En la prensa, las revistas y en los programas de tevé dedicados al vino se  habla mucho del Malbec de Valle de Uco. Que es la región del futuro, que ofrece los tintos más modernos y que, en materia de estilos, está renovando la oferta argentina. Todo eso es cierto. Pero ¿por qué? Y sobre todo ¿qué vinos probar para hacernos una idea?

Lo primero que hay que saber de Uco es que dista a unos 100 kilómetros de la capital de Mendoza. Lo segundo, que aún siendo un valle no lo parece: imaginate un triángulo grande de tierra, en cuya base está la cordillera angulosa y nevada, y en el otro extremo, el vértice, en la zona más baja y arbolada, la ciudad de Tunuyán. Los viñedos de Malbec ocupan todo el pedemonte, entre los 1000 y los 1300 metros de altura, cruzando los departamentos de Tupungato, Tunuyán y San Carlos. Esa altura y los cerros de cinco mil metros que parten ahí nomás, hacen que las uvas conserven su frescura, que luego aportarán al vino.

Lo tercero, y tal vez más importante, es que nada de esto estaba plantado con vid antes de la década de 1990, excepción hecha de algunos lugares como Eugenio Bustos o La Consulta. Porque toda la parte nueva de Uco fue posible con el riego por goteo: con el agua de riego entubada, las vides treparon cada vez más alto, sin importar la pendiente, y se desarrollaron terroirs que hoy están en boca de todos. Como Gualtallary o Vista Flores, por citar dos ejemplos clásicos.

Y ahora esos viñedos están maduros y, sus buenas uvas, aportan un sabor completamente nuevo en la góndola. Eso explica que se hable mucho de Uco. El otro factor que motiva su constante mención es que hoy resulta una zona experimental en materia de estilos. Porque no tiene historia, por un lado, y, por otro, porque los enólogos jóvenes tienen un terreno virgen sobre el que explorar las bondades del Malbec.

Sumados, estos factores delinean un terruño promisorio. Del que ahora empezamos a habar y del que hablaremos muchos años más. Pero para empezar a conocerlo, lo mejor es asomarte a sus copas y descubrir en la lengua todo el sol, el viento y la naturaleza agreste del valle. En estos diez Malbec encontrarás los trazos fundamentales de Uco.

Viento Sur Malbec (2014, $62). Este vino tiene el mérito de acercar el sabor de Gualtallary, Tupungato, al gran consumo. Frutado y balsámico, despliega una rica frescura en boca que le da tensión a su buen volumen.

Estancia Mendoza Malbec Roble (2012, $75). Elaborado con uvas de Tupungato, este tinto propone los taninos apenas secantes de la zona, con la frescura elevada que suma una sensación jugosa y apretada al mismo tiempo.

Killka Malbec (2012, $88). Violeta profundo a la vista, ofrece una aromática frutal y mentolada que es típica de Tunuyán, en la zona de Los Árboles y en Vista Flores. Suma una boca jugosa, de andar ligero y fresco.

Zorzal Terroir Único Malbec (2012, $98). Elaborado en Gualtallary con uvas de la zona, en este tinto manda la fruta y el trazo herbal, con un paladar apretado y con textura de tiza, muy típica, la misma que deja el talco al soplar un globo.

Barrandica Malbec (2012, $100). Vista Flores le imprime a este vino un carácter frutal y herbal, que en boca gana frescura, cuerpo medio y paso jugoso. Un ejemplar típico.

Serbal Malbec (2014, $110). En El Peral, Tupungato, las uvas para este tinto están en el límite norte del valle. Ofrece un trazo bien frutal, paso algo descarnado y delgado, rico en frescura. Aquí la 2012.

Petite Fleur (2011, $150). Vista Flores es un gran distrito, cuyos viñedos están todos por arriba de los mil metros. De ahí proviene este tinto, de aromas frutales y balsámicos, con boca fluida y de paso jugoso, muy fácil de beber.

SonVida Malbec (2010, $240). Uvas proveniente de Paraje Altamira, en San Carlos, ofrece una aromática frutal, con el paso apretado y fresco por unos taninos con textura de tiza, que aportan un grato relieve a su cuerpo carnoso.

Tito Zuccardi (2012, $250). Para este ícono de la familia Zuccardi, emplean uvas de Paraje Altamira, por lo que el vino resulta frutado y complejo, con el paso apretado y fresco, al que suma un suave trazo de tiza.

TintoNegro Malbec 1955 (2010, $400). Elaborado con uvas de un viejo viñedo de La Consulta, San Carlos  –uno de los pocos lugares de Uco con viña vieja–, este tinto es frutado y complejo, con el cuerpo carnoso y jugoso que esta zona le confiere.
Joaquín Hidalgo