La fantasía del bebedor de vinos conoce muchas vertientes. La que nunca falla, sin embargo, es la de tener un lugar en el que atesorar los vinos. Y ahí es cuando la pregunta llega puntual: ¿conviene o no comprar una cava climatizada? ¿cuál?

Eso lo tienen bien claro en Electrolux que, después de realizar ensayos durante años, lanzaron al mercado una serie de cavas climatizadas que se las traen. ¿La razón? Sencilla: vienen equipadas con buenos fierros y tecnología de punta en materia de frío. Y eso es lo importante si querés tener bien atesorados tus vinos o enfriar de golpe una buena cantidad de cervezas. Ese es el objetivo de las cavas Electrolux.

¿Por qué es importante la capacidad de frío? Pensá en esto: hay muchas cavas en el mercado, es verdad, pero muy pocas llevan compresor para generar frío. La mayoría trabaja con un intercambiador que le baja la temperatura unos 12ºC al ambiente, lo que no significa que la temperatura sea constante ni que en días de mucho calor como conocemos trabaje a unos rigurosos 12 a 14 ºC. Para eso, hace falta un compresor. Ni qué hablar de enfriar cervezas, donde tenés que llegar a 4ºC y sostenerlos.

El otro punto es la capacidad de generar más de una temperatura. Si vas a guardar vinos, no es tan importante este asunto, pero si querés un juguete para el quincho donde puedas tener las bebidas a gusto, además de guardarlas, es clave.

Entonces, ¿qué tienen de bueno las nuevas cavas de Electrolux
cavas electr
Entre las nuevas Cavas Elextrolux de vino de Doble Temperatura para 29 botellas, por ejemplo, cuenta con dos compartimientos, cada uno con control de temperatura individual, que permite preservar cualquier tipo de vino a la temperatura ideal, manteniendo el proceso de evolución como corresponde en cada caso. Pero la cosa no termina ahí.

Tiene estantes removibles, uno de ellos, el que ocupa la base, es más grande y va en formato trasversal: ese sirve para botellas magnum, por ejemplo, o de gran formato.

Suma un Panel White Touch bien coqueto, donde los botones están integrados al vidrio de la tapa. Con sólo pasar el dedo por el visos, se enciende el lector que informa temperatura interior y referencias para servicio.

El rango de temperatura que trabaja va de 4°C a 18°C, usando poca energía eléctrica y con compresor súper silencioso. Tanto, que no te das cuenta que está encendido.

La otra, la Cava Cervecera, está pensada para otro consumo. Por lo tanto, el foco está puesto en la generación y conservación de frío. El formato interior, por lo tanto, también cambia: con capacidad para 120 latas o 98 porrones de cerveza.

A diferencia de la cava de vinos, la de cervezas tiene algunas funciones extras:

Función Turbo, que mantiene la temperatura de la cava durante seis horas sin importante cuantas veces se abra.

Función Fiesta
, que empuja la máxima capacidad de frío de la cava durante una hora.

Alarma de puerta abierta, clave para que no se calienten las cervezas.

En cuanto al Panel White Touch, funciona igual que en las otras cavas, para regular la temperatura o la función sin necesidad de abrir la puerta.

El precio de las cavas, a plata de hoy, es $31.099 para la de vinos y $34.999 para la de cervezas. Pero tenés que pensarlo distinto: ¿cuánto cuesta tener los vinos que te gustan como te gustan? En todo caso, podés chequear acá donde comprarlas (con algunos descuentos).