Desde hace unas semanas el mundo palpita cada segundo de los partidos que llevaron a Michael Jordan a convertirse en uno de los atletas más famosos de la historia. Parece imposible esquivar la historia de este astro del básquet y de sus compañeros en el que para muchos fue el mejor equipo de la NBA.

 Pero si bien todos disfrutamos del talento de Jordan y sus volcadas y hazañas dentro de la zona pintada, lo cierto es que otro es el tema que hoy nos lleva a meternos en su mundo.

Inesperadamente, el documental sumó un protagonista que viene dando que hablar a la prensa: el vaso que acompaña a Jordan durante sus mano a mano con el entrevistador.

Tequila
MJ en el documental

 A simple vista parece un vaso de whisky y esto bastó para que se tejieran varias hipótesis acerca de qué scotch, single malt o bourbon podría ser el favorito de MJ. Sin embargo, pronto se supo que no era nada de eso. Mientras algunos insistían y hacían foco en supuestas adicciones del ex capitán de los Bulls, otros se aventuraron a afirmar que se trataba de una famosa bebida energizante.

Pero la verdad sobre ese líquido dorado no tardó en salir a la luz y, como era de esperar, llegó con aroma a campaña publicitaria, una de la habilidades del habilidoso Jordan que el documental deja al desnudo desde el primer episodio.

Famoso por nunca dar puntada sin hilo y haber empujado con su imagen a cada marca que cerró contratos con él, era lógico que le encontraran la vuelta para sacarle provecho a The Last Dance, el documental más visto en la historia de los Estados Unidos.

 

Jordan apuesta a las bebidas 

Ni whisky, ni burbon, ni energizante. A lo largo de las entrevistas Jordan disfruta dos de sus pasiones: los puros (es fanático de las vitolas cubanas) y el Tequila.

 Pero no es cualquier Tequila sino uno que él mismo produce junto a un grupo de amigos y que lanzó en octubre pasado al mercado. Se trata de Cincoro, un Tequila Extra Añejo súper Premium que Jordan presentó junto a cuatro amigos relacionados a los negocios de la NBA: Jeanie Buss, de Los Angeles Lakers; Wes Edens, de Milwaukee Bucks, y Wyc Grousbeck, de Boston Celtics, y la novia de este último, la empresaria Emilia Fazzalari.

Detrás de la marca hay algunas especulaciones. Si bien confesaron que nació de la unión de las palabras Cinco y Oro, el significado recae para algunos en la cantidad de socios del proyecto, pero para otros en el número de jugadores titulares de un equipo de básquet.

 Destilado por el experto Augustine Sánchez y considerado entre los tequilas más exclusivos, la botella de Cincoro Extra Añejo se consigue por 1600 dólares y las ventas agitaron el sitio oficial de la marca en las últimas semanas. Cabe destacar que Estados Unidos es el principal consumidor de Tequila del mundo y en los últimos años el consumo de este destilado de agave parece no tener techo.

 

¿Qué es un Tequila Extra Añejo? 

La bebida nacional de México es una de las más famosas del planeta y nace de la destilación del maguey o agave azul. Tequila, además, es una Denominación de Origen, por lo que solo es posible producirlo en el estado mexicano de Jalisco.

Sus estilos varían de acuerdo al añejamiento, y Extra Añejo es una de las versiones más refinadas y exclusivas. De acuerdo a Marcos Flores, Presidente de la Asociación de Sommeliers Mexicanos, “un tequila extra añejo debe ser criado en barricas de roble o encino con una capacidad máxima de 600 litros, donde como mínimo debe pasar 3 años”. 

El porfolio de Cincoro se completa con otros tres tequilas: Blanco, Reposado y Añejo.

En el caso del Cincoro Extra Añejo, la crianza es de entre 40 a 44 meses en barricas usadas previamente con burbon de Kenttucky, y luego la bebida pasa a unas lujosas botellas de cristal soplado. “Actualmente, los tequilas de esta categoría se instalan en los mercados de lujo a la altura de los mejores cogñacs o single malts”, completa Flores.

Jordan acaba de encestar un triple desde afuera de la cancha.

Alejandro Iglesias
Es sommelier y un consumado buscador de tesoros. Capaz de degustar cientos de vinos y de recordar del primero al último con la precisión y la agudeza de un entomólogo, conoce como nadie esos rincones del mercado a los que todos quieren llegar. Por eso elige los vinos del Club Bonvivir. Por eso escribe en Vinómanos (plataforma que fundó en 2013) sobre sus hallazgos o bien en importantes medios nacionales como Clase Ejecutiva, o internacionales como Decanter.