4.8 (96%) 5 votos

Los vinos naturales están al orden del día en el mundo. Desde Francia a Italia, de Estados Unidos a la Argentina, cada año emergen en la góndola nuevos y más atrevidos productos en nombre de la mínima intervención, el rechazo a los sulfitos agregados y los sabores como desnudos. Parte de esta movida hoy es efervescente y se llaman Pét-Nat.

Lógicamente, la corriente natural aborda al vino con un lenguaje propio que empezamos a descubrir a medida que sus vinos llegan al mercado. Y así como biodinámico nos sorprendía al comienzo, hoy el no va más en la materia se llama Pét-Nat o Pétillant Naturel: en pocas palabras,  vinos naturales con burbujas que ganan terreno a nivel global y son un estandarte para los productores de la onda verde.

Pero, ¿qué es un Pét-Nat? El mundo de las burbujas parece muy conocido por todos desde que Dom Perignon y la viuda de Clicquot dieron forma al negocio del espumoso más conocido del planeta. De aquel momento a esta parte, hablar de Método Champenoise o Charmat es común y todos comprendemos las diferencias, sin embargo, existen otros modos de elaborar vinos con burbujas y varios de ellos previos a los más populares.

Seguramente te interese saber ¿De qué hablamos cuando hablamos de vinos naturales?

Justamente, los Pétillant Naturel son elaborados por el método ancestral, también conocido como rural y cuyo uso se conoce desde el siglo XVI en Francia. Esta técnica consiste en embotellar el vino durante su fermentación alcohólica la cual termina dentro de la botella hasta que las levaduras consumen el azúcar presente en el vino. De este modo, el gas carbónico que se produce es retenido y convertido naturalmente en burbujas. Es así como nace un vino de burbujas delicadas que cumple con la consigna de los productores naturales más fundamentalistas: sin añadir y sin quitar.

En este último sentido otra de las diferencia con los espumosos de la góndola es que las lías, o borras de levaduras, que se producen dentro de la botella son parte de lo que veras en tu copa. De modo que a la sensación pétillant se suma un aspecto turbio por la falta de degüelle o filtrado mientras que la graduación alcohólica baja, en torno a los 10%, completa el combo.

Actualmente muy divulgados a nivel global en todos los wine bar que marcan tendencia en Europa y Estados Unidos, ya podemos encontrar ejemplos locales como el que produce Gabriel Dvoskin para su línea Pintom, el reciente Chakana Frisante Rosado y dos novedades –prontas a salir a la cancha– creación de Joanna Foster para su proyecto de vinos naturales del Valle de Uco.

Seguramente te interese saber Lanzan Snob, un sello de calidad para certificar vinos naturales.

Vinos que no existen. En nuestro país la aparición de esta categoría ya supuso algunos inconvenientes para sus productores. El primero, es que para nuestra legislación la categoría no existe como tal ya que en Argentina un vino espumante nace a partir de la segunda fermentación, en botella o tanque, previa adición de levaduras y azúcar de manera de obtener como mínimo 4 atmósferas de presión. De modo que por el momento se los categoriza como frizantes, nomenclatura que sí acepta una menor presión aunque los Pét-Nat son vinos de alcohol y presión bajos. Para comprender mejor las peripecias que los productores debieron afrontar recomendamos leer este descargo de Juan Pelizzatti, propietario de Bodega Chakana.

Existentes o no en la legislación, los vinos son reales. Los probamos y a continuación te contamos qué nos parecieron:

Sobrenatural Frisante Rosado ($350). Esta nueva etiqueta creada por el enólogo Gabriel “Cachorro” Bloise se suma a la línea de vinos naturales (sin agregado de sulfitos) de Bodega Chakana. Elaborado con uvas Tannat provenientes de la finca certificada biodinámica que la bodega posee en Agrelo, este Pét-Nat es de color asalmonado algo turbio con aromas frutales delicado y profundos. En boca es ligero, muy fresco y con una burbuja sutil. se hace sentir la acidez y el sabor de las cerezas. Curioso como mínimo y muy oportuno para los primeros calores del año.

Pintom Pét-Nat ($750). Canopus es un proyecto que descubrimos con los vinos Y la Nave va Malbec y Pintom Pinot Noir. Con el tiempo sumaron un rosé bajo el nombre Subversivo que fue de algún modo el antecesor de este novedoso Pinot Noir ligeramente espumoso elaborado mediante el método ancestral con uvas de El Cepillo. Propone un color apenas rosado con una aromática delicada de frutos rojos frescos con fondo herbal fresco. En boca es liviano, lineal con burbujas que imprimen un cosquilleo justo. Con 11% de alcohol, se convierte en una buena idea para una tarde calurosa en la que pinte picar unos  quesos y fiambres. Solo 700 botellas quedan dando vueltas en vinotecas.

Omaggio Pét-Nat Viognier 2019 (sin precio). Joanna Foster vive fuera de argentina y cultiva con esmero el perfil natural, no sólo en los vinos. En este caso, y con un Viognier de Valle de Uco, elabora un Pét-Nat cosecha 2019 en la bodega biodinámica Stella Crinita. Con un día de maceración, este blanco amarillo y turbio, cuya aromática está dominada por las levaduras, con un trazo de frutas de carozo, es seco y efervescente en boca, con una acidez moderada. Delicado en sus trazos, resulta un lindo plan para beber frío y atrapar las miradas de los vecinos.

Omaggio Pét-Nat Rosé 2019 (sin precio). Stella Crinita elabora para Joanna Foster este Cabernet Franc de Valle de Uco, criado sobre lías en tanque de acero inoxidable y sin sulfitos agregados, como su par blanco. De una aromática bien atractiva, que recuerda al yogur de frutilla, al paladar es seco y de burbuja explosiva, que se domestica rápidamente en un final suave y de frescura moderada. Si el blanco es un atrapa miradas, este rosé atraerá grupos de curiosos a tu mesa.

 

Alejandro Iglesias
Es sommelier y un consumado buscador de tesoros. Capaz de degustar cientos de vinos y de recordar del primero al último con la precisión y la agudeza de un entomólogo, conoce como nadie esos rincones del mercado a los que todos quieren llegar. Por eso elige los vinos del Club Bonvivir. Por eso escribe en Vinómanos (plataforma que fundó en 2013) sobre sus hallazgos o bien en importantes medios nacionales como Clase Ejecutiva, o internacionales como Decanter.