El locro es una de esas comidas que se esperan. Laborioso de preparar, en Argentina lo planificamos con tiempo para alguna fecha patria, se busca el maíz blanco y se compran los coditos de cerdo y todos los ingredientes. Y encima, este año el 9 de julio cae con semifinal del mundial, algo que hará que cualquier locro sea, además de multitudinario, largamente sostenido con charlas y ansiedad hasta la hora del partido.
¿Cómo mantener ese paréntesis de sobremesa? Con paciencia, ricos platos y mejores vinos. Vinos que, además de ser frescos y frutados, y tener cierto carácter tánico, deben calzar en la billetera de todos los invitados porque el locro es, ante todo, un plato popular y rendidor. En Vinómanos lo sabemos. Y por eso te pasamos el listado de vinos completo, al que podrás filtrar por precio y varietal para encontrar el que más te gusta.
Si pensás armar un locro para el 9 de julio –o irlo a comer a un restaurante- agendá esta receta que te pasamos a continuación, junto con los vinos que están disponibles en este link.

El locro ideal

Como con el asado, el locro tiene expertos en cada cocina de nuestro país. Pero en realidad, como plato de tradición criolla, lo único que cuenta a la hora de su elaboración es la suculencia y la buena administración de las cantidades. Esta receta que te pasamos a continuación es una guía sobre la que podrás meterle más ingredientes e incluso restarle algunos. Para ocho personas, precisás:
Porotos blancos alubia 1 taza
Maíz blanco 2 tazas
Cebolla 1
Aceite cucharada
Nalga o tapa de asado, ambos de ternera, 300g
Codillo de cerdo, 300g
Pechito de cerdo, 300g
Zapallo Kabutiá 500g
Batatas, 2
Chorizos, 2
Chorizo colorado 1
Panceta salada, 100g
Sal, pimienta y pimentón a gusto
Para arrancar, remojá en agua durante un día los porotos y el maíz por separado. Salteá la cebolla picada en brunoise con aceite e incorporar las carnes cortada en cubos y cocé todo por unos minutos. Reservá. En una olla grande, cociná el maíz en el agua de remojo sin sal por tres horas. Agregar las carnes salteadas, las verduras, los porotos, la panceta cortada en tiras y los chorizos en rodajas. Salpimentá y cociná hasta que los porotos y las carnes estén tiernas.

El truco está en refrito

Para que un locro sea algo de película, no basta con la buena cocción y sazón del plato. Aún hay que conseguir un buen sofrito, esa salsita picante que se le pone arriba y que, en el fondo, es la responsable de la intensidad. Para uno bueno vas a necesitar:
Cebolla de verdeo 4
Pimentón una cucharada
Comino una cucharadita
Ají molido o peperoncinos (a gusto)
Sal y pimienta (a gusto)
Aceite de oliva
Se prepara rehogando en aceite las cebollas de verdeo cortadas al bies y condimentando con las especias, cuando ya están listas. Salpimentá y servila para acompañar el locro.