Vinos hasta 200 pesos, justo en medio de una corrida cambiaria. Eso mismo. Fijate. La semana que pasó tiene muchas interpretaciones para el bolsillo y todas apuntan en una dirección: habrá un consabido aumento de precios y, todos los que tenemos economías en pesos, tendremos los recursos francamente devaluados.

¿Puede haber una buena noticia en el medio?

Puede. Y es que medido en dólares, beber vinos hoy es accesible.

Por ejemplo: en vinos hasta 200 pesos (5 verdes) se pueden conseguir incluso algunas joyitas que proponen buen sabor. ¿Seguirán a ese precio la semana que viene? Difícil saberlo hoy. En todo caso, una cosa es segura: por ahora le pondrán sabor frutado al regusto amargo de los últimos días. Conviene no demorar la compra, eso sí.

La Liga de Los Enólogos BT4 (2017, 120) es una creación pensada para los jóvenes que quieren descubrir el mundo del vino. Y por lo que cuestan dos birras, cambiar el paladar cerealero a un plan vitícola, con fruta roja, cuerpo medio y frescura moderada.

Eugenio Bustos Cabernet Sauvignon (2017, $120).

En este rango de precios un rico cabernet, frutado y con taninos moderados, es un milagro que la billetera y el paladar agradecen. Por 3 dólares (cotización del 4/9/2018) ¿se puede pedir más? Un bólido en la góndola de los vinos hasta 200 pesos.

Don Valentín Lacrado ($130).

Entre los vinos que formaron el paladar local, Don Valentín debería tener un rincón de memorabilia. Precisamente por eso ahora largan una serie de etiquetas vintage, con la imagen de 1960, 70 y 90. Con Esta última, al menos por estos días inestables, se puede volver a vivir y beber el romance convertible de los noventa.

Chacabuco Malbec (2017, $145).

Para aprovechar, diría la oferta: un tinto de rica expresión frutal, paladar cordial y frescura moderada, que llena la boca de sabor. Todo, con un estética algo retro, que sumará color rojo (el de la suerte para los chinos, donde seguro lo conseguiste) a una mesa de caras largas esto domingo.

Portillo Cabernet Sauvignon (2017, $147).

El valle de Uco en general ofrece vino de precio elevado, porque está de moda y a la vez son diferentes. Pero para conocer el perfil de estos vinos a precio de bolsillo, lo mejor está en Portillo y este Cabernet es un buen pingo, como quien dice, para recorrer este paisaje paisaje gustativo.

Phebus Malbec (2016, $160).

Este varietal de Fabre Montmayou es frutado en plan confitura con una boca en la que despliega buen carácter y cuerpo. Para ese bebedor clásico que cuenta hoy las monedas para darse el gusto, un buen candidato.

Cabo de Hornos Gran Reserva Malbec ($180).

La bodega San Huberto tiene sus momentos. En este caso, uno alto por el vino que ofrecen al precio que lo ofrecen. Elaborado en Mendoza con uvas de la región, la va de vino moderado, con aromas especiados y frutales y un paladar amplio, de baja frescura. Un caso serio entre los vinos hasta 200 pesos.

Estancia Mendoza Roble Merlot (2015, $184).

Los fanáticos del Merlot (de los que hay muchos, aunque devaluados) deberían apuntarse con este vino elaborado en Mendoza por la estancia homónima. Pura fruta y paladar cordial, jugoso, para darse un gusto.

Saurus Malbec (2017, $198).

De los vinos de la región patagónica, con buena fruta madura, perfil suave y rico final, este ejemplar de Suarus se consigue todavía a buen precio. Oportunidad, como diría el clasificado del diario.

Laderas de los Andes Malbec (2015, $200).

No abunda en el mercado, pero hallarlo es buen indicio: quienes encuentren esta joyita de vino frutal, paladar firme y frescura lograda, saben que tienen un secreto valioso. Si lo comparten se convierten en buena gente.

Joaquín Hidalgo
Es periodista y enólogo y escribe como cata: busca curiosidades, experimenta en formatos y tiene una pluma capaz de desentrañar el secreto áspero del tanino o de evocar el sabor perdido de unas granadas en la infancia. Lleva más de quince años en esto. Lo leen en Vinómanos (plataforma que fundó en 2013) o bien en importantes medios nacionales, como La Nación Revista, La Mañana de Neuquén, Playboy y JOY, entre otros.