Cuando Donald Hess adquirió Bodega Colomé se propuso llevar a sus vinos a lo más alto y, desde 2003, persiguió ese sueño. Con el lanzamiento de Altura Máxima Malbec 2012, elaborado a más de tres mil metros de altura, termina de cerrar ese ciclo y, al mismo tiempo, abre una nueva etapa.

Elaborado con uvas de un viñedo ubicado a 3.111 metros de altura en los Valles Calchaquíes, este nuevo Malbec logra una expresión extrema y novedosa como las características de este nuevo terroir argentino.

A pesar de estar ubicado en el noroeste del país las temperaturas se asemejan a las del Loire y Borgoña producto del frío de montaña. Sin embargo, las características de esta región semi árida, donde el sol determina el carácter, dan lugar a un tinto de buena concentración que se compensa con una elevada acidez refrescante. Los suelos, compuestos de piedra caliza y granito, aseguran permeabilidad y controlan el vigor de estas plantas expuestas a condiciones extremas. Solo se obtienen 4 toneladas de uva por hectárea.

La cosecha 2012 es la primera en ver la luz del mercado luego de una década de pruebas, investigaciones y aprendizaje. Por esto mismo, Thibaut Delmotte, enólogo de Colomé asegura que “si en algún momento parecía un sueño inalcanzable, nunca perdimos la fe en el potencial increíble de este lugar. La presentación de Altura Máxima no es solamente el lanzamiento de un vino excepcional, es más que todo un homenaje a todas las personas que dedicaron y siguen dedicando sus conocimientos y, más que todo, su pasión en este proyecto único en el mundo”.

Sólo seis barricas fueron elaboradas en esta vendimia y la próxima es ser embotellada será recién la de 2015. Junto al un Pinto Noir y un Sauvignon Blanc, Colomé completa una edición única e irrepetible y para que no haya lugar a polémicas, el viñedo cuenta con el aval del Guinness World Records que asegura que es el más elevado del planeta destinado a la producción de vinos de calidad.

La botella ya está a la venta en vinotecas a un precio sugerido de 1200 pesos.