En Argentina las noticias son constantes. Y no solo provienen del presente, sino que también nos llegan novedades desde el pasado: Tanqueray Flor de Sevillla, que vio la luz en 2018, acaba de llegar al país.

Tanqueray Flor de Sevillla se trata de un gin que tiene a las naranjas de esa ciudad como protagonistas. Esas frutas se mezclan con flores de azahar y otros cuatro botánicos para dar lugar a un destilado de color ámbar natural que se destaca por su perfil cítrico y afrutado.

Tanqueray Flor de Sevillla
Tanqueray Flor de Sevilla es un plus de sabor color en la barra. En este caso, para un increíble Negroni.

Te damos dos recetas para Tanqueray Flor de Sevillla

Tanqueray & Tonic con Flor de Sevilla

  • 30 ml de Tanqueray Flor de Sevilla
  • 120 ml de agua tónica
  • Media rodaja de naranja
  • Mucho hielo

Procedimiento:
En un copón poner el gin, sumar hielo en cubos hasta llenar la copa y agregar la tónica. Decorar con media rodaja de naranja.

 

Tanqueray Flor de Sevillla
Para llegar a la tonalidad naranja se utilizó un método de análisis de Big Data que identificó las gamas cromáticas de Sevilla. Así, esta etiqueta añade la dimensión del color en cócteles como el gin tonic.

Sevilla Negroni

  • 25 ml de Tanqueray Flor de Sevilla
  • 25 ml de Vermouth Rosso
  • 25 ml de Bitter italiano
  • 1 piel de naranja

Procedimiento:
Llenar un vaso corto con hielo, agregar el gin, el vermouth rosso y el bitter italiano. Revolver hasta que la mezcla quede integrada y decorar con un twist de piel de naranja.

 

Paleta de colores del Tanqueray Flor de Sevillla

Tanqueray Flor de Sevilla muestra nuestra pasión por innovar con sabores, combinando la calidad de 200 años de herencia de la marca con un gin que captura el espíritu de Sevilla a la perfección,” cuenta Santiago Michelis, Brand Ambassador Regional de Diageo.

El color le otorga a cualquier destilado un bonus track. En este caso, el naranja no solo tiene que ver con los botánicos utilizados en este gin sino que la tecnología también forma parte del asunto.

Para llegar a esa tonalidad se utilizó un método de análisis de Big Data que identificó las gamas cromáticas de esa ciudad española. Así se arribó a una paleta de más de cien mil colores, donde predominaba el naranja. Por eso, esta etiqueta añade la dimensión del color en cócteles básicos, como el gin tonic.

Tanqueray Flor de Sevillla

Pero innovación y tradición comparten algo más que un sonido similar. En este caso tienen en común un componente histórico, ya que el fundador de la marca, Charles Tanqueray, utilizó naranjas sevillanas en sus recetas originales, que datan de 1830.

Otros gins que le ponen color al gin tonic son el nacional Heráclito & Macedonio, elaborado con flores rojas (de ahí su color rubí) y el inglés Tinkture’s Organic Rose Gin, un líquido ambarino que se vuelve rosa cuando se encuentra con el agua tónica.

El color forma parte de la experiencia de degustación, como detalla Michelis: “Los suaves tonos ámbar dorado y rojo anaranjado evocan cada atardecer que alguna vez te hizo detenerte y tomarte un momento, y el sabor cítrico inconfundible te lleva directamente a los icónicos naranjos del sur de España”.