En el libro de pases de los enólogos queda anotada una nueva e interesante línea: Pablo Cúneo (44), nacido en Mendoza, Ingeniero Agrónomo egresado de la Universidad Nacional de Cuyo, se pone al frente de la elaboración en Bodega Luigi Bosca.

Cúneo cuenta con una reconocida trayectoria en la industria vitivinícola como enólogo, en los equipos de Bodega Terrazas de los Andes y Bodegas Chandon (LVMH Group) y luego, desde el año 2006 hasta la actualidad, como Director de Bodega Ruca Malen.
Su incorporación aportará innovación y experiencia al equipo de la bodega. Su responsabilidad será desarrollar todos los vinos de Luigi Bosca.

“Estamos muy contentos por el ingreso de Pablo a la Bodega Luigi Bosca ya que será un gran aporte tanto desde el aspecto profesional y técnico como por su calidez humana. El futuro de Bodega Luigi Bosca plantea siempre un desafío y el presente transcurre en la combinación del trabajo diario con la construcción de nuevas ideas, pensando y planeando con anticipación cada detalle.

Así somos en la Bodega Luigi Bosca, así la concebimos en la familia y así es como la historia comienza todos los días y eso nos obliga a nunca descansar en la interminable y apasionante búsqueda de lograr grandes vinos argentinos” expresó Alberto Arizu.

Acerca de Bodega Luigi Bosca l Familia Arizu


La Bodega Luigi Bosca, profundamente arraigada en la historia vitivinícola de Mendoza, fue fundada en 1901 por don Leoncio Arizu, descendiente de una familia europea dedicada al vino desde el siglo XVIII. El legado de Leoncio Arizu continúa hoy, luego de más de 110 años, en manos de sus nietos y bisnietos, quienes mantienen esa tradición de producir grandes vinos.
Los Arizu han sido protagonistas de los grandes cambios de la vitivinicultura nacional, incluso participaron activamente en la fundación de la primera D.O.C. de la Argentina, en 1989: la Denominación de Origen Luján de Cuyo.

La innovación permanente, el espíritu de trabajo y la constante búsqueda por encontrar la máxima expresión del vino argentino, que desde siempre caracterizaron a los Arizu, han hecho que la bodega haya logrado un reconocimiento basado en ofrecer vinos con personalidad y estilo propio, que expresan las mejores características del terroir y representan el estilo de la región, su cultura y su gente.