezados juegan a ser baristas y quieren ensayar preparaciones con algo más de magia que el jugo de paraguas que obtienen de una vieja máquina de filtro.

Pero no todos los cafés llevan leche, claro. Las cápsulas de Starbucks también incluyen el ya legendario Espresso Roast, un grano de origen de Colombia y el House Blend Americano para preparar bebidas más “largas” y en la versión tostada y molida se consiguen las variedades House Blend, Colombia y Verona. 

El blend House

Con las cafeterías cerradas (algunas ya no volverán a abrir: por primera vez desde su ruidosa llegada a la Argentina hace doce años, Starbucks bajó las persianas de ocho tiendas de un saque y un veterano conocedor del ramo pronosticó el cierre de la mitad de los otros cafés), el delivery de cafeína alcanza cuotas antes impensables. Hermosos salones sin parroquianos se reconvirtieron en cabeceras de motos y bicicletas que cruzan la ciudad con paquetes de cuartos, medios y kilos completos. Entre los mejores cafés, Fuego, el tostadero de los creadores de Negro cueva de café; Lattente, la embajada del café colombiano en pleno Palermo; La Motofeca, que deslumbra con su rara variedad cultivada en Bolivia; Puerto Blest, que siempre encabeza la búsqueda de granos con orígenes remotos; Arabicca, la creación del maestro brasileño Diogo Bianchi; o Modo barista, donde hoy mismo se despachan granos de Costa Rica, Etiopía, Kenia, Guatemala y Colombia, entre otras variedades (falta mencionar a otros cafeteros, sí, pero habrá más noticias para este boletín).

Café Verona

Ahí donde los sociólogos hablen de una “nueva normalidad”, el café será uno de los elementos de la vida urbana que sufrirá mayores mutaciones: ¿quién querrá salir a tomar un cafecito envuelto en plástico o separado de los demás por un vidrio? Por algún tiempo, la infusión definitiva del encuentro, las ideas y las chicanas se tornará doméstica. En tiempos en que uno no pueda viajar más que con la mente, una llamativa receta coreana como el café Dalgona, una cápsula con nombre italiano de fantasía o un grano cultivado en las áridas alturas africanas harán de la taza un sucedáneo del globo terráqueo.  

Nicolás Artusi
Es periodista y sommelier de café y tiene casi 100 mil seguidores en @sommelierdecafe. Conduce programas en Metro 95.1, escribe en La Nación Revista y en Brando, entre otras publicaciones, y en TV trabajó en MTV, Discovery TLC, el Canal de la Ciudad y la Televisión Pública. Publicó tres libros, fue distinguido como Personalidad Destacada de la Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, colecciona todo sobre Alfred Hitchcock, corre vocacionalmente, cuando duerme sueña que se despierta en Nueva York y sobrevivió a dos huracanes.