Con tantas horas de series encima, ya es momento de hacer pochoclo casero. Al menos, por el rato que dura el capítulo, o la maratón, que parezca que estamos en el cine. Aunque odiemos los ruidos pegajosos de los pochoclos en balde mientras vemos la película; ¡aguanten los pochoclos caseros! Pero más allá de comer uno tras otro mirando algo, los pochoclos pueden convertirse con apenas un poquito de magia en reyes de picadas, aperitivos, tentempiés de la tarde y más. Entonces, vamos con los pochoclos full caseros para que te estalle el corazón de placer.

¿Qué se necesita para hacer pochoclos?

Solo esto: maíz pisingallo, olla con fondo grueso y tapa + sabor. Están los tradicionalistas, que solo comen pochoclo dulce. Están los que se animaron a comerlos salados. Y están los pochocleros foodies, que les agregan especias, queso, hierbas, manteca, chocolate, canela, miel y más.

Pisingallo

No es un trabalenguas, es el nombre del maíz con el que se hace el pochoclo. Es ese maíz de grano naranja, pequeño, que suele estar al lado de los porotos allá abajo en la góndola. Pocos saben que Argentina es el segundo productor mundial de maíz pisingallo y uno de los primeros exportadores, dato para snobear.

¿Se puede hacer pochoclo con otro maíz?

No, porque el pisingallo tiene una corteza durísima. Cuando se la somete al calor, la humedad que contiene el grano se convierte en vapor y hace presión para salir. Por eso explotan en la olla y transforman esa cáscara dura en esa textura esponjosa que nos vuelve adictos.

Olla con tapa, elemental. Dijimos, el maíz en contacto con el calor explota y salta. Y si no querés que tu cocina se llene de pochoclos por todos lados, la tapa es fundamental.

Primeros pasos

Es difícil decir cuánto maíz hace falta, porque todo depende de la olla que vayas a usar. Pero esta regla te dará una pista: dejá calentar bien la olla (tampoco que humee); distribuí el pisingallo en la base sin que se amontone, así tiene espacio para explotar tranquilo. Poné la tapa y agudizá el oído. En pocos segundos vas a escuchar ¡plop! Andá moviendo la olla para que no se peguen en el fondo y cuando ya no suena más, listo.

Tip: hay cocineros que le ponen un chorrito de aceite de maíz.

Receta pochoclo dulce

Lo común es hacer los pochoclos y un minuto antes de sacarlos espolvorearlos con azúcar para que el calor la vaya derritiendo. Si sos mega goloso, entonces tendrás que hacer un almíbar o caramelo para luego embadurnar el maíz. Y acá te quiero ver.

Recomendación: hacé mejor caramelo seco (solo a partir de azúcar) que vas calentando de a poco en la sartén, mientras vas removiendo con cuchara de madera para que no se pegue. Ojo, ojo, ojo. El caramelo quema más que todo lo que te puedas imaginar. No es algo para que hagan los chicos y ni siquiera deben estar presentes en la cocina cuando se lo prepara. Dicho esto, cuidado, cuanto más oscuro es el caramelo, más amargo, así que siempre mantenelo rubio y dorado. ¿Cómo se hace? Sartén caliente, azúcar de a poquito, se va derritiendo y vas revolviendo hasta que tenés el color y la cantidad que quieras para bañar los pochoclos. ¡Pero cuidado que quema!

Baño dulce. Rociá con mucho cuidado el pochoclo con el caramelo y luego disponelo sobre una placa con papel aluminio o papel manteca y pintalos con aceite o manteca (para que no se peguen y se hagan una pelota dura). ¡Ojo que quema! Listo, ya tenés los típicos pochoclos dulces.

Más opciones de pochoclo dulce

Derretí chocolate en el microondas (removelo cada 30 segundos para que no se queme) y bañá tus pochoclos. Otra: azúcar y canela justo un segundo antes de sacarlos de la olla, remové y disfrutá.

Salados y más

Acá la paleta de sabores es amplia. A partir de los pochoclos listos, podés bañarlos con manteca derretida y sal; manteca, ajo y perejil (previamente dorado en sartén). Podés hacer tu mezcla de especias preferida o espolvorearlos con la que más te guste (curry, pimentón dulce, ahumado; comino); podés mezclar queso parmesano o cualquiera para rallar con tomillo fresco y sale como piña con una cervecita.

La maquinola

En 1885, el inventor Charles Cretors creó la máquina comercial para fabricar palomitas de maíz, en Chicago, Estados Unidos. La patentó en 1893, cuando la presentó en la Exposición Mundial Colombina de Chicago.

pochoclos dulces receta
La nueva máquina de Atma.

Últimas noticias pochocleras

En plena cuarentena, Atma presentó una nueva y colorida pochoclera, fácil de usar en la que no hace falta nada más que el maíz. Todo lo demás, lo hace la máquina compacta que tiene una tapa de recarga, base antideslizante y se limpia fácil. En su tienda web, a $4.699. No tenés más excusas, te dimos toda la data para hacer pochoclo en casa. Poné la canción que dice Explota Explota Me Explo de Raffaella Carrá (Google y YouTube te ayudan con este dato vintage, no te preocupes) y que empiece la función.

Laura Litvin
Es periodista especializada en gastronomía y trabaja en la producción de Cocineros Argentinos, el programa de cocina de la TV Pública. Escribió en La Nación Revista, El Planeta Urbano, El Gourmet, Revista Alta, entre otros medios. Además, es editora de libros en Editorial Planeta y está a cargo de las investigaciones sobre producto para el ciclo M.E.S.A. de Estación. Escribe notas sobre la cocina argentina en distintos medios extranjeros.