Mientras que en la televisión vemos la navidad blanca del hemisferio norte, con sus pavos, sus potajes calientes y el cerdo laqueado, volvemos la vista a nuestro recetario austral para las navidades y empezamos a transpirar: ¿lechón adobado y cocido por horas en una cocina asfixiante? ¿es que lo único frío que se nos ocurre es un vitel toné? ¿no se puede hacer una comida más original y liviana?

Atento a nuestras noches sofocantes, proponemos tres recetas frescas de navidad frías para que no son vitel toné. Tomá nota:

Ensalada de rúcula, bondiola e higos
  • 2 plantas de rúcula
  • 150 grs de bondiola
  • 6 higos frescos
  • Aceto balsámico
  • Aceite de oliva
  • Sal Pimienta

Cortar la bondiola para que queden del tamaño de un bocado. Lavar y cortar la rúcula. Cortar los higos en cubos (si son deshidratado antes remojarlos en vino blanco), mezclar los ingredientes en un bowl y agregar el aceite y aceto. Salpimentar.

Tartar de salmón y manzana
  • 400 grs de salmón rosado
  • 1 manzana verde
  • El jugo de 2 limas
  • 1 plata
  • Un puñado de ciboulette
  • 1 cucharada de mostaza
  • Sal
Cortar el salmón y la manzana en daditos. Después mezclar el jugo de las limas con la mostaza y un toque de sal. Con esa preparación marinar el salmón y la manzana. Pelar y cortar la palta en láminas. Poner en moldes circulares una base de palta y encima el salmón con la manzana y espolvorear con el ciboulette bien picado.
Tartar_de_Salmon
Carpaccio de lomo
  • ½ kilo de lomo
  • 100 gramos de queso parmesano
  • 3 limones
  • 6 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de alcaparras
  • Sal
  • Pimienta

    Envolver el lomo en papel film y llevarlo al freezer una o dos horas; es más fácil cortarlo bien frío. Desgrasar y cortarlo en láminas lo más finas posible. Mezclar el jugo de los limones, y el aceite con un tenedor de manera enérgica. Salpimentar. Colocar las láminas en una fuente y volcar la preparación. Rallar groseramente el parmesano y cubrir el lomo. Decorar con las alcaparras. Llevar a la heladera tapado al menos unas tres horas.

Y ahora sí, con estas recetas frescas de navidad, no pierdas tiempo, apagá la tele y ponete a cocinar.

Emiliano Rodriguez Egaña
Es el mejor cocinero del mundo para los que tenemos el gusto de sentarnos a su mesa. Capaz de cruzar la ciudad por unas ostras o de sudar la gota gorda frente a un caldero durante horas, para el resto de los mortales es un estratega de la comunicación digital, el marketing de contenidos y otros tantos menesteres. Trabaja desde hace más de 12 años en medios digitales. Es el responsable de que no fallen los códigos de Vinómanos (plataforma que fundó en 2013), donde también escribe sobre su pasión culinaria.