Escena falafel en cualquier calle gastro o mercado de Medio Oriente: gente feliz esperando alrededor del carrito que salgan los falafel de la fritura, calentitos, crocantes, y que el señor los disponga rápido dentro del bolsillo del pan pita que ya tiene adentro lechuga, cebolla morada, tomate, todo cortadito, y, al final, los “moje” con salsa de yogur. 

Es que los falafel son exactamente eso, la alegría misma. ¿Qué mejor destino puede tener un garbanzo? Falafel. Bueno, está bien, también está el hummus, el fainá, los guisos y ensaladas, ok. Pero al sabor especiado de un falafel que al primer mordisco te transporta en alfombra voladora al infinito y más allá no hay con qué darle.

falafel
De Oriente al mundo: los falafel se volvieron globales gracias al boom de la cocina israelí contemporánea.

Aquí compartimos la receta re fácil para que la hagas en casa. Andá abriendo unas cervezas y poné manos en la masa de falafel.

Receta básica de falafel

  • 250 g de garbanzos secos
  • 1 cebolla morada (o blanca) picada
  • 1 o 2 dientes de ajo
  • 1 cda. de perejil picado
  • 2 cdas. de cilantro picado
  • ¼ cdita. de pimienta (si tenés de Cayena, mejor)
  • ½ cdita. de comino
  • ½ cdita. de coriandro
  • ¼ cdita. de cardamomo
  • ½ cdita. de polvo de hornear
  • 1 cdita. de sal fina
  • 3 cdas. de agua de remojo de los garbanzos
  • 3 cdas. de harina de garbanzos (no tenés, no importa, usá harina 0000)
  • Aceite neutro para freír (maíz, girasol, mezcla)
  • falafel
    Los falafel se hacen a partir de garbanzos remojados, no cocidos. Así se obtiene la textura crocante en la fritura.

    Salsa

  • 1 pote de yogur natural
  • 1 cda. de pasta de sésamo (tahini) 
  • 1/4 de diente de ajo rallado
  • Sal
  • Chorrito de limón
  • Menta fresca (opcional)

Para armar el sándwich

  • Pan pita
  • Tomate 
  • Lechuga repollada, pepino y cebolla morada, todo en juliana
  • Cilantro fresco, a gusto

Procedimiento

  1. Hidratá los garbanzos secos en agua toda una noche en la heladera. Al día siguiente, sin cocinar, procesá los garbanzos remojados con cebolla picada, ajo rallado y el perejil y el cilantro picado.
  2. Una vez lograda la textura justa (deben quedar algunos granitos de garbanzos sin moler), agregá las especias, la harina de garbanzo, el polvo de hornear y dale unas vueltas más en la procesadora para que todo se integre bien.
  3. Pasá la mezcla a un bol. Si quedó muy húmeda, podés agregarle un poco más de harina de garbanzo o de trigo. Cubrí con film y dejá en la heladera por una hora mínimo.
  4. Retirá del frío, armá las bolitas, disponelas en una placa y llevarlas de nuevo a la heladera mientras se calienta el aceite neutro para freír.
  5. Antes de freír todos los falafel, probá con uno. Primero para saber si el aceite está caliente, segundo para ver si se desarma. Si es así, agregale más harina a la mezcla para que queden más firmes. Ahora sí, freílos todos.
  6. Para armar el sándwich típico de falafel, abrí los panes pita, rellená el bolsillo con lechuga, tomate, cebolla morada finita y los falafel. Sumá la salsa de yogur (mezclá todos los ingredientes) y listo… Felicidad redonda.

    falafel
    El pan pita suele ser el compañero ideal de los falafel. Aunque también se los puede comer en ensaladas o solos.

Tips 

  • Los auténticos falafel no se hacen con los garbanzos cocidos. Un rotundo no. Lata, no. Es sencillo, solo hay que remojarlos, tomarse el mínimo trabajo de sacarles el pellejito que se desprende al hidratarlos y listo. Eso es todo, amigos.
  • Hay quienes agregan un chorrito de limón a la mezcla antes de freírlos o después, cuando ya están fritos. Todo bienvenido.
  • Ponele que los querés hacer igual con garbanzos cocidos o lata que tenés ahí y no sabés qué hacer… Ok, saldrán más suavecitos, no lograrás esa textura crocante típica, vas a necesitar más harina, pero dale nomás. O hace hummus, hermene cocinere.
  • Especias. Acá podés jugar con lo que tengas en la alacena. Tal vez la fundamental sea comino. Si no tenés, bajá al chino. Todo lo demás, como vos quieras. No tenés pimienta de Cayena, poné pimienta sola, o pimentón, o ají molido. No tenés cardamomo o coriandro, no pasa nada; solo saldrá menos especiado. Si tenés, claro, mucho más rico.
  • El polvo de hornear les dará un toque soft, esponjoso, que nos lo vas a agradecer. Ponele un poquito.

Curiosidades del falafel

Parece que la receta original de falafel se hacía antiguamente con habas, especialmente en Egipto. Los que hoy conocemos con garbanzo se volvieron globales gracias al auge de la cocina israelí contemporánea que en los últimos años vive un boom.

También se los puede comer sin el pan, en diversos platos como la clásica ensalada israelí compuesta de pepinos y tomates picados, hasta zanahorias, repollo, berenjenas fritas y verduras encurtidas. 

A pesar de que su origen es incierto, se cree que es una receta original de la India, donde se suele cocinar un plato similar con especias amargas.

La palabra “falafel” viene de la palabra árabe “filfil”, que significa “pimiento”.

En Grecia se comen con pan de pita; en el Líbano se mezclan los garbanzos con perejil picado y hojas de menta (en vez de cilantro); en Siria y el Líbano incluyen encurtidos cuando los sirven, se acompañan con ensaladas de tomate y perejil y los sazonan con zumaque (una especia típica de Medio Oriente).

Vamos, tú puedes. Falfels para vivir.

Falafel, el plato más veggie y sabroso de la cocina de Medio Oriente
Falafel, el plato más veggie y sabroso de la cocina de Medio Oriente 1

Es una receta perfecta: los falafel son como buñuelos o croquetas de garbanzos. Crocantes, especiados, van perfecto con verduras bien frescas y salsas de yogur. Contigo, pan y falafel.

Tipo: Entrada

Cocina: Medio Oriente

Palabras claves: falafel, falafels, receta de falafel

Rendimiento de la receta: 4

Calorías: 57K

Tiempo de preparación: PT14H00M

Tiempo de cocinado: PT2H00M

Tiempo total: PT16H00M

Ingredientes de la receta:

  • 250 g garbanzos secos
  • 1 cebolla morada picada (o blanca)
  • 1 cebolla morada picada (o blanca)
  • 1 cda. perejil picado
  • 2 cdas. de cilantro picado
  • ¼ cdita. de pimienta (si tenés pimienta de cayena mejor)
  • ½ cdita. de comino
  • ½ cdita. de coriandro
  • ¼ cdita. de cardamomo
  • ½ cdita. de polvo de hornear
  • 1 cdita. de sal fina
  • 3 cdas. de agua de remojo de los garbanzos
  • 3 cdas. de harina de garbanzos (no tenés, no importa, usá harina 0000)
  • Aceite neutro para freír (maíz, girasol, mezcla)
  • Salsa
  • 1 pote de yogur natural
  • 1 cda. de pasta de sésamo (tahini)
  • 1/4 diente de ajo rallado
  • Sal
  • Chorrito de limón
  • Menta fresca (opcional)

Instrucciones de la receta:

1:

  • Hidratá los garbanzos secos en agua toda una noche en la heladera. Al día siguiente, sin cocinar, procesá los garbanzos remojados con cebolla picada, ajo rallado y el perejil y el cilantro picado.

2:

  • Una vez lograda la textura justa (deben quedar algunos granitos de garbanzos sin moler), agregá las especias, la harina de garbanzo, el polvo de hornear y dale unas vueltas más en la procesadora para que todo se integre bien.

3:

  • Bajá la mezcla a un bol. Si quedó muy húmeda, podés agregarle un poco más de harina de garbanzo o de trigo. Cubrí con film y dejá en la heladera por una hora mínimo.

4:

  • Retirá del frío, armá las bolitas, disponelas en una placa y llevarlas de nuevo a la heladera mientras se calienta el aceite neutro para freír.

5:

  • Antes de freír todos los falafel, probá con uno. Primero para saber si el aceite está caliente, segundo para ver si se desarma. Si es así, agregale más harina a la mezcla para que queden más firmes. Ahora sí, freílos todos.

6:

  • Para armar el sándwich típico de falafel, abrí los panes pita, rellená el bolsillo con lechuga, tomate, cebolla morada finita y los falafel. Sumá la salsa de yogur (mezclá todos los ingredientes) y listo… felicidad garantizada.

Puntuación del editor:
5
Es periodista especializada en gastronomía y trabaja en la producción de Cocineros Argentinos, el programa de cocina de la TV Pública. Escribió en La Nación Revista, El Planeta Urbano, El Gourmet, Revista Alta, entre otros medios. Además, es editora de libros en Editorial Planeta y está a cargo de las investigaciones sobre producto para el ciclo M.E.S.A. de Estación. Escribe notas sobre la cocina argentina en distintos medios extranjeros.