Vendimia Neuquina. Con ese nombre se presentó un evento destinado a promover los vinos de la región, de cara a 2022. A dos décadas del nacimiento de San Patricio del Chañar como polo vitivinícola, por medio de un compromiso público-privado entre el municipio y las bodegas, la región anunció su ingreso a la oferta de eventos presenciales de vino para el año próximo.

Vendimia Neuquina: fiesta en abril próximo

En el lanzamiento, que se realizó por video conferencia, se presentó a la región neuquina como un destino turístico que combina buenos vinos y gastronomía. 

En la conducción estuvo el músico y productor de vinos Juanchi Baleirón, acompañado por Juliana Lamelza, mientras que el anfitrión fue el intendente Leandro Bertoya y los protagonistas de las bodegas del Chañar: Roberto Schroeder por Bodega Schroeder, Juliana del Águila Eurnekian por Fin del Mundo, Julio Viola (hijo) por Malma, Sofía Groppo por Secreto Patagónico y Nicolás Navio, enólogo del Grupo Peñaflor, principal grupo de bodegas de Argentina, presente en la región desde el año pasado.

vendimia neuquina

Durante la presentación, se compartió un video en el que el músico recorre las bodegas y prueba sus vinos. El paisaje es de otoño, propio de vendimia, y en el recorrido tiene oportunidad de probar algunos de los productos gourmet de la zona: los quesos de Familia Ventimiglia, cuyo Patagonzola es legendario ya; los aceites de Olivares de Neuquén, pioneros, y los productos de El Arca.

Por su parte, los cocineros Ezequiel González, de Saurus Restaurante, y Pancho Fernández, de Malma, elaboran empanadas, truchas y cordero a la llama. Una pequeña muestra de lo que es hoy un polo vitivinícola y gastronómico que en 2000 no existía.

20 años de vinos

Uno de los fenómenos más interesantes de las últimas décadas en materia de vinos de Argentina es el polo de bodegas que nació en San Patricio del Chañar, a orillas del río Neuquén, de cuya primera vendimia se cumplen 20 años. Nacido de una iniciativa privada, pero con ayuda crediticia del estado provincial, desde 1999 comenzó la exploración y luego plantación de una región de vinos.

Con foco en Pinot Noir y Malbec, y en menor medida en Chardonnay, Merlot y Cabernet Sauvignon, la zona logró afianzarse al cabo de dos décadas y consolidar una oferta de 1350 hectáreas de vid, con la que se elaboran unos 13 millones de litros de vino.

Según las bodegas, entre 1/3 y la mitad de los vinos producidos son exportados, generando divisas y trabajo especializado en una región donde no había más que chacras.

Vendimia Neuquina
Vista de Bodega Malma.

Ya lo sabían los romanos y hoy lo sabe el municipio del Chañar: el vino es un vehículo civilizador, ya que trae aparejado, además de inversiones, un mundo que se activa en la mesa. Desde la gastronomía a los productos gourmet, eso si descartamos la capacidad que tiene de poner en el mapa universal a los lugares donde se lo elabora.

Si al comienzo fueron capitales neuquinos, el desembarco de bodegas principalmente de Mendoza, como sucede con el Grupo Peñaflor, rubrica el esfuerzo realizado y le da aún mayor proyección: el principal exportador de vinos de Argentina tiene hoy una pata propia en la zona.

De esta forma ahora se impone tener una fiesta propia de la vendimia local. Si la pandemia vino a postergar varios de los proyectos, no parece haberle puesto freno a la Vendimia Neuquina, que se anuncia ya con fecha concreta para 2022: del 10 al 13 de abril del año entrante el calendario del vino argentino suma ahora una nueva actividad. Y será en San Patricio del Chañar, aunque aún no trascendió bajo qué modalidad.

Qué beber

Mientras tanto, es un buen momento para beber algunos de los ricos vinos de la región. El más notable en crecimiento estilístico es el Pinot Noir: si Fin del Mundo es la bodega que más Pinot produce en la Argentina, Schroeder se cuenta entre las que más estilos exploran, desde rosados a espumosos y vinos tranquilos en todas las gamas de precio. Grupo Peñaflor lo exporta con éxito a USA. 

El Malbec es un hito importante, ya que ofrece un perfil de sabor intenso y con buen cuerpo, que lo distingue. Secreto Patagónico propone algunas versiones modernas. Finalmente, en materia de Chardonnay, Malma ofrece hoy una versión con crianza que es benchmark en la región.

Lo increíble de San Patricio del Chañar es que en un período de tres años pasó a tener 1350 hectáreas de viñedos: más de seis mil kilómetros de mangueras de riego por goteo, siete millones de plantas de vid y en seis bodegas con capacidad instalada para 13 millones de litros de vinos. Veinte años después parece que siempre estuvo ahí.