¿Cuál es la diferencia entre ginebra y gin? Con su costumbre de negarse al uso de palabras extranjeras, los españoles se refieren al gin como ginebra. Pero la utilización indiscriminada de un término por el otro tiene sus consecuencias, al menos en los que empezaron a beber alcohol a fines de los ´80, cuando la ginebra quedó relegada y pasó a considerarse una bebida de generaciones anteriores.

Y si bien es cierto que gracias a los españoles hay mucha confusión, al probar una y la otra el paladar aclara las cosas.

Diferencia entre ginebra y gin

La ginebra es de origen holandés. El primero en embotellarla fue Lucas Bols, en 1575, y para elaborarla se realiza una destilación de maíz, centeno y cebada malteada. El producto que se obtiene se denomina “vino de malta” y conserva la impronta de esos cereales. Luego, se vuelve a destilar una parte de ese líquido y en ese proceso se aromatiza con enebro y otros botánicos.

diferencias entre ginebra y gin
La ginebra es de origen holandés y el primero en embotellarla fue Lucas Bols, en 1575.

Alrededor del 1600, los conflictos bélicos hicieron que los ingleses desembarcaran en Holanda y conocieran la genever, como se llama en su idioma original.
Las tropas holandesas le daban unos buenos sorbos a esta bebida antes de cada combate -algo que, según los británicos, les confería “dutch coraje” o coraje holandés-. Así al regresar a su país, llevaron la genever consigo.

Más adelante, en 1689, el neerlandés Guillermo III fue coronado rey de Inglaterra y este destilado cobró aún mayor popularidad. Al mismo tiempo, empezó a elaborarse de otra manera, y fue entonces cuando nació el gin.

El hijo inglés tenía otro perfil: partía de un alcohol rectificado, neutro y sin trazas, lo que le dio un carácter más seco. Así surgió el London Dry Gin, que, aunque lleva el nombre de una ciudad no tiene nada que ver con una denominación de origen sino con un estilo.

De la genever al gin lane

En 1690, la elaboración del gin se vio favorecida por la promulgación del “Distilling Act”, que anulaba el monopolio de los destiladores agrupados en la Worshipful Company of Distillers y permitía que cualquiera pudiera ejercer la actividad. Así los productores craft se convirtieron en moneda corriente.

El gin inglés tendría otro golpe de suerte en 1694, cuando el gobierno gravó a la cerveza con impuestos altísimos. Se dice que a principios de 1700 se bebían en Londres unos 40 millones de litros de gin al año. Las autoridades intentaron frenar la borrachera masiva que habían desatado y le pidieron al artista William Hogarth que realizara un grabado para concientizar sobre el consumo excesivo.

diferencias entre ginebra y gin
La ginebra es un poco más suave de sabor, porque no predomina tanto el enebro; es más dócil al gusto. En cambio, el gin es más fuerte, seco y con fuerte peso del enebro.

“The Gin Lane” (1751), como se llama la obra, describe varias escenas patéticas. La más recordada es la de una madre que de tan embriagada deja caer a su bebé escaleras abajo.
Algunos historiadores aseguran que no fue el gobierno quien le encargó el trabajo a Hogarth sino los cerveceros de Londres, para demostrar que los efectos del gin eran devastadores.

Fuera de Inglaterra, la genever conservaba un papel destacado. Las cifras dan cuenta de eso: hacia mediados de 1800, durante la primera era dorada de la coctelería, la ginebra holandesa era el destilado más importado en Estados Unidos. La proporción era de 450 botellas de genever por cada una de otro destilado.

Según el historiador David Wondrich, en el primer libro de coctelería (The Bar-Tenders Guide, publicado por Jerry Thomas en 1862), las recetas de cócteles con gin se refieren en realidad a genever o gin holandés.

diferencias entre ginebra y gin
Durante la Ley Seca cambiaron los paladares, aun fuera de Estados Unidos, y el público se inclinó por los destilados menos complejos, como el gin.

Pero la Ley Seca cambió los paladares, incluso fuera de Estados Unidos, y el público se inclinó por los destilados menos complejos. Esas transformaciones hicieron que el gin ganara la batalla y que la ginebra adoptara un nuevo estilo.

A la clásica oude (old style), que tenía mayor proporción de “vino de malta” y por ende una marcada presencia de notas a cereal, se sumaron las jonge (jóvenes), que usaban menos cantidad de vino de malta y se asemejaban muchísimo al gin inglés. 

Pampa bárbara

Argentina fue otro de los países donde el imperio holandés de la ginebra hizo sede. Desde la época de los gauchos hasta mucho más cerca en la historia, asociada al fútbol, en la recordada publicidad de Bols que protagonizó el loco Gatti. El arquero de Boca le daba un sorbo a un vaso de ginebra, hacía un gol de arco a arco y la remataba con una pregunta: “¿Quiere tener esmowing? Tome ginebra Bols”.

Desde muchas décadas antes, Argentina era un país clave para la firma. Las exportaciones a estos pagos marcaban récords para Bols.

Por supuesto, la I Guerra Mundial había puesto en peligro la llegada de ginebra, y por eso Bols envió un barco repleto de esta bebida que zarpó del puerto de Ámsterdam en 1916 con destino directo a Buenos Aires.

diferencias entre ginebra y gin
Al tener un carácter maltoso, similar a un whisky sin envejecer, la ginebra suele beberse sola, con hielo.

Holanda era neutral y la embarcación llevaba la insignia, pero los alemanes la bombardearon igual. El océano se llenó de litros de ginebra, pero por suerte la tripulación sobrevivió.

Como la demanda seguía altísima, en diciembre de 1935 la empresa se estableció en la localidad de Bella Vista y Argentina se convirtió en el único país que elaboraba Bols fuera de Holanda.

Hoy con el lanzamiento de El Profeta, a manos del reconocido Tato Giovannoni, la ginebra vuelve a ganar espacio, aunque, vale la aclaración, se trata más bien de un gin.

De casualidad

“Quisimos usar la lógica de los españoles y llamarlo ginebra. Profeta es nuestra interpretación del London dry. No trabajamos sobre el genever porque entendemos que es una categoría que desde el paladar está envejecida”, cuenta Adrián Glikman, socio de Tato.

En línea con las nuevas tendencias, la graduación alcohólica es relativamente baja: 35°. Entre los botánicos se destaca el palo santo (¿beberla servirá también para combatir las malas energías alojadas en el organismo?); la yerba mate (el botánico insignia de su antecesor: el gin Príncipe de los Apósteles, también creado por Tato); eucalipto; cardamomo; cáscara de mandarina y cuassia.

La etiqueta nació de casualidad: La habían planeado como una edición única para celebrar que Príncipe de los Apóstoles ya se exportaba a 25 países. “Cuando lo probamos nos volvimos locos. Nos encontramos con un producto que era mucho más que una celebración; era un líquido con vida propia y decidimos lanzarlo al mercado”, cuenta Glikman.

diferencias entre ginebra y gin
“¿Quiere tener esmowing? Tome ginebra Bols”, la recordada frase del loco Gatti para la publicidad de Bols en Argentina.

La Master Distiller encargada de la creación es Carolina Hoyos, quien también trabaja en los otros desarrollos de Tato y Glikman.

La genever es casi imposible de encontrar en las barras porteñas. “Es bastante difícil conseguirla y muy cara, así que en coctelería prácticamente no se tiene en cuenta”, asegura Lucho García, jefe de Barra de Enero Costanera.

Si la intención es probar alguna, Mercado Libre o vinotecas muy exclusivas son las únicas opciones. Para quien nunca la degustó, vaya el anticipo de García: “La ginebra es un poco más suave de sabor, porque no predomina tanto el enebro; es más dócil al gusto. En cambio, el gin es más fuerte, seco y con fuerte peso del enebro. Por eso es mejor para combinar en cócteles”.

Al vaso

Al tener un carácter maltoso, similar a un whisky sin envejecer, la ginebra suele beberse sola, con hielo. En Holanda y Bélgica se bebe combinada con cerveza: alternan entre un vaso tipo tulipa de ginebra y otro de birra.

Claro que también se puede disfrutar en cocktails. “La mayoría son de la vieja escuela y más bien secos”, anticipa García, y da algunos ejemplos: “El Charlie´s (ginebra, contreau, Campari y vermut) o el Bermuda Highball, que se hace directo en vaso de trago largo y lleva cognac, ginebra, Angostura y Ginger Ale. Ambos son de fines de 1800”.

diferencias entre ginebra y gin
En Holanda y Bélgica, la ginebra se bebe combinada con cerveza: alternan un vaso tipo tulipa de ginebra y otro de birra.

Y hay más, como el Little Devil (ginebra, ron, contreau y jugo de limón) y el KnockOut, con ginebra, Pernod, que es un licor de anís, y vermut dry. “Son todos ejemplos de cocktails clásicos y secos, que hoy en día no están tan de moda y se solían servir en copa cocktail, sin hielo”, aclara el experto.

Nadie puede predecir el futuro y asegurar si habrá o no revival de la ginebra, pero son pocos los optimistas. 
“En el universo de bebidas alcohólicas, el gin es de por sí una categoría pequeña. La ginebra es de culto para los bartenders y eso, eventualmente, puede impactar en el consumidor. Pero por ahora es una microtendencia”, asegura Santiago Michelis, Brand Ambassador Regional de Diageo.

Ginebra y gin, un juego de palabras que invita a otro: el de probar y descubrir las diferencias.

Periodista especializada en gastronomía y lifestyle con más de diez años de trayectoria. Publica en medios nacionales e internacionales, Elle, Ohlalá, La Nación, Forbes Argentina; Bleu&Blanc (México), iN (Chile) y Escala (México), entre otros. En 2015, fue finalista del Premio Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) a la Excelencia Periodística, en la categoría “Crónica”. Colabora regularmente con Clarín, Brando y Apertura. Su especialidad es el “trabajo de campo” para saber qué se agita las cocteleras porteñas. Si la buscan, la encuentran en las barras.