Calificá esta nota

Hay una tendencia clara en nuestro mercado: los blends son vinos de alta gama y punto. Así, las bodegas locales construyen vinos de prestigio echando mano de la complejidad que propone el cruce de uvas. Séptima Gran Reserva es un buen ejemplo de ello. Y ahora llega su nueva cosecha.
A pesar de los desafíos climáticos que presentó la vendimia 2011, Paula Borgo, chief winemaker de Bodega Séptima -filial local del grupo catalán Codorníu-, logró componer un nuevo capítulo del vino que marca la historia de la bodega. Con un 60% de Malbec, 30% de Cabernet Sauvignon y 10% de Tannat más una crianza de 18 meses en barricas de roble francés y americano, Séptima Gran Reserva 2011 ($250) es un tinto con personalidad y complejidad, perfecto para amantes de los top blends.