Cómo se pronuncian las variedades de uvas

El mundo del vino es rico en palabras de otras lenguas. Mientras que abundan los anglicismos actualmente, en algún momento el vino habló en francés y muchas de las palabras que dominan el mundo del vino tienen ese origen. En ese plan ¿cómo se pronuncian las variedades de uvas?

Es frecuente que al oído atento no suenen como debieran o a veces resultan tan atravesadas que a la corta se cambian por otras que funcionan mejor: es lo que explica que haya variedades con sinónimos tan disímiles como Tempranillo, Tinta Roriz, Ull de Llebre, Cencibel y Tinta del país según donde se la nombre.
En los muchos años que este cronista lleva recorriendo viñedos y bodegas, ha logrado juntar algunos modismos tan locales como el “donde topa” o el “pandito” mendocinos, solo que aplicados al mundo del vino. Listamos algunos usos en los nombres de las uvas.

El trabalenguas del Cabernet Sauvignon

Si se presta debida atención, una de las palabras más difíciles de pronunciar en la diaria del vino es esta variedad mundialmente famosa. Como es de origen francés, la fonética es apenas engañosa para el argentino de la tierra adentro. Técnicamente se lee así: “caberné soviñón”. Pero en el doméstico mundo del vino es posible escucharlo como: Cabernet Suavignon, como si entre la palabra suave y el apellido del varietal hubiera algún vaso comunicante. Estadísticamente es la que más abunda. Pero también están los casos de Cabrené y sumbiñón. 
¿Correctos? Ninguno. Útiles todos, eso sí, a la hora de pedir una copa. Al fin y al cabo, en algún punto del pasado el nombre de esta variedad era otro. Se cree, de hecho, que Sauvignon proviene de “sauvage”, salvaje. Nada más lejos hoy. Aunque sí muy cerca del Sauvignon Blanc que, como cualquier puede imaginar, acarrea el mismo problema con el agravante de que a, a veces, es “Suavignon Blanco” a secas. Nada grave.

Es Pinot, negro

A veces cuando se habla con gente local entendida en el vino el Pinot Noir genera controversias fonéticas que, si no se está del todo preparado, no se sabe bien de qué se habla. La forma francesa de pronunciación es “pinó nuar”. Pero en la práctica, la terminación “Noir” después de la “T” suponen un lomo de burro tan difícil de sortear que incluso en los registros del Instituto Nacional de Vitivinicultura figura inclusivamente como Pinot Negro. Lo que no resuelve el problema de la T, pero al menos franquea el dilema del color, que para variedad parientes puede ser Blanc, Gris o Grigio, este último pronunciado igual que el Topo Gigio, pero con una “R” atragantada.

Erre con erre, Torontel
Que no cunda el pánico. La erre del Torrontés es de un ripio inamovible. Tanto, que incluso en el norte llega a ser tan vibrante que llega a la disfonía, como si la doble erre estuviera francamente aspirada o fuese casi muda. Por las dudas, no confundir con Torontel (que es una uva peruana para el Pisco) y Torontés, el natural de Toronto.

Chardonnay la más difícil

En vez de cómo se pronuncian las variedades de uvas, acá la pregunta correcta es: por qué si claramente se lee chardonai se pronuncia tan francesamente como shardoné. Misterio francófono. Pero la verdad es que en los callejones de las fincas, los laboratorios de bodegas y hasta en las presentaciones de los sommelier, es muy posible escuchar la forma fonética plana. Tanto, que hasta el acento se ha ido corriendo con el tiempo para configurar un uso más parecido a este: chardoná-i.

Cómo se pronuncian las variedades de uvasEl o la Bonarda?

Ahora que el lenguaje inclusivo gana predicamento y es hasta oficial en algunas provincias, el dilema del genéro para Bonarda debería llegar a su fin. En una solución salomónica debería llamarse simplemente le o lo Bonarde. Y que la real academia del vino, copas mediantes, la apruebe, comunique y archive.

Shiraz o Syrah

Entre las variedades de uva es común tener uno o dos sinónimos. Mientras que Syrah y Shiraz son diferencias de pronunciación entre el francés y el persa sobre el nombre de una antigua ciudad homónima de Irán, otras uvas tiene dilemas de identidad más raros. Por ejemplo, la muy mediterránea Monastrell se llama así en España, Mouvedre en Francia (al parecer por el valenciano pueblo de Muviedro, que en valenciano se escribe como Morvedre y que hoy figura en los mapas de la región como el inexplicable Sagunto), mientras que los catalanes, muy a la que se les cantó (como suele ser) la llaman simplemente Mataró.

Y nosotros preguntándonos cómo se pronuncian las variedades de uvas…

Malbec: un dilema no menor

Malbec no presenta problemas de pronunciación aunque, hasta más o menos la década de 1980, se escribía Malbeck, causando no pocos problemas. Podríamos haber optado por el otro nombre de la variedad, el medieval Auxerrois, pero si la K era ya un asunto, ni imaginemos los que plantean esa equis, doble erre y la terminación ois. Sin embargo, en Chile y Francia, también se la conoce como Côt.

Joaquín Hidalgo
Es periodista y enólogo y escribe como cata: busca curiosidades, experimenta en formatos y tiene una pluma capaz de desentrañar el secreto áspero del tanino o de evocar el sabor perdido de unas granadas en la infancia. Lleva más de quince años en esto. Lo leen en Vinómanos (plataforma que fundó en 2013) o bien en importantes medios nacionales, como La Nación Revista, La Mañana de Neuquén, Playboy y JOY, entre otros.