Tintos relación calidad precio: eso necesitamos. Podría ser un #Macritip si no fuera que es casi una necesidad para el alma: ¿cómo levantamos el prode de las posibilidades para la selección, cómo mejoramos el espíritu post devaluación y aumentos generales? Con una buena selección de ricos vinos que vale la pena descubrir y que reconfortan en corazón. Anotá.

Tomero Cabernet Franc 2016 (91pts, $260). Con la incorporación de Juan Pablo Murgia como nuevo chief winemaker, Vistalba se suma a la góndola de los franc con un tinto elaborado con uvas de Agrelo. Se trata de Franc súper frutal, fresco y jugoso. Una incorporación para no perderse y aun precio difícil de encontrar entre los varietales de este cepaje estrella de la vitivinicultura local.

 

 

Ruca Malen Blend 2016 (90pts, $225).

Los primeros veinte años de esta bodega de Agrelo (Luján de Cuyo) llegan con varias novedades. Por un lado la incorporación de Noelia Torres como enóloga (ex Viña Cobos) y por otro un renovación estilística de sus etiquetas que también se aprecia en los vinos. Con un perfil expresivo y moderno los tintos se lucen, en especial este corte con partes iguales de Malbec y Cabernet provenientes de Agrelo y Valle de Uco. Carnoso, con taninos redondos y final frutado, uno vino ideal entre los tintos relación calidad precio.

Tucumen Reserva Petit Verdot 2015 (90pts, $215).

Los vinos de cepas exóticas suelen ser especialidades que siempre cuestan un mango más que el resto. Justamente por esto vale la pena buscar este Petit Verdot entre los tintos relación calidad precio. Proviene de Agrelo que aún no cruza la frontera de los $250 y puede encontrarse cada vez en más vinotecas. Es herbal para cumplir con el mandato varietal y especiado. En boca es franco con rico caudal frutal y balsámico. Un rico vino para explorar los sabores de un varietal cada día más popular.

Innovación Ekigaina 2016 (89pts, $195).

Esta línea de la bodega Santa Julia se enfoca en el estudio de varietales experimentales que con el tiempo pueden formar parte de líneas comerciales de la bodega. En este caso es un cruzamiento entre Tannat y Cabernet Sauvignon que propone un estilo tan curioso como su nombre. Ofrece un perfil balsámico y terroso con tonos de frutos negros frescos, en boca es brioso, envolvente y jugoso. Una botella original para romper la rutina.

Andeluna 1300 Merlot 2016 (91pts, $245).

Tupungato es una de las pocas regiones que aun confía en las virtudes del Merlot argentino. Y no es en vano, en estos viñedos de altura la cepa ícono de Saint Emilion logra una expresión sabrosa aun en los vinos jóvenes como sucede con entry label de Andeluna. Con buena identidad varietal ofrece tonos de frutos rojos negros profundos, confituras y hierbas con paladar sabroso.

Alejandro Iglesias
Es sommelier y un consumado buscador de tesoros. Capaz de degustar cientos de vinos y de recordar del primero al último con la precisión y la agudeza de un entomólogo, conoce como nadie esos rincones del mercado a los que todos quieren llegar. Por eso elige los vinos del Club Bonvivir. Por eso escribe en Vinómanos (plataforma que fundó en 2013) sobre sus hallazgos o bien en importantes medios nacionales como Clase Ejecutiva, o internacionales como Decanter.