Las papas fritas son una forma de medir el buen trabajo de cualquier restaurante.

¿La razón? Hacerlas bien reclama expertise en el manejo del producto y de las cocciones. Todos lo sabemos: nada peor que una papa gomosa o una tan llena de aceite que hace charcos.

Pero el mundo de la papa frita está a punto de cambiar. Bajo el slogan “mucho más que papas”, llegan a nuestro país las famosas papas pre-fritas Lutosa, elaboradas con papas de la variedad Bintje.

De pulpa amarilla, con forma oval y redondeada, y de calibre medio a elevado la convierten en el producto perfecto para la fabricación de papas fritas de calidad.
“Llegar a Argentina es un gran hito para Lutosa. Estamos felices de poder ofrecer al mercado productos de papa belga de calidad constante para acompañar el crecimiento de nuestros socios y clientes gastronómicos”, comenta François Vanhaecke Director Comercial de Lutosa Bélgica.

El principal producto de la marca, y según el consumo de la industria, es la papa pre-frita congelada en forma de bastón. También elaboran productos con otras formas de corte tales como papas en gajos y en rodajas o elaborados con pasta de papas, como las noisette o las croquetas. La industrialización y comercialización de Lutosa incluye la papa pre-frita congelada, especialidades de puré de papas y copos de papa deshidratados para purés instantáneos, entre otros. Dichos productos están destinados a distribuidores y mayoristas, para el canal de hoteles, restaurantes y caterings.

En relación a la demanda del consumo de papa en los últimos años, en términos de producción, el paso de los años demuestra cómo se incrementó rápidamente a partir de 1995 con la instalación de plantas elaboradoras de papa pre-frita.

En Argentina, la demanda industrial de papa pasó de sólo 10.000 toneladas anuales a comienzos de los ’90, a 115.000 toneladas en 1996 y alrededor de 550.000 toneladas en 2010. Aproximadamente 73% de esta demanda corresponde a la elaboración de papa pre-frita, completándose por el procesamiento de papas snack (15%), en escamas (9%) y otras especialidades (3%).

Con la llegada de Lutosa a nuestro mercado una cosa podrá cambiar con seguridad: quienes la adopten tendrán un producto de calidad en las mesas de los restaurante. Y nosotros, felices. Papas crocantes y a punto para cada antojo.