En 2005, cuando Casa Coupage abrió sus puertas, no existía ningún restaurante porteño especializado en maridajes y menús de pasos donde el foco fuera la armonía entre vinos y platos. Ese perfil lúdico convirtió a esta idea de los sommeliers Inés Mendieta y Santiago Mymicopulo en una cita obligada para todo wine lover porteño. Durante su primera década de vida convocaron a cientos de cenas maridadas donde ellos mismos explicaban los fundamentos del maridaje mientras sus comensales experimentaban y aprendían. Otras veces, quedaba a cargo de enólogos o sommeliers invitados, una fórmula exitosa que siempre tuvo al vino y la comida como protagonistas indiscutidos.

Hoy, luego de haber ocupado la esquina de Charcas y Borges en Plaza Italia y más tarde una antigua casona de Palermo Hollywood, Casa Coupage se instaló en un muy bonito local de Palermo que mantiene su espíritu vintage y clásico.

En esta esquina, que comparte con el restaurante La Bumón, su formato room, íntimo y exclusivo, para 18 cubiertos, va en línea con la propuesta gastronómica pensada en un menú por pasos.  En este recorrido con su respectivo contrapeso en la exacta elección de los vinos, se encuentra la experiencia. La oferta vínica se compone de etiquetas que Mymicopulo selecciona personalmente para cada paso pero siempre hay curiosidades y propuestas que pueden sorprender aún a los más conocedores. Por lo tanto, si elegir se hace difícil, no hay problema; aquí se puede pedir el vino por botella u optar por una degustación de 3 a 7 etiquetas. Este es lo más recomendado porque el lugar solo ofrece un menú por pasos.

Las opciones son de 6 u 8 platos, $590 y $720 respectivamente, a elección, y cada una está pensada como protagonista. La Burrata con vegetales salteados al pesto y olivas griegas, inicia el menú ofreciendo un balance ideal entre cremosidad y frescura.  Inolvidable es la pesca del día, a nosotros nos tocó mero, acompañada con garbanzos fritos y papa asada. El paso siguiente es cordero braseado con crema de papa, radicalmente opuesto y parte de esta ruta que busca ser amplia, llama la atención por el sabor de su sencillez. El “momento de quesos” es algo muy valorado para los fanáticos del vino con queso y deja el paladar preparado para el postre.

Una de las mejores formas de sumergirse en el mundo Coupage es con sus Noches de Perlas, reuniones donde enólogos invitados seleccionan presentan vinos con cada plato y comparten con los comensales historias y recorridos por las regiones vitivinícolas más importantes del país.

La norma en Casa Coupage es ver al personal conversar con las mesas, sondeando sus gustos en materia de vinos para ofrecer así una ruta personalizada. Pero esto no se hace con intención de aleccionar, sino para que el que elige pueda potenciar los sentidos.  y en esto está la diferencia, de la experiencia que quieren vivir quienes van a comer. Sumar los maridajes al menú tiene un valor de $240 para 3 etiquetas; $390 para 5 etiquetas y $490 por 7 copas.

Un lugar ideal para ir en pareja o con esos amigos sibaritas, por la distancia de las mesas, la iluminación íntima y el estilo sobrio que buscan, precisamente, no distraernos del viaje eno-gastronómico propuesto.

GPS: Casa Coupage – Acuña de Figueroa 1790, esq. Soler (Palermo) – Reservas: 4861-3644

Es sommelier y un consumado buscador de tesoros. Capaz de degustar cientos de vinos y de recordar del primero al último con la precisión y la agudeza de un entomólogo, conoce como nadie esos rincones del mercado a los que todos quieren llegar. Por eso elige los vinos del Club Bonvivir. Por eso escribe en Vinómanos (plataforma que fundó en 2013) sobre sus hallazgos o bien en importantes medios nacionales como Clase Ejecutiva, o internacionales como Decanter.