Hay un límite muy delgado entre la pasta fría en una ensalada que la hace sublime y una masa informe e insípida en el medio de vegetales cortados. Como todos hemos estado de los dos lados de la línea es bueno tener en cuenta algunos trucos antes de pensar ensaladas frescas y deliciosas.

Olvidate de la pasta fresca y rellena si tu plan es un plato frío. Lo mejor para  ensaladas es la pasta seca preferentemente corta, puede ser hueca o sopera. Como siempre, prepararla desde abundante agua hirviendo y con un poco más de sal que de costumbre.

Tené en cuenta las indicaciones del paquete y preparala “al dente” –que al masticarla el corazón esté duro y semiseco– y ni bien la colás conviene pasarla por un chorro de agua fría para sacarle el almidón y cortar la cocción. Después, revolvelos con un toque apenas de oliva y ya los podés guardar en la heladera, siempre en un recipiente cerrado para que no tome otros olores.

Te conviene no usar mucho vinagre o limón para alinearla. Si te la vas a llevar, es mejor si lo hacés justo antes de comerla y no desde tu casa.

Fusilli tricolor y salmón ahumado con eneldo
150 g de Fusilli tricolor
150 g de salmón ahumado
10 aceitunas negras,
1 rama de eneldo
2 cucharadas de aceite de oliva
1 cucharada de mayonesa
1 cucharadita de jugo de limón
Sal
Pimienta

Con la pasta preparada y fría, cortamos el salmón en trozos tamaño boca. Descarozamos las aceitunas y también las trozamos de manera grosera. Mezclamos todo. Para el alíneo, batimos enérgicamente con un tenedor el jugo del limón, el aceite, la mayonesa y el eneldo picado.

Fusilli, tomate, pepino y pollo
100 g de Fusilli
200 g de pollo
2 tomates
Medio pepino
50 g de queso feta
2 cucharadas de mostaza
2 cucharadas de aceite de canola
Sal
Pimienta

Con la pasta fría y el pollo cocido ya trozado en bocados, cubetear los tomates y retirarle las semillas. Cortar el pepino y el queso en dados para juntar todo en una ensaldadera. Salpimentar y alinear con una mezcla de mostaza y aceite.

Verdes con boquerones y queso blanco
Un puñado de hojas escarola fina,
200 gr. de penne
4 boquerones
50 gr. de queso blanco
½ morrón
Aceite de oliva
Aceto
Sal
Pimienta.

En una fuente, llevar al morrón el horno rociado con oliva y sal por media hora. Dejar enfriar, sacarle la piel, la semillas para trozarlo en tiras.

Con las hojas de escarola limpias, cortarlas e incorporar la a la pasta fría, los boquerones cubeteados, las tiras de morrón y las cucharadas de queso blanco. Salpimentar y alinear antes de servir.

Emiliano Rodriguez Egaña
Es el mejor cocinero del mundo para los que tenemos el gusto de sentarnos a su mesa. Capaz de cruzar la ciudad por unas ostras o de sudar la gota gorda frente a un caldero durante horas, para el resto de los mortales es un estratega de la comunicación digital, el marketing de contenidos y otros tantos menesteres. Trabaja desde hace más de 12 años en medios digitales. Es el responsable de que no fallen los códigos de Vinómanos (plataforma que fundó en 2013), donde también escribe sobre su pasión culinaria.