Héctor y Pablo Durigutti son dos prolíficos winemakers mendocinos que a menudo lanzan vinos novedosos provenientes de diferentes regiones del país. Su nuevo proyecto es Durigutti Pie de Monte, una colección de tres Malbec de finca elaborados en Valle de Uco y Luján de Cuyo.

Nacidos en Rivadavia, zona este de Mendoza, los hermanos Durigutti forjaron sus vidas en el mundo del vino. Luego de dar sus primeros pasos en algunas de las bodegas más importantes del país, en 2002 iniciaron Durigutti Family Winemakers, un proyecto familiar con base en Las Compuertas, Luján de Cuyo, pero donde vinifican uvas de cada rincón de Mendoza. De este modo desarrollaron un amplio porfolio al que hoy se suman tres nuevos Malbec bajo la línea Durigutti Pie de Monte.

Un homenaje al origen

Gualtallary y Los Árboles, en Valle de Uco, y Vistalba, en Luján de Cuyo, son los terroirs elegidos para esta colección de Malbec de finca. Concebidos como un tributo al trabajo de los pequeños productores, estos vinos son la interpretación de los hermanos Durigutti para estos orígenes.

“Conocemos las viñas de Daniel Zarlenga, Fernando Arias y Juan Antonio Ruano desde hace mucho tiempo, y juntos trabajamos en ellas para comprender el entorno y sus suelos con un mismo objetivo: lograr uvas de alta calidad. Conocemos los viñedos como si fueran propios y nos animamos a elaborar esta línea con el mismo criterio que aplicamos en Las Compuertas para nuestros vinos de finca”, cuenta Pablo Durigutti.

Fermentados en concreto con levaduras autóctonas y sin paso por barricas, en estos vinos los protagonistas son los terruños de montaña, el agua de la cordillera y las vides custodiadas por productores comprometidos con la calidad.

“Nuestro objetivo es elaborar vinos con sentido de lugar y a la vez satisfacer las expectativas de quienes disfrutan de nuestro trabajo. El consumidor evoluciona y busca aquellas novedades que le permiten aprender mucho más del vino. Los Malbec de Pie de Monte son para quienes disfrutan de la simpleza de beber una buena copa, pero también para los que desean descubrir las historias de vida que hay detrás de cada vino”, explica Héctor Durigutti.

Los vinos

Estos tres nuevos Malbec son elaborados a partir de selecciones nasales provenientes de diferentes microterruños de Mendoza. Cada una de las fincas fue seleccionada por la excepcional calidad de sus uvas, el trabajo artesanal de sus propietarios y sus historias.

Para conservar la expresión del origen, estos vinos se elaboran con levaduras autóctonas y sin paso por madera. La crianza de 11 meses se realiza en huevos de cemento de 3000 litros. Todos estos vinos son embotellados sin estabilizar, sin clarificar y sin filtrar.

DURIGUTTI PIE DE MONTE MALBEC FINCA ZARLENGA 2017 (Los Árboles, Tunuyán, Valle de Uco). Con las uvas que Daniel Zarlenga dirige en Los Árboles, los Durigutti logran este Malbec violáceo profundo y brillante, de aromática abierta con matices frutales con cerezas y ciruelas con fondo herbal. Intenso, en boca repite buena fruta con frescura firme y textura tersa. Un tinto refrescante, sutil y fácil de beber.

DURIGUTTI PIE DE MONTE MALBEC FINZA LAS JARILLAS 2017 (Gualtallary, Tupungato, Valle de Uco). Fernando Arias es el propietario de este viñedo de Gualtallary emplazado a 1360 metros de altura sobre suelos pedregosos con presencia de carbonato de calcio. Expresivo, de perfil frutal con tonos de cerezas y ciruelas con dejos de violetas y hierbas de montaña, resulta intenso y sabroso. Es fluido con textura grácil y taninos firmes, largo.

DURIGUTTI PIE DE MONTE MALBEC FINCA RUANO (Vistalba, Luján de Cuyo). Proveniente de un viñedo de Vistalba, ubicado a 1050 metros de altura, es un Malbec con aromas de frutos rojos maduros con una punta acética aunque se nota un vino puro. Es todo fruta. Paladar jugoso, envolvente y sabroso, con buen nervio y taninos jóvenes.

Los vinos de Durigutti Pie de Monte se presentan en botella tipo borgoña de 750 ml y el precio sugerido en vinoteca es de $800.